6. Castillo de Peles, Tesila y Bucarest, bun prieten

Escrito por Sergio Otegui Palacios el . Posteado en Blog, Viaje a Rumanía

En 1992, Michael Jackson saludó a miles de seguidores desde lo alto del Palacio del Parlamento de Bucarest confundiendo el nombre de la capital de Rumanía con el de Budapest, capital húngara. Sin embargo, a nadie le importó porque era la primera vez que un famoso internacional pisaba territorio rumano tras la caída del régimen comunista. Rumanía empezaba a abrirse al mundo y ver la luz. Rumanía empezaba a tomar el aspecto que tiene ahora. Así han sido nuestros días por el Castillo de Peles, Tesila y Bucarest.

En el Gran Salón del Honor del Castillo de Pelés (Rumanía)

(12-07-16) La última vez que hablamos acabábamos de pasar unos días de ruta por el Castillo de Bran, Rasnov y Brasov. Nuestro recorrido por la espectacular región de Transilvania había terminado y era momento de salir a descubrir la otra Rumanía. Pero tal y como nos temíamos, también tenía mucho que ofrecer. De hecho nuestra primera parada post Transilvania fue en uno de los edificios más increíbles en los que hemos estado: el Castillo de Peles.

Dónde dormir en Sinaia

En el castillo no es posible alojarse, pero en el pueblo sí que es posible hacer noche. Nuestras recomendaciones:

  • Una de las opciones decentes a mejor precio es la Pensión Marina. Unos 30 euros cuesta la habitación doble en este hospedaje que supera el 9 en Booking.

Ver Pensiunea Marina

  • Si eres más de hoteles, 50 euros cuesta la habitación doble en el Hotel Carpathia. Más de 1300 valoraciones positivas le avalan.

Ver Hotel Carpathia

Fachada del Castillo de Peles (Rumanía)

El castillo de Peles

Volviendo al relato, como os comenté en el último post, nuestro paso por el archiconocido castillo de Bran (el de Drácula) nos decepcionó bastante. Todo lo contrario que el de Peles, un castillo ubicado en el pueblo de Sinaia, rodeado por un tupido bosque de montaña. Tan frondoso que nosotros no vimos el palacio hasta que lo tuvimos delante.

En el castillo de Peles (Rumanía)

Aunque solo por darte un paseo por sus jardines…

Estatua en el jardín del Castillo de Peles (Rumanía)

… y hacerte alguna foto en su fachada…

En el castillo de Peles (Rumanía)

… ya merece una visita, esta parada termina de justificarse cuando entras. A diferencia del Castillo de Bran donde los turistas andábamos como vaca sin cencerro, en el de Peles es obligatorio acceder en grupo y con guía, por lo que está todo mucho mejor organizado.

Grupo de turistas en el Gran Salón del Honor del Castillo de Peles (Rumanía)

Además, si sabes moverte dentro del grupo, es posible hacer buenas fotos.

Estatua en el Gran Salón del Honor en el Castillo de Peles (Rumanía)

Ahora bien, lo vas a pagar. 50 LEU (11 €) cuesta la entrada para ver el palacio completo (la mitad si solo visitas  la planta baja) + 32 LEU (7 €) el derecho a fotos. Sí, hay que pagar por usar la cámara, algo bastante común en Rumanía. Pero a diferencia de otros lugares, en el Castillo de Peles lo controlan mucho y te llaman la atención si no cumples las normas. En nuestro caso, cogimos una acreditación para mí y tratamos de aprovecharla todos.

En la Sala del espejo del Castillo de Peles (Rumanía)

Por poneros un poco en sintonía a mediados del siglo XIX, el rey Carlos I de Rumanía visitó Sinaia por primera vez y quedó prendado por la belleza y tranquilidad de aquel lugar. Tanto es así, que en 1873 mandó levantar allí el impresionante Castillo de Peles, aunque tardarían 10 años en inaugurarlo. Sin embargo, la obra no sería terminada hasta 1914, curiosamente el mismo año en el que murió el mencionado rey.

Pasillo del Castillo de Peles (Rumanía)

Desde su apertura hasta mitades del siglo XX, el castillo se convirtió en la residencia de verano de la familia real de Rumanía

Despacho en el Castillo de Peles (Rumanía)

… aunque durante esos años también sirvió de hospedaje para numerosas personalidades políticas y culturales de la época.

Comedor en el Castillo de Peles (Rumanía)

Por daros algunas cifras, el castillo se extiende sobre un terreno de 3200 metros cuadrados en los que se levantaron 160 habitaciones y 30 baños.

Sala en el Castillo de Peles (Rumanía)

De entre todas esas habitaciones, algunas destacan con luz propia, como el impresionante salón de entrada

En el Gran Salón del Honor del Castillo de Pelés (Rumanía)

… dotado de un techo de cristal motorizado que le permitía al rey ver las estrellas. Tecnología punta para la época.

Segunda planta del Gran Salón del Honor, Castillo de Peles (Rumanía)

En el mismo tour también es posible recorrer algunas otras salas como la biblioteca real, que contiene una gran cantidad de libros exclusivos…

Librería Real en el Castillo de Peles (Rumanía)

… la armería…

Sala de armas en el Castillo de Peles (Rumanía)

… la sala de música…

Sala de Música del Castillo de Peles (Rumanía)

… la sala de conciertos…

Sala de conciertos en el Castillo de Peles (Rumanía)

… una sala de teatro con aforo para 60 personas…

Sala de Teatro en el Castillo de Peles (Rumanía)

… y el Salón Maura, con claras influencias árabes.

Salón de Maura en el Castillo de Peles (Rumanía)

En definitiva, un recorrido inolvidable por un lugar único. Una parada obligatoria si visitas Rumanía.

Salón verde en el Castillo de Peles (Rumanía)

Pasadas las 6 de la tarde abandonamos nuestros sueños de realeza…

Dormitorio Rojo en el Castillo de Peles (Rumanía)

… para volver a la humilde vida del que viaja con 20 euros diarios. Así que ataviados con nuestras camisetas de 4 euros, abandonamos el castillo a lomos de nuestro fiel Opel Corsa alquilado y retomamos nuestro camino. Aunque durante las próximas 24 horas, nuestra ruta turística quedaría aparcada por una buena razón social.

Ver coches de alquiler en Rumanía

Barbacoa en Tesila

Tesila

Para los que no nos conocéis personalmente, Diego y Víctor trabajan en una empresa de reformas en Zaragoza. Entre sus colegas de trabajo está Leo, uno de los muchos rumanos que emigraron a España en busca de nuevas oportunidades laborales. Actualmente vive en Zaragoza en compañía de su mujer (también rumana) y de su hijo. Aún así, durante las vacaciones siempre vuelve a casa a visitar a su familia.

Familia Leo

(13-07-16) Tesila es un pequeño pueblo donde Leo nació, creció y se emparejó. Tesila es su vida y su historia y desde este día una pequeña parte de la nuestra. Y es que allí pasamos algunas horas de nuestro viaje, alojados maravillosamente por su entrañable familia.

Con Leo y su familia

En nuestra estancia también aprovechamos la oportunidad para hacer un pequeño recorrido por este apacible pueblo rumano…

En el embalse junto al pueblo de Tesila (Rumanía)

… cuyo principal atractivo es el embalse situado a las afueras.

Vistas del embalse desde el Hotel Atra Doftana (Rumanía)

Junto a este embalse se levanta el Atra Doftana, un estiloso hotel de cinco estrellas donde, por supuesto, no dormimos, pero sí que nos dimos un lujo en forma de refresco con hielo. Si os lo pedís permitir, un lugar impresionante para hacer noche. Allí terminó nuestro retiro en Tesila y comenzó nuestro trayecto sobre ruedas hacia a Bucarest, la intensa capital rumana.

Hotel Atra Doftana (Tesila, Rumanía)

Bucarest

 A primera hora de la noche llegamos a Bucarest. Buscar alojamiento no fue tarea fácil, pero aquí van algunas sugerencias:

  • Una de las opciones más económicas es el Hostal Pura Vida. 10€ cuesta la cama en una habitación compartida.

Ver Hostal Pura Vida

  • Si buscas algo a buen precio pero con más privacidad, el Liad Hotel es la mejor opción. Unos 40 euros cuesta la habitación doble.

Ver Liad Hotel

  • Si no tienes problemas de bolsillo, entonces te recomiendo el Hotel Boutique Monaco. 60 euros vale la habitación doble en este hotel cuatro estrellas.

Ver Hotel Boutique Monaco

  • Por supuesto, te recomiendo también que eches un vistazo a AirBnb. Aquí te dejo una invitación con 35 euros de regalo por si quieres darte de alta.

35€ de regalo en AirBnb

Cartel en la puerta del Hostal Pura Vida, Bucarest (Rumanía)

Historia de Bucarest

(14-07-16) Ya veníamos avisados: Bucarest no es un lugar bonito. Y no, no lo es. Tras un viaje coleccionando ciudades, pueblos y paisajes con encanto, nuestra estancia en la capital rumana fue un pequeño paréntesis donde descubrimos la otra Rumanía, la del reciente pasado comunista.

Reloj de la Piata Unirii (Bucarest, Rumanía)

Y es que para entender el presente de esta ciudad y de este país hay que remontarse atrás en el tiempo, a 1965, año en el que el dictador comunista Nicoalae Ceausescu pasó a gobernar el país. Y así lo hizo de manera ininterrumpida hasta 1989, año en el que fue juzgado y ejecutado junto a su mujer. Como dato, os diré que su muerte fue emitida por televisión y seguida con entusiasmo por la gran mayoría del pueblo rumano (para los curiosos, podéis ver el vídeo de la ejecución en Youtube). Y os preguntaréis, ¿y por qué acabaron así?

Ejecución de Ceausescu -Foto extraída de ABC

(Foto extraída de Abc.es)

Pues porque durante estos 24 años, Ceausescu y su esposa gobernaron el país con mano de hierro, anteponiendo el culto a su figura a cualquier interés popular. Durante su mandato, trató siempre de agradar a otros líderes soviéticos, instauró un sistema económico comunista, cerró relaciones comerciales con países de occidente y ejerció un control total de medios de comunicación y otras instituciones. O estabas con Ceausescu, o dejabas de existir. Los comportamientos ególatras de éste fueron colmando la paciencia del pueblo, hasta que en 1989 se lanzaron a la calle a protestar.

Revolución rumana de 1989 - Foto de Wikipedia

El resultado varios miles de rumanos fueron asesinados por orden del gobierno. No hay acuerdo en la cifra oficial, pero se calcula que superó los 40000 fallecidos. A cambio, el 25 de diciembre de 1989 Ceausescu sucumbió a la justicia y fue ejecutado, dejando un duro legado a sus espaldas.

Fachada del Cercul Militar National, Bucarest (Rumanía)

Qué ver en Bucarest

La actual ciudad de Bucarest es una buena muestra de la vida y obra de Ceausescu, ya que en la capital rumana es donde vivió durante su mandato dándole el aspecto tan gris y comunista que tiene actualmente.

Bulevar de Bucarest, camino al Palacio del Parlamento (Rumanía)

El Palacio del Parlamento

Su obra más famosa y controvertida fue la creación del Palacio del Parlamento, actualmente el segundo edificio administrativo más grande del mundo (tras el Pentágono). La construcción de este proyecto megalómano se inició en el año 1985 y requirió de la demolición de más de 7000 casas y otros tantos edificios de uno de los barrios más céntricos de Bucarest. El resultado, un edificio de unos ¡340 mil metros cuadrados!, con más de 1100 habitaciones y multitud de salas comunes. Algunas del tamaño de un campo de fútbol.

Fachada del Palacio del Parlamento (Bucarest, Rumanía)

La obra se dio por terminada en el año 1997, aunque todavía hay una gran cantidad de espacios inacabados.

Cuesta de acceso al Palacio del Parlamento (Bucarest, Rumanía)

El Parlamento tiene una función política y administrativa, pero también se ofrecen visitas guiadas y se permite alquilar salas para eventos privados. Aún así, parece difícil que algún día se vayan a rentabilizar los cerca de ¡3 billones! de euros que se calcula que costó.

Fachada del Palacio del Parlamento (Bucarest, Rumanía)

No contento con destruir media ciudad para levantar su parlamento, Ceausescu decidió tirar abajo otra buena parte de los edificios históricos para levantar espacios y bloques de vivienda puramente soviéticos. Por suerte, entre tanto terrorismo arquitectónico todavía una pequeña parte de la ciudad guarda algún encanto para el viajero.

Strada Covaci en el centro histórico de Bucarest (Rumanía)

Centro Histórico de Bucarest

El casco histórico es de los pocos lugares de la capital que no han sido devastados por las guerras o por la arquitectura comunista. Es una de las zonas con más ambiente de la ciudad ya que concentra una gran cantidad de tiendas, bares, restaurantes y otros lugares de ocio.

Strada Franceza en el centro histórico de Bucarest (Rumanía)

En el centro también se encuentran unos cuantos edificios con historia como el popular Hanul Lui Manuc

Fachada del Restaurante Hanu Lui Manuc (Bucarest, Rumanía)

… una posada con más de 200 años de historia…

Restaurante Hanu Lui Manuc (Bucarest, Rumanía)

 …explotada actualmente como restaurante turístico. El lugar ideal para los que quieren comer caro, lento y regular.

Carta del Restaurante Hanu Lui Manuc (Bucarest, Rumanía)

Justo enfrente está la Biserica Stanful Antoine (Iglesia de San Antonio)…

Fachada de la Biserica Sfântul Antonie (Bucarest, Rumanía)

… una concurrida iglesia ortodoxa de principios del siglo XVIII.

Interior de la Biserica Sfântul Antonie (Bucarest, Rumanía)

A pocas calles de distancia se ubica el Banco Nacional de Rumanía

Fachada del Banco Nacional (Bucarest, Rumanía)

… un edificio con más de un siglo de existencia que en los años 60 protagonizó uno de los atracos más importantes de la historia del comunismo.

Fachada del Banco Nacional (Bucarest, Rumanía)

En la misma zona también se localiza el Museo Nacional de Historia, tan visitado por el contenido de sus exposiciones como por tener a su entrada la Statuia împăratului Traian  (Estatua del Emperador Trajano).

Estatua del emperador trajano (Împăratului Traian), Bucarest (Rumanía)

Esta (ridícula) escultura fue inaugurada en 2012 y reivindica la importancia del imperio romano en la historia del país. Lo reivindique o no, la realidad es que por el momento la estatua es la protagonista de numerosas bromas y chistes. De hecho, el prepucio del emperador está muy desgastado porque cuenta “la leyenda” que tocarlo trae buena suerte.

Monumento al Renacer (Memorialul Renasterii) en Bucarest (Rumanía)

Plaza de la Revolución

Curiosamente, el monumento del Emperador Trajano no es el más extraño de los que vimos en nuestro paseo por Bucarest. Ese dudoso honor corresponde al Memorialul Renaşterii (Monumento en memoria del Renacimiento), una extrañísima escultura en honor a la revolución popular que llevó a la caída de Nicolae Ceausescu. Si me permitís opinar, los rumanos tienen una forma un poco extraña de homenajear las cosas.

Monumento al Renacer (Memorialul Renasterii) en Bucarest (Rumanía)

Este obelisco se sitúa en la Plaza de la Revolución, llamada así por ser el lugar donde el dictador comunista pronunció su último discurso. En esta misma plaza se encuentra el Ateneul Român (Ateneo Romano).

Fachada del Ateneo Rumano de Bucarest entre los árboles (Rumanía)

Este elegante edificio de finales del siglo XIX se fundó para acoger una sociedad cultural y científica. Actualmente es la principal sala de conciertos de la ciudad.

Fachada del Ateneo Rumano (Bucarest, Rumanía)

Casi pared con pared está la Biblioteca Central Universitaria.

Fachada de la Biblioteca Central Universitaria Carol I (Bucarest, Rumanía)

Más allá de estos rincones turísticos, Bucarest es una ciudad un tanto gris y monótona, solo contrastada por el río y alguna de sus zonas verdes.

Río Dambovita, Bucarest (Rumanía)

Jardines Cismigui

Por lo visto, la capital rumana cuenta con más de 30 parques aunque nosotros solo tuvimos tiempo de conocer los Jardines Cismigui…

Estatua en el Parque Cismigiu, Bucarest (Rumanía)

… un bonito espacio verde…

Macetero en el Parque Cismigiu en Bucarest (Rumanía)

… con un pequeño lago navegable…

Paseando en barca por el lago del Parucl Cismigiu en Bucarest (Rumanía)

… que te permite olvidar por un momento de la enorme urbe de cemento y hormigón que te rodea.

Parucl Cismigiu en Bucarest (Rumanía)

Por la noche, Bucarest es una ciudad con muchísimo ambiente, pero nuestro plan no fue mucha más allá de cena y hostal. Para variar, tocaba un nuevo madrugón para continuar con nuestra aventura.

Recorriendo Rumanía en un coche alquilado

Y hasta aquí puedo leer. Nuestra penúltima etapa por Rumanía ha concluido, y ya solo queda una última semana para descubrir algunos de los encantos que guarda el norte del país. Al margen de la agridulce Bucarest, Rumanía sigue sorprendiéndonos. Se abren los comentarios.

Más información de Rumanía en nuestra guía de viajes online sobre Los Balcanes

Etiquetas:, , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Sergio Otegui Palacios

Trabajo en El Fabricante de Nubes, una productora audiovisual en Zaragoza. Recorro el mundo con 20 € diarios, una mochila a la espalda y una cámara en la mano y os lo cuento en Nada Incluido, mi blog de viajes. Vídeo, fotografía, publicidad, viajes, lo que surja. How can I help you?

Comentarios (4)

  • Alex

    |

    Me parece sorprendente que no se hayan quedado una noche un bucarest para conocer su ambiente nocturno. Es como ir a Amsterdam sin pasear por en la noche por sus calles. Seguro tenían algo muchisimo mejor que hacer.

    Saludos desde México, a ver cuanto te toca venir aquí.

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Hola, Alex! Sí que salimos un rato por la noche y como dices hay muy buen ambiente, sobre todo en el casco histórico. Lo que pasaba es que teníamos que madrugar el día siguiente y no pudimos alargarla demasiado. Gracias por tu mensaje!

      Responder

      • Alex

        |

        Tio, para que recuerdes tus días en bucarest, te recomiendo ver esta película.

        The Necessary Death Of Charlie Countryman – (La necesaria muerte de Charlie countryman)

        Saludos y espero tu próximo viaje.

        Responder

Deja un comentario

Información de contacto

Sergio Otegui Palacios

sergio@nadaincluido.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies