2. Como Pedro por su casa

Escrito por Sergio Otegui Palacios el . Posteado en Blog, Viaje a Laponia

Dos mochilas de viajeros en un autobús de Gdansk (Polonia)

(12-07-13) En el tren que nos llevaba de la estación de Sants al aeropuerto de Barcelona, un grupo de músicos callejeros subió a amenizarnos el trayecto. Terminada la función, llegó el momento propina en el sombrero pero con nuestro bajo presupuesto este tipo de actos debemos evitarlos. Eso sí, no se fueron con las manos vacías,  ya que un apetitoso bocadillo de lomo con pimientos de mi abuela fue para ellos. Un manjar por el que en cualquier bar español te cobrarían 5 o 6 euros. Sin duda, ese fue el mejor momento de un viaje de ida un tanto pesado.

A la llegada a Gdansk, a media noche, nos esperaban Diego y Víctor, quienes habían ido un día antes a modo de avanzadilla. Tiempo más que suficiente para disfrutar de la hospitalidad polaca de Joanna.

Dos españoles y una polaca disfrutando de una cerveza en Gdansk (Polonia)

Turismo, cervezas, y el clásico error de primero de mochila que es llevarla todo el día encima. Una vez juntos y tras dormir en nuestro hostal polaco favorito, salimos a recorrer Gdansk.

Cuatro mochileros españoles a las puertas de un hostal de Gdansk (Polonia)

(13-07-13) Tal y como la dejamos, así estaba la ciudad un año después de nuestra última visita: con sus casitas de colores, su calle del ámbar, sus numerosos mendigos… Gracias a nuestra experiencia previa no nos resultó nada complicado movernos por la ciudad. En cada momento sabíamos adónde ir, cómo hacerlo, dónde comer, qué ver…

Calle Dlugi, una de las calles principales de Gdansk (Polonia)

Por la tarde, más de lo mismo pero esta vez en Sopot. Sopot es una ciudad situada a veinte minutos de Gdansk, conocida por su playa, sus lujos, su fiesta y su postureo en general.

Plaza principal de Sopot (Polonia)

Una atractiva combinación de elementos que hace de este sitio un lugar estupendo para pasar el día… o la noche. Pero nosotros nos pasaríamos la noche en Sopot si no en Gdansk, más concretamente en la cama del hostal. Había llegado la hora de reponer las pocas fuerzas que ese día habíamos gastado.

(14-07-13) Hoy hemos amanecido pronto para prepararnos para nuestra siguiente etapa: Olsztyn. Dicen que Olsztyn es la única ciudad del mundo donde son las mujeres las que sacan a bailar al hombre. La verdad es que eso no lo hemos podido comprobar pero que de hospitalidad polaca andan sobrados… os lo aseguramos.

Couchsurfer e invitados en Olzstyn

Os presentamos a Alicja y a Milosz, esta joven y simpática pareja que nos aloja en su casa y que ahora espera pacientemente mientras escribimos el blog. En la próxima actualización, ya desde Lituania, os hablaremos un poquito más de ellos. Si llegamos, porque lo que viene a partir de ahora se prevé movidito.

(Esta publicación no es la original sino una recuperación de la misma. Para leer los comentarios y ver la original entra en A Laponia con chancletas)

Etiquetas:, , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Sergio Otegui Palacios

Trabajo en El Fabricante de Nubes, una productora audiovisual en Zaragoza. Recorro el mundo con 20 € diarios, una mochila a la espalda y una cámara en la mano y os lo cuento en Nada Incluido, mi blog de viajes. Vídeo, fotografía, publicidad, viajes, lo que surja. How can I help you?

Comentarios (1)

Deja un comentario

Información de contacto

Sergio Otegui Palacios

sergio@nadaincluido.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies