Tenerife y el camino a la sostenibilidad

En el volcán Samara en el parque nacional del Teide (Tenerife)

En abril de 2021, Tenerife obtuvo el certificado Biosphere como destino de turismo sostenible, un reconocimiento por el trabajo de la isla en esta dirección de los últimos años. Pero, ¿es verdaderamente Tenerife un destino sostenible?, ¿qué hay detrás de este certificado?, ¿hay un plan a largo plazo? En este post hablo sobre Tenerife y su camino a la sostenibilidad.

Por poner un poquito de contexto, en noviembre de 2020, Alberto Menéndez y yo estuvimos unos días en Tenerife como parte de nuestro proyecto Bienviajados. Nuestro objetivo durante esta visita era comprobar de qué manera estaba trabajando la isla en materia de sostenibilidad. Y es que, en los últimos años, son numerosas las noticias que remarcan la apuesta de este destino por un turismo más verde. Pero, ¿es un cambio real o solo es marketing?

1) Tenerife y el turismo del sol y playa

No está de más recordar que Tenerife, especialmente la zona sur, ha sido uno de los lugares más “contaminados” por el turismo de sol y playa, una forma de ocio característica de buena parte de la costa española. Aunque este modelo turístico dio sus primeros pasos en nuestro país durante los años 60, fue especialmente notorio a partir de los 70 con el boom de la turoperación y la construcción masiva junto al mar. En Tenerife, la historia es más o menos paralela a la del país. Aunque la isla ya recibía turistas desde finales del siglo XIX, fue en los 70 y los 80 cuando llegó esa fiebre viajera, modificando, especialmente, el aspecto de la zona sur, donde el clima siempre ha sido garantía de éxito.

Bañistas en playa Chica, el Médano, una localidad del sur de Tenerife

Sin embargo, en los últimos años, Tenerife, como otros tantos lugares, ha empezado a reflexionar sobre las consecuencias negativas de este tipo de turismo y está trabajando para modificar su imagen. En palabras de Valerio de Rosario responsable de la empresa El Cardón Naturexperiencie: “El turista que nosotros hemos recibido es el turista que nosotros hemos demandado durante muchos años de promoción fuera”. Por su parte, David Pérez, concejal de turismo Tenerife, nos reconoció que “por ley de vida este tipo de turistas está desapareciendo y ahora toca ser atractivos para esa nueva generación que se incorpora al mercado turístico y busca experiencias diferentes”.

En el volcán Samara dentro del Parque Nacional del Teide (Tenerife)

2) Algunos problemas relacionados con el turismo de masas en Tenerife

Como comentaba, una de las razones por las que Tenerife está tratando de reconfigurar su modelo turístico es porque cada vez son más patentes los perjuicios que esta forma de ocio está trayendo a la isla. Durante nuestro viaje por allí pudimos algunos de ellos.

Turistas jugando a la petanca en Los Cristianos (Tenerife)

2a) Escasez de recursos en un territorio muy limitado

En 2019 visitaron Tenerife más de seis millones de turistas, sextuplicando el número de residentes fijos que tiene en su día a día. Estas cifras colocan a la isla canaria como uno de los destinos más visitados de España por extranjeros, pero su tamaño y generación de recursos es infinitamente menor. Una muestra de ello es que Adeje, una localidad de menos de 50.000 habitantes del sur de la isla, recibió ese año tantos visitantes como ciudades de la talla de Valencia o Granada.

Cruceros junto a las isla de Tenerife desde el mirador de San Andrés

En la entrevista a Félix de la Rosa, gerente de Oditen, define el problema como “Exceso de oferta por contra de un territorio muy limitado. Aunque los políticos dicen que el territorio ocupado es de un 6 – 7 %, la realidad es que los recursos que se consumen es mucho más allá de eso”. Es evidente que un territorio ubicado a unos 1500 kilómetros de la península y con una extensión de apenas 2000 kilómetros cuadrados, no puede generar recursos suficientes para los millones de viajeros que recibe anualmente, por lo que la explotación del territorio supera con creces sus posibilidades.

Localidad de Los Gigantes junto al acantilado del mismo nombre (Tenerife)

2b) El peso de los turoperadores

Otro de los problemas con los que ha convivido Tenerife en los últimos años, y España en general, es con la excesiva influencia que han tenido los turoperadores en nuestra andadura turística. De hecho, en 2019, un 64% de los visitantes que recibió la isla vino con algún paquete organizado por estos mayoristas. Solo el malogrado Thomas Cook enviaba al archipiélago canario más de 2 millones de turistas al año. No hay que entender demasiado de economía para darse cuenta del peligro que supone que tus ingresos dependan tanto de un factor externo.

Dos turistas extranjeros mayores en la localidad de El Médano (Tenerife)

Además de dicha dependencia, otro de los inconvenientes de esta fórmula es que es el destino quien se lleva todo el impacto turístico por la llegada de los viajeros, pero la mayor parte del beneficio económico se lo queda la empresa turoperadora. El mismo Félix nos dijo que el 80% del dinero que mueve un turoperador se queda en el país de origen.

Nathan organiza tours en los Cristianos (Tenerife)

2c) Los peligros del turismo lowcost

A nadie le debería sorprender a estas alturas que los modelos lowcost tienen bastantes consecuencias negativas, como la pérdida de la calidad del producto ofrecido y la dependencia de un gran volumen de clientes para obtener beneficio. Y si hay algo reñido con la sostenibilidad es la masa.

En un banco de los Cristianos durante el rodaje de Bienviajados (Tenerife)

Sobre este la situación de algunas islas españolas habló José María de Juan Alonso, responsable de la consultoría Koan, en el documental Bienviajados: “Si vendes una pinta de cerveza por un euro y medio, un apartamento por 30 y un vuelo por 19. ¿Ganas dinero? Seguro, pero necesitas millones de turistas para conseguirlo”.

Cartel promocional de sangría en la localidad de Los Cristianos (Tenerife)

2d) La pérdida de identidad

Otro de los problemas más patentes del turismo de masas es que puede provocar la pérdida de identidad de los lugares receptores. Y es que la intención de contentar al mayor número posible de viajeros sumado a la ya de por sí imparable globalización, está haciendo que muchos lugares renuncien a su idiosincrasia para convertirse en otro destino más. José Antonio Donaire, investigador en la Universidad de Girona, nos habló de esto como el modelo turístico fordista: “Cada destino se parece mucho al resto de destinos y en él hay un consumo en masa”.

Posando junto a una tienda de suvenires en Los Cristianos durante el rodaje de Bienviajados (Tenerife)

De hecho, cualquiera que se dé una vuelta por la zona sur de Tenerife verá, a simple vista, como este problema se hace patente a base de localidades idénticas entre sí, pero con ninguna personalidad. Sobre esto hablamos también con Valerio del Rosario, responsable de El Cardón, una agencia local que apuesta por la autenticidad del territorio: “Si no nos fijamos en esas cosas que nos hacen diferentes, al final Tenerife es Benidorm, Cancún y cualquier otro sitio del planeta”.

Vista de dron el puerto de La Américas (Tenerife)

Plano de dron cedido por Turismo Tenerife

2e) El turismo de masa y sus consecuencias en la fauna

Uno de los temas que más me marcó durante la grabación de este documental fue comprobar cómo el turismo puede impactar de lleno con la fauna. Y es que en el sur de la isla pudimos charlar con miembros de la Asociación para la defensa de los Cetáceos del Sur de Tenerife (ACEST), un colectivo que nace para proteger a estos mamíferos marítimos tan presentes en esta zona. Y es que de las más de 80 especies de cetáceos que existen en el mundo, 21 pueden verse junto a la costa tinerfeña, algunos con especial frecuencia.

Un cetáceo y una parcela junto a la costa de Tenerife

Sin embargo, antes de la pandemia, la demanda de la actividad se había disparado y con ella una oferta que, en demasiadas ocasiones, no respeta a esos animales. La propia ACEST denunció que de las 130 embarcaciones que ofrecían tours de cetáceos en la isla, más de la mitad no contaban con los permisos necesarios.

Normativa para el avistamiento de cetáceos en Tenerife

Estas consecuencias no solo pueden verse en los cetáceos. En Santa Cruz visitamos la Fundación Neotrópico, un centro de rescate de fauna exótica en Canarias en cuyas instalaciones pueden encontrarse animales de todo tipo, pero algunos, víctimas directas de actividades turísticas. Jaime de Urioste, el presidente de esta fundación, nos dio algunas recomendaciones para relacionarnos con la fauna durante nuestros viajes como la de evitar cualquier tipo de actividad que incluya su uso, además de procurar ver a cada especie en el lugar de donde es originaria, dejando allí recursos económicos que ayudarán a su protección.

Un oso perezoso en las instalaciones de Fundación Neotrópico (Tenerife)

2f) La sobrecarga de los espacios protegidos

Otra de las rutas que hicimos durante nuestro paso por Tenerife fue la del Teide. En los últimos 25 años, este espacio protegido ha recibido más de 80 millones de turistas, lo que le convierte en el parque nacional más visitado de España. Es evidente que un flujo de esta envergadura tiene muchas consecuencias en el lugar, especialmente medioambientales. El impacto de los turistas que pasan por el parque es palpable, además de la contaminación propia de los vehículos que lo recorren todos los días.

En el volcán Samara en el parque nacional del Teide (Tenerife)

Sin embargo, este impacto turístico no se traduce, necesariamente, en un beneficio económico en las localidades que rodean al volcán. En palabras de Félix De La Rosa, “un 80% de los turistas que vistan la isla pasan por el parque nacional, pero la frase es esa, pasan. Estas yendo a un parque nacional, forzando su capacidad de carga, pero generar economía 0, porque no interactúas realmente con las poblaciones de los lados”. Y es que el modelo turístico que predomina en la isla implica que muchos turistas pasen por el Teide como parte de un tour organizado en el que ni siquiera se para a comer por la zona, sino que todo el servicio lo brinda la empresa que lo organiza y, por tanto, es esta la que se lleva todo el beneficio. Esto sumado a que no hay que pagar ninguna entrada por visitar este parque nacional explica el malestar de los vecinos de la zona.

Félix de la Rosa desmonta piedras apiladas en el parque nacional del Teide (Tenerife)

3) Tenerife y el camino a la sostenibilidad

Estos son algunos de los problemas que pudimos palpar durante nuestro viaje por la isla canaria. Pero como comentaba al principio de este artículo, en los últimos años Tenerife se ha postulado como destino de turismo sostenible, un camino que concluyó en abril de 2021 con la consecución de la certificación Biosphere y que, aparentemente, ha traído algunos cambios.

Un cartel animando a cuidar las playas en Los Gigantes (Tenerife)

3a) ¿Pero qué es la certificación Biosphere?

Antes de seguir, conviene aclarar qué es exactamente este título. Grosso modo, Biosphere es una empresa que ofrece a destinos, alojamientos o cualquier tipo de agente turístico, una asesoría y acompañamiento para abordar los 17 Objetivos de Desarrollo de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (ODS). Es decir, Biosphere acompaña a sus contratantes en un camino hacia la “sostenibilidad”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Nada Incluido (@nada_incluido)

Ahora bien, no hay que pasar por alto que estas certificaciones y sellos no están exentas de polémica, ya que hay muchas voces que aseguran que este tipo de servicios son pura fachada y show mediático, una forma de greenwashing donde importa más el ruido que las nueces. De hecho, José María de Alonso, gerente de la consultoría Koan, asegura en el documental que muchos políticos contactan con ellos directamente preguntando cuánto cuesta certificarse y cuál es la opción más rápida, pero sin pensar, ni un segundo, la importancia de este cambio. Personalmente desconozco cuánto de verdad hay detrás de estos sellos y prefiero mantenerme al margen de la polémica. Lo que si es que es cierto es que Tenerife lleva varios años planteando una transformación y, al margen de los problemas anteriormente mencionados, hay una evidente actitud de mejora.

Viendo el atardecer desde el mirador de San Andrés (Tenerife)

3b) Una conciencia sostenible cada vez mayor

Si algo pudimos comprobar en la isla es que, por suerte, cada vez son más los que priorizan la sostenibilidad por encima de otras cosas. Este discurso ha llegado a las empresas privadas y al sector público, por lo que hay un trabajo notorio en esa dirección. Oditen, El Cardón, Whale Wise Ecotour, Atlantic Eco Experience, Fundación Neotrópico y Naturteno son algunos de los proyectos con los que nos cruzamos durante el viaje y pudimos comprobar su conciencia responsable.

Realizando un tour con Oditen por el parque nacional del Teide (Tenerife)

3c) Alternativas al turismo de sol y playa

Más allá de los atractivos que tiene en relación con el clima y el mar, Tenerife es una isla con variedad de planes: solo en este territorio se pueden encontrar hasta seis ecosistemas diferentes. Por fortuna, tanto a nivel público como privado, se está tratando de dar visibilidad a estas alternativas turísticas. En palabras de Valerio, responsable de El Cardón: “Es verdad que tenemos un territorio alucinante para hacer un turismo de sol y playa, pero también tenemos una isla de interior tremenda”.

Vistas desde el albergue El Bolico desde el parque rural del Teno

3d) Recuperar la identidad perdida

Aunque hay muchos lugares donde la turistificación ha arrasado con la esencia del mismo, cada vez hay más conciencia al respecto, y algunos de ellos trabajan por desandar, no sin esfuerzo, este trayecto. Por suerte, el norte de la isla se ha conseguido mantener ligeramente al margen, por lo que ahí es más fácil ver algo de ese Tenerife más auténtico. Y como muestra el parque rural de Teno, uno de los lugares que más nos sorprendió durante el rodaje.

Cabras en el recinto de la quesería Naturteno, en el parque rural Teno Alto (Tenerife)

3e) Recuperar espacio a los turoperadores

De los seis millones de turistas que recibió la isla en 2019, dos millones fueron británicos y 800.000 alemanes, y buena parte vinieron de manos de algún turoperador. Con los problemas que esto acarrea, no es de extrañar que David Pérez, concejal de turismo, reconociera que, a nivel político, están trabajando para depender menos de agentes externos y ser ellos quienes se vendan directamente en el exterior, obteniendo así más rentabilidad por cada viajero y pudiendo elegir el tipo de turista que más las interesa. En este sentido también ha afectado que, cada día, más usuarios organizan directamente sus viajes sin pasar por ninguna agencia o depender de terceros, por lo que en esta nueva realidad, la marca juega un papel más relevante

Turistas europeos paseando por el paseo marítimo de El Médano (Tenerife)

3f) Reducir el impacto del turismo en la fauna

Como comentaba más arriba, el tipo de turismo reinante en la isla ha tenido bastantes consecuencias negativas en su fauna, especialmente en los cetáceos. Sin embargo, cada vez hay una mayor conciencia del problema. Allí pudimos hacer un tour de avistamiento con Whale Wise Eco Tours, una empresa muy concienciada con el respeto a la fauna. Tal y como nos contó su máxima responsable, Mercedes Reyes: “Nosotros hacemos avistamiento de cetáceos sostenible porque tenemos en cuenta todos los impactos y tratamos de minimizarlos. Y responsable porque cogemos responsabilidad de aquellos impactos que no podemos minimizar y los delegamos en expertos”.

Durante un tour de avistamiento de cetáceos en Tenerife con Whale Wise Eco Tours

A nivel administrativo también se trabaja en esta batalla. Durante la producción del documental (noviembre de 2020) estaba cerrada la concesión de permisos para realizar este tipo de actividades, una forma de controlar el número de embarcaciones operando. Además, todo aquel que quiera realizarla necesita dos licencias, una a nivel nacional y otra a nivel local, favoreciendo un mayor control. Ahora bien, desde la ACEST nos reconocieron que, pese a los esfuerzos gubernamentales, todavía hay muchas embarcaciones ilegales faenando.

Un embarcación de avistamiento de cetáceos junto a la localidad de Los Gigantes, en Tenerife

3g) Un 48% de espacios protegidos en la isla

Uno de los puntos fuertes de Tenerife es que casi la mitad de la superficie de la isla corresponde a espacios naturales protegidos. Además del parque nacional del Teide, en el territorio tinerfeño hay otros 42 recintos de este tipo. Esta distinción se otorga a lugares dedicados a la conservación de la naturaleza y sujetas, por lo tanto, a un régimen jurídico especial para su protección. Esta fórmula da al Cabildo un mayor poder para proteger su entorno.

Vistas desde el volcán Samara, en el parque nacional del Teide (Tenerife)

4) ¿Es Tenerife un destino sostenible? Mi opinión personal

No puedo cerrar este artículo sin hacer una pequeña reflexión sobre esto. Sí que me gustaría dejar claro que es una opinión 100% personal, basada en la información que he podido recabar, mi experiencia durante este viaje y en las personas que entrevistamos en la isla, pero remarcando que no soy ningún especialista en materia de sostenibilidad. Aclarado esto, y dejando al margen de la mencionada certificación Biosphere, diría que me resulta difícil, hoy en día, considerar Tenerife como un destino sostenible. Durante demasiados años el proyecto turístico de la isla ha sido, exactamente, lo que los turoperadores han querido que sea, por lo que la cultura del sol y playa y el turismo de masas está demasiado arraigado.

Bañistas en playa Chica, El Médano (Tenerife)

Ahora bien, está claro que, de un tiempo a esta parte, está habiendo un creciente interés por la sostenibilidad, tanto a nivel particular, como empresarial y político, por lo que el futuro de la isla a medio y largo plazo se presenta con optimismo. También es cierto que el fuerte batacazo económico que ha traído la pandemia ha roto los planes y prioridades de todos, por lo que sería muy atrevido asegurar que esto va a seguir por el mismo camino. Así que, como en tantas otras cosas, el tiempo dirá, aunque los cimientos sobre los que se construye el porvenir turístico de la isla son esperanzadores.

Haciendo un tour de avistamiento de cetáceos en Tenerife

5) Agradecimientos

Termino dando las gracias todas las personas, personalidades y empresas de Tenerife que han participado en este documental, además del Cabildo, quienes también han querido darnos su punto de vista de todo esto. Gracias también a Chapka por patrocinar este proyecto, a Zalba-Caldú por apoyarlo y a Yescapa por facilitarnos la autocaravana, una opción perfecta para moverse y alojarse en la isla. Y, como no, a Alberto Menéndez por acompañarme en esta nueva aventura responsable.

Aparcando la autocaravana en Santa Cruz de Tenerife

Tras unos días por Tenerife y tras este trabajo de investigación, está claro que los encantos de este destino van mucho más allá de su sol y su playa, por lo que solo espero que este camino hacia la sostenibilidad que han emprendido les lleve a un lugar mejor.

Todos los artículos sobre el proyecto Bienviajados

Tenerife


Sergio Otegui Palacios

Trabajo en El Fabricante de Nubes, una productora audiovisual en Zaragoza. Recorro el mundo con una mochila a la espalda y una cámara en la mano y os lo cuento en Nada Incluido, mi blog de viajes. Vídeo, fotografía, publicidad, viajes, lo que surja. How can I help you?

Comentarios (8)

  • Con Tenerife tengo sentimientos encontrados, hay zonas más naturales que me encantan, especialmente el norte, y otras que me horrorizan precisamente por eso que comentas del turismo de masas (los Cristianos, etc.), en la que todo está adaptado para el turista alemán o inglés.

    Cuando estuve allí en 2017 recuerdo que la llegada hasta la base del teleférico en el Teide era gratuita, pero para subir hasta el mismo pico había que pagar por el teleférico y solicitar un permiso (gratuito), lo cual era al menos una medida disuasoria para aquellos que quieren entrar “hasta la cocina” con el mínimo esfuerzo…

    Estoy de acuerdo contigo en que es complicado que la isla se convierta en destino sostenible después de tantas décadas ofreciendo ese turismo al más puro estilo de las películas de José Luis López Vázquez, pero esperemos que con el tiempo la gente y sobre todo las instituciones tomen conciencia de que otra forma de viajar es posible sin alterar el entorno. Un saludo

  • Cada vez los viajeros somos más consciente con temas como el maltrato animal o la sostenibilidad, algo que me parece muy lógico.

    El turismo de sol y playa, el turismo low cost, la sobre explotación turística y un largo etc son perjudicales a largo plazo, al menos si se abusa de ese tipo de turismo, de modo que la consecución de la certificación Biosphere, sea real o un intento, sólo puede mejorar las cosas, y creo que eso al menos lleva un buen camino.

  • ¡Hola, Sergio! Nos parece muy interesante el análisis que haces de la situación del turismo en nuestro querido hogar. La verdad es que nuestras islas merecen un turismo de calidad que no dañe el medio ambiente que tenemos el privilegio de disfrutar, y todos los implicados debemos trabajar en pos de ese objetivo. ¡Gracias y saludos desde Canarias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *