El desierto del Sáhara (Marruecos)

Cómo ir al desierto de Marruecos desde Marrakech – Erg Chebbi por libre

Marruecos es mucho más QUE su desierto, pero Marruecos también es mucho más POR su desierto. Y es que los retales de Sáhara que se esconden en nuestro país vecino ofrecen una experiencia turística a la altura de muy pocos destinos. Un lugar en el que ya he estado dos veces y no descarto volver. Aquí te explico cómo organizar por tu cuenta la excursión al desierto desde Marrakech.

Continuar leyendo

Viendo la medina desde el castillo de Essaouira (Marruecos)

5. Essaouira – La gaviota y la cámara

No tendría más de diez años cuando la primera cámara digital llegó a mis manos. La calidad de aquel aparato dejaba muchísimo que desear, pero ese día nació en mí esta atracción por capturar los momentos que vivo. Hoy, casi 20 años después, esa inquietud se ha convertido en mi forma de vida y, en lugares como Essaouira, solo puedo agradecer que aquella obsoleta cámara apareciera un día por mi casa.

Continuar leyendo

Durante el atardecer en las dunas de Erg Chebbi, desierto de Marruecos

11. Merzouga – Durmiendo en el desierto de Marruecos

9 millones de kilómetros de extensión. Si el desierto del Sáhara fuera un país, este sería el quinto más extenso del mundo, siguiendo muy de cerca a Estados Unidos. O lo que es lo mismo, casi todos los países del planeta miden menos que el Sáhara. Las cifras cifras son, pero ayudan a entender la inmensidad de este lugar. Así son Merzouga y las dunas de Erg Chebbi, la parte más bonita del desierto de Marruecos.

Continuar leyendo

En el Ksar de Ait Ben Haddou (Marruecos)

8. Ait Ben Haddou – El día después

No creo que me pasen más o menos cosas que a los demás, pero sí que reflexiono mucho sobre cada situación que vivo. Casi cualquier momento intrascendente, cotidiano o rutinario puede convertirse en un aprendizaje viéndolo con la perspectiva adecuada. Por eso me gusta tanto viajar así, sin planes preestablecidos. Porque las lecciones que te da la vida cuando no las esperas son las mejores. Reflexiones de mi paso por Ait Ben Haddou.

Continuar leyendo