2. Rabat – Marhaba

Escrito por Sergio Otegui Palacios el . Posteado en Blog, Viaje a Marruecos

Marhaba. Daba igual que al principio no conociera esa palabra en árabe, el contexto me la hizo entender. Marruecos es un país hospitalario, deseoso de recibir viajeros y preparado para hacerles sentir bien. Los marroquíes saben cómo dar la bienvenida, y mi estancia en la capital marroquí fue una buena muestra de ello. Rabat me dio la bienvenida.

Puerta colorida en los jardines andaluces de Rabat (Marruecos)

No iba a ser un viaje como los demás, pero iba a implicar un madrugón como los demás. Y es que eso de no vivir en Madrid trae consigo que todo viaje, por corto que sea el trayecto en avión, suele conllevar una noche casi en vela. Y aunque en este caso no tenía que estar tan pronto en Barajas, la lista de cosas que tenía que dejar cerradas antes de mi salida era interminable, por lo que cada minuto despierto valía su peso en oro. Sea como sea, al punto de la mañana agarré un bus rumbo al aeropuerto de Madrid

Aeropuerto de Barajas - Cartel próximas salidas (Madrid, España)

Volando con Ryanair de Madrid a Rabat

… de donde, unas horas después, saldría mi avión hacia Rabat. La verdad es que habían pasado unos años desde mi último vuelo con Ryanair, pero todo fue sorprendentemente bien.

Avión de Ryanair en el aeropuerto de Rabat (Marruecos)

En menos de dos horas me planté en Rabat, mi destino final. Acostumbrado a las panzadas transoceánicas de los últimos viajes, la realidad es que este vuelo a Marruecos fue un visto y no visto.

Cinta de la virgen del Pilar en Marruecos

Todavía mejor teniendo en cuenta que Lofti, uno de los empleados de la academia, me esperaba en el aeropuerto para llevarme hasta mi alojamiento. Si no tienes esa suerte, aquí te dejo los precios de los distintos taxis que salen de este aeropuerto.

Tarifa de los taxis en el aeropuerto de Rabat (Marruecos)

Rabat, la capital de Marruecos

Aunque por su renombre turístico pueda parecer que Marrakech es la capital del país, la realidad es que es Rabat la que alberga estos honores. Y es que es aquí donde se concentra buena parte del poder político, comercial, económico y administrativo del país.

Muralla de la Kasbah de los Udayas en Rabat (Marruecos)

Por has llegado a este post sin conocer el principio de mi historia en este viaje, decirte que la razón de mi estancia en Rabat fue una invitación por parte de la escuela Sprachcaffe para hacer un curso de árabe en Marruecos.

Pero de eso he hablado con calma en otra publicación. En ésta me voy a centrar en Rabat como destino turístico, una ciudad que pude conocer bien tras dos semanas de estadía.

En la Torre de Hassan de Rabat (Marruecos)

Dónde dormir en Rabat

Aunque yo pasé toda mi estancia en Rabat viviendo con una adorable familia marroquí, aquí te dejo unas recomendaciones de buenos lugares para hospedarte:

  • Empiezo con AirBnb, una plataforma que ofrece una amplísima oferta de alojamientos en Rabat. Una alternativa muy interesante.

25€ de regalo en AirBnb

  • Una opción económica es el riad Dar El Ghali, donde podrás dormir por 25 euros la noche.

Ver Riad Dar El Ghali

  • Si buscas un riad de cierto nivel echa un vistazo al Dar Soufa. 70 euros cuesta la doble en este hospedaje de matrícula de honor.

Ver Riad Dar Soufa

  • Si eres más de hoteles, quizá te pueda encajar el Bed & Breakfast Rabat Medina. 60 euros es el precio de la habitación para dos.

Ver Bed & Breakfast Rabat Medina

En la medida de lo posible te aconsejo que tu alojamiento esté en la medina o en sus inmediaciones, ya que ahí se concentran la mayoría intereses turísticos.

Qué ver y qué hacer en Rabat

Aunque Rabat no sea uno de los destinos más visitados del país, la verdad es que mis dos semanas de estancia allí no pudieron ser más redondas. Desde ya te recomiendo incluirlo en cualquier plan de viaje a Marruecos.

En la puerta de la necrópolis de Chellah, Rabat (Marruecos)

Rabat tiene muchas virtudes que la hacen atractiva. Como muestra, aquí os dejo el vídeo que preparé sobre la ciudad para la empresa Central de reservas.

Como capital marroquí, tiene una amplia oferta de ocio, restauración, cultura

Teatro de Rabat, la capital de Marruecos

… pero sin ser una ciudad agobiante. Tiene tráfico, pero no es demencial, y las distancias para un circuito turístico son más que asumibles. Puedes visitar a pie casi todo lo interesante.

Camello de adorno en el mercadillo en la Kasbah de los Udayas de Rabat (Marruecos)

Además es una zona costera, con su consiguiente buen clima y playa, aunque para visitar las buenas sí que necesitas algún transporte.

Chicas marroquíes en el mirador de la Kasbah de los Udayas de Rabat (Marruecos)

Globalmente es una urbe amable con el turista, al menos conmigo lo fue, por lo que estoy seguro de que la disfrutarás. ¿Y qué puedes ver en Rabat?

La necrópolis de Chellah

Una buena forma de organizar tu ruta por Rabat es hacerlo a través del buen puñado de historia que acompaña a la ciudad marroquí. Sí así fuera tendrías que iniciar tu paseo por Chellah

Puerta de la necrópolis de Chellah en Rabat (Marruecos)

… los restos del primer asentamiento levantado en la zona allá por el siglo III a.C.

Ruinas en la necrópolis de Chellah en Rabat (Marruecos)

300 años después los romanos llegaron a esta tierra y aprovecharon ese espacio para crear allí mismo su propia ciudad.

En la necrópolis de Chellah, Rabat (Marruecos)

A día de hoy, la necrópolis de Chellah es una de las visitas más completas que ofrece Rabat, más aún teniendo en cuenta que la entrada solo cuesta un euro.

Muralla de la necrópolis de Chellah en Rabat (Marruecos)

Allí podrás dar un paseo por lo que un día fue el comienzo de una gran ciudad.

Arcos de un edificio derruido en la necrópolis de Chellah, Rabat (Marruecos)

Evidentemente hoy ya no vive nadie, tan solo un buen puñado de cigüeñas.

Junto a la torre de la necrópolis de Chellah, Rabat (Marruecos)

La torre Hassan

El segundo capítulo de la historia de Rabat es el que se puede leer en la torre Hassan…

Torre de Hassan durante el atardecer (Rabat, Marruecos)

los restos de un proyecto faraónico de mezquita que nunca llegó a ser terminado.

Torre de Hassan en Rabat (Marruecos)

En el siglo XII, se quiso levantar allí una mezquita con más de 400 columnas que diera luz a una ciudad de la misma proporción.

Mausoleo de Mohammed V en Rabat (Marruecos)

Pero el sultán Al-Mansur, su ideador y principal valedor, murió y con él su sueño. Hoy son perfectamente visitables los restos de ese sueño…

Entrada del mausoleo de Mohammed V en Rabat (Marruecos)

… al igual que los del monarca Mohammed V, cuyo mausoleo se encuentra en este mismo recinto. Un lugar impresionante y totalmente gratuito.

Tumba del rey en el Mausoleo de Mohammed V en Rabat (Marruecos)

La Kasba de los Udayas

Entre el siglo XIII y el XVII Rabat fue una ciudad fantasma, sin apenas población local, que incluso pasó temporalmente a manos de los españoles. Hubo que esperar al año 1600 para que un reducto de moriscos expulsados de España se juntaran en la Kasba de los Udayas…

Kasbah de los Udayas en Rabat (Marruecos)

una fortaleza levantada por los almohades, pero deshabitada durante cinco siglos.

Calle azulada en la Kasbah de los Udayas de Rabat (Marruecos)

Sin duda, el sitio que más me impresionó.

En una de las calles de la Kasbah de los Udayas de Rabat (Marruecos)

Un Chefchaouen en miniatura.

Niño en las calles de la Kasbah de los Udayas de Rabat (Marruecos)

No es muy grande, pero si lo pateas con calma…

Entrando a la Kasbah de los Udayas de Rabat (Marruecos)

… puedes disfrutar de este espacio durante horas.

Gato en la puerta de una casa de la Kasbah de los Udayas de Rabat (Marruecos)

Cada calle…

Calle con plantas en la Kasbah de los Udayas de Rabat (Marruecos)

… cada rincón…

Músico callejero en la Kasbah de los Udayas de Rabat (Marruecos)

… cada detalle…

Puesto de naranjas en la Kasbah de los Udayas de Rabat (Marruecos)

… cada vista…

Vista de la muralla desde la Kasbah de los Udayas de Rabat (Marruecos)

… vale una foto.

Junto a la Kasbah de los Udayas de Rabat (Marruecos)

No te vayas de Udaya sin tomar algo en su idílico café. La panorámica no tienen desperdicio.

Vistas de la ciudad de Sale desde la Kasbah de los Udayas de Rabat (Marruecos)

Los jardines andaluces

Puerta con puerta con la fortaleza de los Udaya se encuentran los jardines andaluces…

Jardines andaluces en Rabat (Marruecos)

mi parque favorito de Rabat. Hasta 3 veces me dejé caer por ese jardín…

En los jardines andaluces de Rabat (Marruecos)

… que te atrae hasta ahí y te invita a sentarte…

Musulmana dibujando en los jardines andaluces de Rabat (Marruecos)

… y disfrutar de este espacio natural tan bien creado y cuidado por el hombre.

Gato en los jardines andaluces de Rabat (Marruecos)

La medina de Rabat

Para continuar con nuestra ruta histórica por la capital, podríamos seguir con la medina de Rabat

Zoco transitado en la medina de Rabat (Marruecos)

… el lugar por donde fue creciendo la ciudad cuando en el Kasba de los Udayas dejó de haber espacio para todos.

Pasillos del zoco de la medina de Rabat (Marruecos)

La medina de Rabat fue la primera que visité en Marruecos

Calle principal de la medina de Rabat (Marruecos)

… y aunque atrapa como todas

Librería en la medina de Rabat (Marruecos)

… y está llena de contenido…

Babuchas del Real Madrid en la medina de Rabat (Marruecos)

… no me llegó a cautivar tanto como la de otras ciudades marroquíes.

Callejón en la medina de Rabat (Marruecos)

Sea como sea, es uno de los sitios que hay que ver en Rabat.

5% de descuento en seguro de viajes

Plaza en el zoco de la medina de Rabat (Marruecos)

El palacio real

Como país de larga tradición monárquica (ahora reyes, antes sultanes), varias ciudades marroquíes cuentan con un palacio real, para que el rey se sienta como en casa en cualquier lugar del país. El de Rabat es totalmente inaccesible (creo que solo se puede visitar una puerta), pero desde mi academia había una buena vista del complejo. Más de 2000 personas viven y trabajan ahí.

Palacio Real de Rabat (Marruecos)

Villa Nouvelle

Muy cerquita de este palacio se encuentra una de las zonas más modernas de la ciudad

Avenida Mohammed V en Rabat (Marruecos)

… el “barrio nuevo”, levantado por los franceses durante el siglo pasado.

Fachada de la Catedral de San Pedro en Rabat (Marruecos)

Un ordenador conjunto de calles en el que se encuentran varios edificios carismáticos como el parlamento

Fachada del parlamento de Marruecos en Rabat

… o el edificio de correos.

Oficina de correos de Rabat (Marruecos)

Aquí también se sitúa la estación de trenes de Rabat, sin duda la opción más recomendable para moverse entre ciudades.

Estación de trenes de Rabat (Marruecos)

Sin embargo, no todas las ciudades de Marruecos están conectadas ferroviariamente, por lo que tendrás que echar mano del autobús en más de una ocasión. Y aunque este medio de transporte funciona decentemente (especialmente las compañías CTM y Supratour), la terminal de buses de Rabat es un lugar muy desagradable. Aquí te dejo la ubicación de la misma por si no te queda otra.

Ver coches de alquiler en Marruecos

Estación de buses de Rabat (Marruecos)

Otros planes para hacer en Rabat

Hasta ahora he repasado los puntos más turísticos de la urbe, pero mis casi dos semanas en la capital me permitieron salirme un poco de las guías. Aquí dejo otras sugerencias:

Vistas del cementerio desde la Kasbah de los Udayas de Rabat (Marruecos)

El cementerio de Rabat

No soy muy aficionado a recomendar este tipo de lugares con fines turísticos, pero verdaderamente aluciné paseando por el cementerio de Rabat.

Paseando por el cementerio de Rabat (Marruecos)

Este humilde camposanto está ubicado en un sitio hipnótico, rodeado por el mar y por las murallas de Rabat….

Cementerio de Rabat (Marruecos)

… y bajo la luz del faro. Un faro muy fotogénico, por cierto.

Partido de fútbol junto al faro de Rabat (Marruecos)

Visitar la playa

Pese a que Rabat es una ciudad costera, en el centro de la capital no hay playas decentes.

Faro de Rabat (Marruecos)

Pero taxi mediante o con vehículo propio podrás encontrar buenas opciones muy cerca de ahí.

La Marina de Sale (Marruecos)

Disfrutar de la comida marroquí

He de reconocer que Marruecos es uno de los países en los que mejor he comido sin gastar mucho dinero (probad el sandwich “Makuda”, por favor).

Macuda, un sandwich típico de la Medina de Sale (Marruecos)

La gastronomía marroquí es amplísima, bastante elaborada y suele contar con ingredientes muy naturales.

Comiendo "trid au polet" en el restaurante Dar Naji (Rabat, Marruecos)

Y, como no podía ser de otra forma, Rabat es un sitio estupendo para probarla. Rara vez voy a restaurantes por su nombre, ya que generalmente entro en el primer lugar que encuentro…

Crepería en Rabat (Marruecos)

… pero en este caso no puedo dejar de recomendar el Dar Naji, un restaurante ubicado junto a la medina.

Un sitio ideal para comer o para degustar el delicioso té marroquí. Igual pasé 5 veces por ahí y no exagero.

Tomando té en Marruecos (Rabat)

Aprender árabe… o francés

No puedo terminar este artículo sobre Rabat sin recomendar la aventura académica que tuve ahí. Y es que, como contaba, la razón de mi estancia en la capital fue un curso de árabe en la escuela Sprachcaffe. Y fue maravilloso.

Aprendí mucho, disfruté más y viví una de las experiencias más enriquecedoras de mi vida.

Haciendo deberes para mi curso de iniciación al árabe en Rabat (Marruecos)

El árabe es un idioma precioso, especialmente todo lo que tiene que ver con su caligrafía. Y aunque en dos semanas solo puedes asimilar algunas cosas básicas, fue una forma redonda de sumergirme en esa cultura. Así que, si te llama el árabe, ésta es tu oportunidad.

25€ semanales de descuento con el código NADAINCLUIDO en tu curso de árabe en Marruecos

Y aquí termino el relato de mi viaje por Rabat, una ciudad que supo cómo darme la bienvenida a este maravilloso país. Dos semanas en las que disfruté de una de las experiencias viajeras más enriquecedoras de mi vida. Ahora toca salir de ruta por Marruecos y poner en práctica todo lo aprendido. Vamos a Chefchaouen, ¿quién se apunta?

Todas las publicaciones sobre mi viaje a Marruecos

Etiquetas:, ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Sergio Otegui Palacios

Trabajo en El Fabricante de Nubes, una productora audiovisual en Zaragoza. Recorro el mundo con 20 € diarios, una mochila a la espalda y una cámara en la mano y os lo cuento en Nada Incluido, mi blog de viajes. Vídeo, fotografía, publicidad, viajes, lo que surja. How can I help you?

Comentarios (22)

  • Francisco Pinilla

    |

    Que gran placer levantar la vista de leyes y decretos para perderme en tus aventuras compañero… que bien hiciste al no estudiar derecho!!! Jaja Cambia el destino… pero se mantiene el nivel de fotografía profesional y una redacción excelsa que consigue teleteansportarme a esas calles pintadas de azul, a esa Kasba, a esa mezquita a medio hacer, a ese mausoleo, a esas cigüeñas…

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      🙂 Afortunada o desafortunadamente no estudié derecho, aunque me habría encantado compartir bufete contigo. Me alegro que disfrutes de este repaso por Rabat, quizá me faltaron enlaces a la wikipedia… pero lo tengo en cuenta para la próxima. Un abrazo!

      Responder

  • Naiara

    |

    La verdad es que poco se habla de Rabat en las rutas de Marruecos! Lo tengo en lo alto de mi wishtlist y gracias a tu post tendré muy en cuenta Rabat. ¡Es precioso!

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Desde luego, Naiara. Es una de las grandes olvidadas de Marruecos. A mí, personalmente, me gustó más que otras más famosas. ¡Un abrazo!

      Responder

  • Arantxa

    |

    Azul claro en el cielo, azul intenso en el mar, azul añil en sus rincones….cierro los ojos y me dejó impregnar por el azul acuarela de tus relatos….

    Responder

  • Aitor (cometeelmundo.net)

    |

    Me he quedado muy gratamente sorprendido de todo lo que se puede visitar en Rabat. Sinceramente, esperaba mucho menos. Hemos estado en muchas ciudades de Marruecos ya, pero Rabat sigue pendiente. Así pues, quedará pendiente un tercer viaje al país vecino que tantos buenos momentos nos ha dado. La guía es muy completa 😉

    un saludo

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Hola, Aitor! Desde aquí te animo vivamente a que pases por Rabat en tu próximo viaje, de verdad que es una ciudad muy agradable y completa 🙂 ¡No os arrepentireis!

      Responder

  • Inquietud Viajera

    |

    Que ganas de visitar Marruecos y estas impresionantes ciudades!! espero que lo pueda hacer muy pronto!! genial tu post las fotos y la historia que nos vas contando poco a poco me han hecho sentir una gran emoción, saludos!!

    Responder

  • Luz

    |

    Hola Sergio. Tenía muchas ganas de conocer tus impresiones sobre Rabat. Está claro que te dio una buena bienvenida. No te has dejado nada que ver en la ciudad. Me han gustado especialmente estas callecitas azules típicas de Rabat que hacen juego con el mar… una ciudad sin duda muy interesante y con atractivos para todos. Un saludo.

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Hola, Luz! Sí, la zona de las casitas azules es de lo más bonito que tiene Rabat, aunque ya verás Chefchaouen… ¡Paraíso azul! 🙂 ¡Un abrazo, Luz!

      Responder

  • Miriam

    |

    Como siempre me encantan tus fotos 😍😍 Tengo pendiente una visita a Marruecos y Rabat no podía faltar. Ahora que ya se que ver solo tengo una duda, ¿cuantos días recomiendas para verla bien? Me encantaría pasar allí dos semanas como tú pero si quiero seguir ruta por el país no puedo ni plantearmelo. Un saludo,

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Hola, Miriam! Gracias por el cumplido 🙂 La verdad es que intento darle mucha importancia a las fotos, me alegra transmitirlo. Con un par de días en Rabat es más que suficiente, incluso en un día bien aprovechado puedes ver casi todos los sitios 🙂 ¡UN saudo!

      Responder

  • Travel Junkie CR

    |

    Ufff, con lo que me menciones que Rabat es menos turistico que Marrakech ya me dan muchas ganas de ir. No que no quiera ir a Marrakech, pero me encanta cuando las ciudades son menos atestadas d egente y puedes descubrir tesoros como los que descubriste ahi. Algun dia ire por esos lares!

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Desde luego es una buena opción. Marrakech puede estar muy saturada, especialmente en verano. Rabat es una ciudad bastante más tranquila 🙂

      Responder

  • Blogdelosyuyis

    |

    Qué ganas de visitar Marruecos! Con lo cerca que lo tenemos y lo bonito que es y no se le explota todo lo que se deberia.
    Muy buen post, super completo. La experiencia de aprender árabe muy buena. Nosotros creemos que es un idioma bastante dificil.
    Un saludo

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      ¡Hola, chicos! Desde luego, es un idioma bastante difícil, pero por eso la experiencia es tan bonita 🙂 Y como dices, Marruecos merece mucho la pena. ¡Ya os iré compartiendo artículos!

      Responder

  • alvientoooº

    |

    Cada vez que veo una foto de Marruecos estoy tentado en comprar un billete y volver a este país. Me encanta perderme por muchas de sus ciudades, los zocos y su gastronomía. A ver si este año tengo tiempo y vuelvo unos días aprovechando tus consejos .

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Desde luego, Alberto, es un país que te deja mucho poso. ASí que si finalmente te decides, seguro que volverás a disfrutarlo 😀 ¡Un abrazo!

      Responder

  • Maleta para tres

    |

    Para nosotros fue todo un descubrimiento. El año pasado tuvimos la suerte de poder visitar algunas ciudades de Marruecos y sin duda Rabat fue la que mas nos impresiono. ¡Una belleza! Saludos 🙂

    Responder

Deja un comentario

Información de contacto

Sergio Otegui Palacios

sergio@nadaincluido.com

Miembro de:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies