Dubrovnik – Juego de turistas

Qué ver en Dubrovnik. Foto junto al puerto (Croacia)
Trataba de hacer una foto en un callejón de Dubrovnik cuando una señora se plantó en medio, tapando mi encuadre y evitando que pudiera tomar una buena instantánea. La mujer no me dijo nada, solo esperó hasta que yo cedí en mi intento. Desconozco cuál era su malestar, pero intuyo que sería una residente de allí hastiada por el turismo. Y es que, hoy en día, vivir en un lugar tan bonito puede ser un gran problema. Sobre eso y sobre qué ver en Dubrovnik hablamos en este post.

Qué ver en Dubrovnik. Foto junto al puerto (Croacia)

La última vez que hablamos de los Balcanes fue sobre Bosnia, uno de los países más afectados por las no tan lejanas guerras yugoslavas. Un conflicto bélico que también tuvo sus consecuencias en Dubrovnik, una ciudad que, por su importancia logística, ha estado siempre muy cotizada. Pero vamos por partes.

Todos mis post sobre Croacia

Cómo llegar a Dubrovnik

Visitar uno de los destinos más de moda de uno de los países más de moda de Europa es lo que tiene: que llegar es muy fácil. Lo más rápido es acceder por aire, aprovechando que el aeropuerto internacional de Dubrovnik ofrece bastantes opciones de vuelos a buenos precios. Una vez ahí, podrás agarrar un bus de la compañía Libertas para acceder al centro (unos 4 euros, 45 minutos) o hacerlo en taxi (unos 40 euros, 25 minutos).

10€ de regalo para tus viajes en bus o tren por Croacia

Si estás ya por Croacia o en algún país fronterizo, te resultará igualmente sencillo llegar a Dubrovnik en autobús. Mostar (en Bosnia), Herceg Novi (en Montenegro) y Split (en Croacia) son algunas de las ciudades cercanas más interesantes. Por supuesto, el coche de alquiler es una gran opción para moverte entre estos países. Eso sí, no olvides que cruzar la frontera (que la sigue habiendo) puede ser agotador en temporada alta.

Ver coches de alquiler en Croacia

Bus a Budva en la estación de autobuses de Dubrovnik (Croacia)

Dónde dormir en Dubrovnik

Situados ya en Dubrovnik, es momento de buscar dónde hacer noche. Así lo hice yo con mis amigos en mi primera estancia por allí cuando descubrimos la existencia de los Sobe: alojamientos para turistas en viviendas particulares. Si te das una vuelta por el centro histórico o por los alrededores verás que hay muchas opciones, pero si vas en temporada alta te recomiendo mirarlo con algo de tiempo y ahorrarte tortazos económicos. Y es que, como buena ciudad gentrificada, ya te adelanto que los precios están disparados:

  • Una de las opciones más económicas es pagar 25 euros por compartir habitación en el hostal 365 For U.

Ver hostal 365 For U

  • Si prefieres algo un poco más íntimo o para ir con pareja, el Bed & Breakfast Villa Dubrovnik Garden ofrece habitaciones dobles por unos 80 euros.

Ver B&B Villa Dubrovnik Garden

  • Si eres más de hoteles, el Villa Dard tiene habitaciones dobles por 120 euros.

Ver hotel Villa Dard

Tres mochileros en la puerta de un "Sobe" en Dubrovnik (Croacia)

Dubrovnik, una de las ciudades más bonitas de Croacia

Aunque seguramente te vas a dejar una pasta por dormir, en que visites el casco antiguo se te van a pasar todos los males: esta la llamada “Perla del Adriático” es un homenaje a la historia. Antes de la pandemia, más de un millón de visitantes al año se dejaban caer por esta localidad con apenas 50.000 residentes, unas cifras que hablan de su importancia (y sobreexplotación) turística. De hecho, el turismo de masas está siendo uno de los grandes problemas del Dubrovnik de hoy, pero de eso hablamos más adelante.

Breve historia de Dubrovnik

Si nos centramos en el Dubrovnik de ayer habría que trasladarse al siglo VII. Aunque hay yacimientos de siglos anteriores, parece ser que sus primeras piedras la colocaron los habitantes romanizados de Catvat que buscaban un nuevo lugar donde asentarse ante las invasiones eslavas. Esta nueva urbe pasó pronto a los dominios del imperio Bizantino, que la gobernó hasta el siglo XIII aunque ofreciendo libertad e independencia a sus habitantes. Los siguientes en meterle mano fueron los venecianos, con los que tuvieron que convivir hasta mitades del siglo XIV. De este primer período son algunos de sus edificios más emblemáticos y sus murallas.

Vista del puerto viejo de Dubrovnik desde el puente (Croacia)

Terminada la etapa veneciana, los siguientes en llamar a la puerta fueron los otomanos, que ya tonteaban en territorios vecinos. Sin embargo, el poder de Dubrovnik era tan alto por aquellos años, que consiguieron mantener su independencia de los turcos a cambio de pagarles un tributo anual. Así nació la república de Ragusa y comenzó su etapa más prolífica. En este período, aprovechando su permiso para comerciar también con Asia y África, se desarrolló una imponente flota de barcos que la posicionó como una de las grandes potencias navales del viejo continente. Durante estos años dorados, la ciudad experimentó, también, un importantísimo desarrollo artístico y cultura.

Detalle de la columna del palacio del Rector de Dubrovnik (Croacia)

La expansión de Dubrovnik terminó a mitades del siglo XVII cuando un gravísimo terremoto lo asoló, dañando buena parte de su patrimonio y cobrándose la vida del 40% de su población. El fin de la república de Ragusa vino algo más de un siglo después, cuando Napoleón se hizo con esta. Con la caída de este imperio francés, Dubrovnik paso a manos de los Austrohúngaros. En el siglo XX se libró de los ataques en la segunda Guerra Mundial, pero no tuvo tanta suerte en 1991, cuando fue bombardeada por el ejército yugoslavo tras la declaración de independencia de Croacia. Terminada las guerras yugoslavas, fue restaurada llegando a recuperar el esplendor de antaño, más aún desde que HBO la utilizara como uno de los escenarios de la popular Juego de Tronos.

5% de descuento en seguro de viaje de Iati

Qué ver en Dubrovnik

He tratado de resumir la historia lo más posible, pero no podía hablar de esta ciudad a nivel turístico sin poner su pasado sobre la mesa. Y es que recorrer Dubrovnik es un viaje en el tiempo, especialmente su caso antiguo.

Qué ver en el casco antiguo (stari grad) de Dubrovnik

Aunque Dubrovnik es más que su centro histórico, este es la principal razón para visitarla. Porque, aunque la “Perla del Adriático” tiene sus rincones fuera de las murallas, es dentro donde muestra todo su esplendor.

Las murallas – Uno de los lugares que ver en Dubrovnik

Podría escribir un artículo entero solo sobre las murallas de Dubrovnik, una de las fortificaciones más impresionantes que se pueden visitar hoy en Europa. Aunque parece que ya en el siglo IX la ciudad tenía su sistema de defensa, las murallas actuales empezaron a darse forma en el XII, aunque se fueran completando durante casi 400 años. Su objetivo: proteger a sus habitantes de todos los imperios que en algún momento se interesaron por ella. Las murallas se extienden a lo largo de dos kilómetros y en algunos puntos alcanzan hasta 25 metros de altura.

Murallas del Old Town de Dubrovnik (Croacia)

Los fuertes de la muralla

En ellas y junto a ellas hay dispuestos varios fuertes levantados, especialmente, para mantener a raya a un imperio otomano que ya campaba a sus anchas por territorios vecinos. La torre Minceta es uno de los más icónicos…

Murallas del Old Town de Dubrovnik (Croacia)

…pero hay más, como el fuerte de San Juan en el mismo puerto. Una de las actividades que hay que hacer en Dubrovnik es, precisamente, recorrerlas por arriba. Ahora bien, ten en cuenta que el ticket cuesta más de 25 euros, razón por la cual yo nunca he subido.

Murallas y puerto del Old Town de Dubrovnik (Croacia)

Las puertas de la muralla

Tan bien cerrada está la urbe marítima que al casco antiguo solo se puede entrar por alguna de las cinco puertas de acceso. Tres de ellas (Pila, Ploča y Buža) la conectan con la ciudad nueva y las dos restantes (la del puente y la de la lonja) hacen lo propio con el puerto. La de Pila es la más reconocida y transitada…

Puerta de Pila del casco antiguo de Dubrovnik (Croacia)

…aunque mi favorita es la de Ploče, ya que ofrece una de las vistas más bonitas del puerto.

Puerta de Ploče en el casco antiguo de Dubrovnik al atardecer (Croacia)

Stradun, la calle principal que visitar en Dubrovnik

Entres por donde entres, no tardarás en darte de bruces con la calle Stradun, la arteria principal de Dubrovnik. Allí se encuentran un buen puñado de restaurantes, tiendas de suvenires y otros locales para turistas. Una avenida muy especial, aunque puede ser agobiante en determinadas épocas y horas del día.

Muchos turistas en la calle Stradun de Dubrovnik (Croacia)

La fuente de Onofrio

Si entras por la puerta de Pila, lo primero que te toparás es con la fuente de Onofrio, llamada así por quien la levantó en el siglo XV. La misión de este arquitecto fue traer el agua potable a esta prolífica ciudad y lo hizo con esta fuente de 16 caños. Desgraciadamente, el terremoto de 1667 y la reciente guerra la dañaron gravemente, por lo que hoy es una restauración de la restauración.

Fuente de Onofrio en el casco antiguo de Dubrovnik (Croacia)

El monasterio franciscano

En plena era dorada de Dubrovnik fueron muchos los que quisieron mudarse al interior de la ciudad amurallada, incluidos los monjes franciscanos que mandaron edificar este monasterio muy próximo a la fuente de Onofrio. Visitarlo cuesta unos 5 euros y en su interior se encuentra una de las farmacias más antiguas del mundo y un patio gótico.

Torre del Monasterio de San Francisco, Dubrovnik (Croacia)

La torre del reloj

Justo al otro extremo de la calle Stradun se erige una torre del reloj de unos 30 metros. Este edificio con un reloj de una sola aguja está allí desde hace unos 600 años, pero varios terremotos obligaron a tirarlo y reconstruirlo a principios de siglo XX.

Torre del reloj en el casco antiguo de Dubrovnik (Croacia)

La iglesia de San Blas

Al lado de la mencionada torre se encuentra esta iglesia en honor a San Blas, patrón de la ciudad. Aunque el edificio original fue plantado allí unos años antes, este no sobrevivió a un incendio ocurrido en 1706 y fue reconstruido años después en estilo gótico veneciano. Cuenta la leyenda que solo la estatua de San Blas que hay en su interior sobrevivió al fuego.

Fachada de la iglesia de San Blas en el casco antiguo de Dubrovnik (Croacia)

El palacio del rector, uno de los museos que ver en Dubrovnik

No es casualidad que el museo de historia de Dubrovnik se encuentre en uno de los edificios con más historia de la ciudad. Y es que el palacio del rector, del siglo XIII, fue durante años la vivienda del rector, aunque también ha sido utilizado como armería, prisión o polvorín. De hecho, una explosión de pólvora sucedida en el interior y el terremoto antes comentado han provocado que este edificio de origen gótico contenga hoy elementos renacentistas y barrocos adquiridos en las distintas restauraciones.

Exterior del Palacio del Rector en el Old Town de Dubrovnik (Croacia)

La catedral de Dubrovnik

Casi tocando con el palacio del rector está la catedral de la ciudad, el templo religioso más importante. Aunque el edificio primigenio data del siglo VI, al igual que sus vecinos, la catedral sucumbió al terremoto de 1667, por lo que fue reconstruida al estilo barroco y terminada unos 50 años después.

Catedral de Dubrovnik en el casco antiguo (Croacia)

El puerto viejo – Uno de los mejores lugares que ver en Dubrovnik

No puedo hablar de lugares para ver en Dubrovnik y no mencionar su puerto antiguo, uno de sus emblemas. Solo hay que cruzar la llamada puerta de la lonja para descubrir este precioso muelle que evidencia la importancia que el mar ha tenido siempre en su desarrollo. Aunque ahí amarran lanchas y barcos de varios tamaños, hay otro puerto mucho más amplio en la ciudad nueva en el que, entre otras cosas, desembarcan los cruceros.

Puerto viejo de Dubrovnik al atardecer (Croacia)

Muy cerquita de allí está el mirador del puerto, para mí, el mejor punto del casco antiguo para contemplar la belleza de lo que tienes delante.

Puerto viejo de Dubrovnik al atardecer (Croacia)

Otras calles del casco antiguo que ver en Dubrovnik

Aunque por el momento he enseñado todo lugares con nombre y apellido, el casco antiguo de Dubrovnik da para más, por lo que dale una oportunidad a otras calles secundarias donde edificios con solera, comercios, locales y turistas conviven a diario.

Una ventana abierta en el Old Town de Dubrovnik (Croacia)

Las calles altas, otro imprescindible de la ciudad croata

Todos lo mostrado hasta ahora puede ser visto sin subir una sola escalera. Ahora bien, si quieres hacer una ruta completa no dejes de recorrer alguno de los escalonados callejones que rodean las vías principales. Te van a gustar, sobre todo cuando notes como el bullicio de las vías principales se reduce con cada peldaño que subas.

Vistas del casco antiguo desde lo alto, Dubrovnik (Croacia)

Desde allí podrás observar como es la vida cotidiana de los vecinos de un lugar tan poco cotidiano.

Turista en la calle Peline del casco antiguo de Dubrovnik (Croacia)

Cada vez que he estado yo por ahí (y van 3), mi sensación es la de pasar de una ciudad a un pueblo en cuestión de segundos.

Vecindario en el Old Town de Dubrovnik

Qué ver en Dubrovnik fuera de la muralla

Como ves, la ciudad antigua de Dubrovnik da para muchísimo, pero es importante tener en cuenta que fuera de las murallas también hay para hacer. Bien es cierto que no vas a encontrar nada de la talla de lo ya enseñado, pero, si tienes tiempo, anímate a explorar su parte más moderna.

Puesto de verduras en un mercado en la zona nueva de Dubrovnik (Croacia)

Por cierto, una de las mejores vistas de Dubrovnik las puedes conseguir subiendo en el teleférico a lo alto del monte Srđ, pero tendrás que preparar los 20 euros que cuesta el trayecto de ida y vuelta (también se puede acceder andando). Si tienes coche, también puedes parar en alguno de los miradores que ofrece la carretera: es espectacular.

Atardecer en el mar, Dubrovnik (Croacia)

Las playas que ver en Dubrovnik

Vaya, vaya, ¿en Dubrovnik hay playa? Pues sí, las hay, aunque no te esperes arena fina y cocoteros, sino más bien una de esas playas de canto rodado tan típicas del Adriático. Junto al casco antiguo está la playa Banje, aunque siempre está a reventar. Yo estuvo un ratito en la de Sveti Jakov, a una media hora andando del Stari Grad. No es la mejor playa que he catado en mi vida, pero es una experiencia agradable si vas con tiempo.

Vista desde lo alto de la playa Sveti Jakov en Dubrovnik (Croacia)

Qué ver cerca de Dubrovnik

Además de lo enseñado hasta ahora, Dubrovnik es un buen enclave si quieres visitar algunos de los lugares más interesantes de Los Balcanes. Además de otras ciudades y localidades de Croacia, desde allí puedes hacer excursiones a Mostar y alrededores (en Bosnia) o la magnífica bahía de Kotor en Montenegro. Particularmente, te recomiendo visitar ambos lugares con más tiempo, pero, si no lo tienes, hay algunos tours de día que puedes valorar.

Dubrovnik y su problema con el turismo de masas

No quiero terminar este artículo sin hacer una pequeña reflexión sobre algo que, creo, subyace durante este artículo: Dubrovnik está reventada de turistas. Como ya he contado, antes de la pandemia, esta ciudad de apenas 50.000 habitantes tuvo que gestionar cerca de 1,5 millones de turistas, cifras que recuperaran más pronto que tarde. Su innegable belleza, los vuelos de bajo coste, los cruceros, el tirón turístico del país en el que está y el efecto “Juego de Tronos” que todavía perdura ha hecho que en menos de 10 años se hayan duplicado el número de visitantes.

Turistas asiáticas comen un helado en el casco antiguo de Dubrovnik (Croacia)

Dentro de esa locura, en temporada alta la ciudad ha llegado a recibir hasta siete cruceros diarios con capacidades superiores a las mil personas, un modelo de turismo que colapsa mucho los destinos, pero que no pernocta y, a veces, ni come en los lugares que visita. Preocupados por esta situación, el gobierno local ha decidido meter mano y controlar el número de desembarques diarios y distribuir al turista más allá de las murallas.

Turistas en el Old Town de Dubrovnik (Croacia)

Mi sensación: mucho va a tener que cambiar la cosa para Dubrovnik no termine siendo un nuevo Venecia (si es que no lo es ya). Y es que, cada vez que vuelvo por ahí, y ya ven tres, me agobia más. Con esto no quiero decirte que no la visites, porque es alucinante, pero sí que mires bien cuándo y cómo lo haces. Desde luego, ir a Dubrovnik un 15 de agosto me parece un gran error. Y, si no te queda otra, al menos intenta madrugar y dar una vuelta a primerísima hora para poder disfrutarla con un poco de calma.

Dos niños en la puerta de una Tienda de souvenirs en el Old Town de Dubrovnik (Croacia)

Tampoco quiero despedir este artículo dejando un mal regusto de Dubrovnik porque, como has podido ver, es una ciudad impresionante. Pero sí que es cierto que yo, que soy un enamorado de Los Balcanes, sigo disfrutando más de lo que veo en países vecinos que de la urbe croata. Y, desde luego, no es un cuestión de belleza, sino, quizá, de autenticidad. Sea como sea, no dejes de visitarla porque estoy convencido de que te va a gustar.

Aquí te dejo otros post sobre Croacia

(Post publicado originalmente el 27/06/15 y actualizado el 17/05/22).

Dubrovnik


Sergio Otegui Palacios

Trabajo en El Fabricante de Nubes, una productora audiovisual en Zaragoza. Recorro el mundo con una mochila a la espalda y una cámara en la mano y os lo cuento en Nada Incluido, mi blog de viajes. Vídeo, fotografía, publicidad, viajes, lo que surja. How can I help you?

Comentarios (45)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *