El cierzanismo

Plaza del Pilar de Zaragoza un día de verano en 2019

5 de agosto, Zaragoza. El termómetro marca 40 ºC, pero hace frío. Y no poco. Y hace frío porque hace cierzo. Y hace cierzo porque estamos en Zaragoza.

Plaza del Pilar de Zaragoza un día de verano en 2019

Aquí puedes leer todos mis relatos cortos.

Y es que el cierzo es así: atemporal, omnipresente, inexpugnable. El cierzo es como Dios, pero sin aureola. De hecho, alguien debería montar una religión en torno a este irritante fenómeno meteorológico. Propongo llamarla el cierzanismo y que el símbolo sea Jesucristo en la cruz, pero despeinado. Sus devotos tendrían que reunirse en una iglesia tradicional, pero con las vidrieras abiertas para que pueda entrar. Porque por muy omnipresente que sea, el cierzo todavía no ha encontrado la manera de atravesar paredes. Como mucho las tira abajo, aunque eso acojona bastante. Bueno, ahora que lo pienso, quizá más que a Dios, el cierzo se parece al Diablo. Cuantas caras habrá quemado ese hijo de puta. El cierzo, me refiero.

12 de enero, Zaragoza. El termómetro marca -3 ºC, pero hace frío. Y no poco. Y no hace frío porque haga cierzo, hace frío porque estamos en Zaragoza. Y es que Zaragoza es así: extrema, radical. Como su cierzo.

El cierzanismo es un microrrelato de Sergio Otegui Palacios. Aquí podéis leer más relatos breves.

Zaragoza


Sergio Otegui Palacios

Trabajo en El Fabricante de Nubes, una productora audiovisual en Zaragoza. Recorro el mundo con una mochila a la espalda y una cámara en la mano y os lo cuento en Nada Incluido, mi blog de viajes. Vídeo, fotografía, publicidad, viajes, lo que surja. How can I help you?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comments (0)