Ruta por Chiang Rai – To my love

En el templo blanco de Chiang Rai - Wat Rong Khun (Tailandia)

Fue en 2014, tenía 24 años y apenas comenzaba este proyecto de viajes. Esa fue la primera vez que Asia en general y Tailandia en particular se cruzaron en mi camino. 5 años después escribo este post, pero no para rememorar lo vivido entonces, sino para contar un nuevo viaje por estos lares. Un viaje que empezó con una ruta por la provincia de Chiang Rai.

En el templo blanco de Chiang Rai - Wat Rong Khun (Tailandia)

Y es que, por segunda vez en mi carrera como trotamundos, la vida me volvió a llevar a Tailandia, aunque ahora con unos compañeros diferentes. Celia, Amaia y Judit, tres de las mejores cosas que me dio mi paso por la universidad, querían hacer un viaje “Nada Incluido”. Y tras varios meses intentando cuadrar agendas e intereses, conseguimos hacerlo en Tailandia. Y Chiang Rai sería la primera parada.

Cómo ir a Chiang Rai

Chiang Rai es una de las provincias que conforman el norte de Tailandia. Es de entender que, en un país de esta longitud (más de 2000 kilómetros de punta a punta), cualquier viaje hasta el norte implique, como poco, un desplazamiento considerable. Pero opciones hay. La más sencilla es coger algún vuelo directo hasta ahí, aunque es un aeropuerto pequeño y quizás no te resulte barato (ni rápido) encontrarlo. Si insistes en la vía aérea, consulta también las opciones al aeropuerto de Chiang Mai. Aunque más de 3 horas de carretera separan ambas ciudades, una vez estés en la primera es relativamente fácil llegar a la segunda.

Ver transporte de Chiang Mai a Chiang Rai

Desde Chiang Mai salen varios buses a su vecina con R, además de infinidad de tours, generalmente de día. Y en este formato fue precisamente como lo recorrimos nosotros, en una ruta guiada con el bueno de Bankzy. Nacido a mediados de los 90 en una zona rural del norte, este amistoso tailandés se gana en los últimos años la vida como taxista en el aeropuerto de Chiang Mai. Allí suele recoger a los turistas recién llegados para llevarlos adonde sea que duerman, aunque a los más afortunados les ofrece un tour… ¡y estos lo aceptan! Y es que el día que pasamos con él fue uno de los mejores de este viaje y de mis días en Tailandia.

Todos mis posts sobre Tailandia y el Sudeste Asiático

Qué ver en la provincia de Chiang Rai

A bote pronto, si ya has leído algo de información sobre Tailandia, estoy seguro de que sabrás de la existencia del templo blanco de Chiang Rai, uno de los emblemas de la ciudad nortailandesa y del país en general. Sin embargo, tanto la urbe como la provincia tiene bastantes más cosas para hacer, por lo que es un sitio interesante para incluir en tu ruta. Si prevés hacer noche por ahí, aquí te dejo algunas recomendaciones.

  • 8 euros la noche cuesta el Mercy Hostel valorado con sobresaliente en Booking.

Ver Mercy Hostel

  • Si buscas algo más fino para ir con tu pareja, échale un vistazo al Baan Jaru. 32 € cuesta la habitación doble en este alojamiento tan bien puntuado.

Ver alojamiento Baan Jaru

  • Para presupuestos holgados, 75 euros es el precio de la habitación doble en el hotelazo Nak Nakara, piscina incluida.

Ver hotel Nak Nakara

  • Airbnb también tiene bastantes buenas opciones para ofrecerte en Chiang Rai.

25 € de regalo en AirBnb

Homestay en Khun Lao (Chiang Rai, Tailandia)

En nuestro caso, el alojamiento estaba incluido en el tour que contratamos, excursión que empezó muy pronto (a las 7 de la mañana) y con mucho sueño (después de un viaje en bus nocturno de 10 horas). Pero en el momento que conocimos a Bankzy, se nos recargaron las pilas.

¿Quieres hacer la ruta por tu cuenta? Alquílate un coche

Thaweesin Hotspring

Nuestra primera parada sería por una cuestión de gases y líquidos. Y no es que tuviéramos que ir al baño, que también, sino que en la provincia de Chiang Rai se encuentran las Thaweesin Hotspring, unas fuentes termales ideales para estirar un poquito las patas.

Varios lugareños en Thaweesin Hotsprings, unas fuentes termales de Chiang Rai (Tailandia)

Varios “estanques” de varios tamaños y diversas temperaturas conviven con una cantidad considerable de restaurantes y tiendas de suvenires. Un sitio curioso, aunque tampoco le dediques más tiempo del estrictamente necesario.

5% de descuento en seguro de viaje de Iati

Un bus parado en Thaweesin Hotspring (Chiang Rai, Tailandia)

El templo Wat Saeng Kaeo Phothiyan

Como ya podrás saber por diversas fuentes, en Tailandia hay casi tantos templos como árboles, pero solo algunos tienen verdadero sabor turístico. Y es que la gran mayoría pueden impresionar a primera vista, pero si entras en detalle son como parroquias de barrio con decoración de tienda china. ¿Y este?

Entrada al Wat Saeng Kaeo Phothiyan de Chiang Rai (Tailandia)

Pues reconozco que a primera vista pensaba que estaba ante uno de estos, pero la realidad es el que templo Saen Kaeo Phothiyan merece la pena, más aun viendo los pocos turistas que se dejan caer por aquí. Eso sí, pese a la armonía y belleza del espacio…

En el Wat Saeng Kaeo Phothiyan de Chiang Rai (Tailandia)

… prepárate para enfrentarte a cualquier elemento decorativo “random” que se te ocurra, como una estatua que representa a los no creyentes como demonios que utilizan redes sociales en el móvil y calzan unas zapatillas Converse.

Estatua con zapatillas Converse en el templo Wat Saeng Kaeo Phothiyan de Chiang Rai (Tailandia)

Aunque quizá no sea lo más raro que veas por ahí.

Estatua de Ghanesa en el templo Wat Saeng Kaeo Phothiyan de Chiang Rai (Tailandia)

Decoraciones al margen, aquí aprendí que cuando los budistas entran a rezar a los templos tienen que hacerlo de rodillas y moverse de esa manera, manteniendo siempre sus pies orientados hacia la puerta. Una vez cerca del altar, ahí rezan tres veces, una por Buda, otra por el monje que esté ahí y otra por alguien que no entendí, así que cada cual se componga su propia historia.

Budista rezando en el Wat Saeng Kaeo Phothiyan de Chiang Rai (Tialandia)

El templo blanco de Chiang Rai – Wat Rong Khun

Como ya he comentado más arriba, sin duda el templo blanco Wat Rong Khun es el centro de todas las miradas en Chiang Rai. Y con razón. Y es que, en un país de tantos templos de colores, impresiona, y de qué manera, ver un edificio de estas características.

Wat Rong Khun, el templo blanco de Chiang Rai (Tailandia)

Fue en 1997 cuando se colocó la primera piedra (blanca) del Wat Rong Khun, pero se estima que su construcción podría llevar varias décadas de trabajo. Este rocambolesco edifico es obra del artista tailandés Chalermchai Kositpipat, con quien no es difícil toparse por allí.

El templo es visitable tanto por fuera, gratuitamente, como por dentro, previo pago de 100 Baths (unos 3 euros), aunque el exceso de turistas con el coincidimos nosotros nos echó para atrás. No nos supo a poco disfrutarlo desde lejos.

Turistas en el Wat Rong Khun, el templo blanco de Chiang Rai (Tailandia)

Por cierto, a un minuto de ahí hay un restaurante donde se come muy bien y sorprendentemente barato. Como el nombre está en tailandés, te pongo la ubicación por si te apetece darle una probadita.

Plato Khao Soi junto al Wat Rong Khun de Chiang Rai (Tailandia)

El templo azul de Chiang Rai – Wat Rong Suea Ten

Bastante menos conocido que su pálido vecino, pero nada despreciable. El Wat Rong Suea Ten es un templo donde predomina el azul sobre todas las cosas, tanto por fuera como por dentro.

Fachada del Wat Rong Suea Ten, el templo azul de Chiang Rai (Tailandia)

Aunque este «apitufado» edificio fue abierto en 2016, lo hizo para sustituir a un malogrado templo que allí se erguía durante unas cuantas décadas. Parece ser que Chiang Rai es un destino que inspira a los artistas.

Interior del Wat Rong Suea Ten, el templo azul de Chiang Rai (Tailandia)

El gran Buda de Chiang Rai

Como les gusta a los tailandeses competir a ver quién la tiene más grande. La estatua de Buda, me refiero.

Y es que no hay provincia en este país que no tenga su particular Buda gigante, algunos en posiciones inverosímiles. El de Chiang Rai, ubicado junto a la pagoda china Wat Huay Pla Kang, mide 25 metros, y es el más grande del norte del país. Aunque se puede visitar por dentro, no hagas la turistada de pagar 40 Baths por subir a la parte más alta, porque lo que vas a ver arriba merece poco la pena. Mucho más disfrutables y gratis son las vistas desde abajo.

Vistas desde lo alto el Big Buddha de Chiang Rai (Tailandia)

Campos de té en Singha Park

Por si no lo sabías, Tailandia produce su propia cerveza. Y aunque en los supermercados podrás encontrar unas cuantas marcas diferentes, la mayoría de bares y restaurantes te ofrecerán Chang (la más famosa, su nombre significa “Elefante”), Lio (la más suave, significa “León”) y Singha (la más antigua, significa “Dragón”), cada una representada en la etiqueta con el animal al que corresponde su traducción. Vale, ¿y esto que tiene que ver con el té?

Pues resulta que, no hace mucho tiempo, la marca Singha tenía en esta región de Chiang Rai unos campos de cebada, pero que terminó trasladándolos a otros países para abaratar costes. Aunque lejos de desvincularse de este terreno, la cervecera levantó allí Singha Park, donde hay, entre unas cuantas atracciones, una importante extensión de campos de té.

Campos de té en el Singha Park de Chiang Rai (Tailandia)

El parque nacional de Khun Chae

Me pongo “serio” para contarte lo que para nosotros fue, sin duda, lo mejor de esta ruta por Chiang Rai. Y, porque no decirlo, uno de los mejores momentos de este nuevo viaje por Tailandia. Como te comentaba al principio, nuestro deambular por esta provincia fue bajo la tutela de Bankzy, un lugareño que se gana la vida como taxista en el aeropuerto de Chiang Mai. Pero entre tantos, algunos afortunados se apuntan a descubrir con él los secretos de estas provincias.

Aldea en el parque nacional Khun Chae (Chiang Rai, Tailandia)

Después de pasar este divertidísimo y consentidísimo día con él, Bankzy nos invitó a dormir en una aldea de menos de 200 habitantes en el corazón del parque nacional Khun Chae. El pueblo donde él nació y creció, y donde hoy en día sigue viviendo su familia.

Allí mismo han levantado un “Homestay”, un alojamiento rural donde reciben a aquellos viajeros interesados en descubrir esta provincia fuera del patrón turístico. No es un hotel cinco estrellas, pero te aseguro que no vas a echar nada en falta.

Homestay en Khun Lao, Chiang Rai (Tailandia)

Allí dormimos, nos levantamos y dimos comienzo a una divertidísima excursión en camioneta (pick up) por los entresijos del parque nacional Khun Chae. Unos 270 kilómetros cuadrados mide este espacio protegido, aunque nuestro recorrido no fue más allá unas horas entre las aldeas principales.

Vistas del parque nacional Khun Chae (Tailandia)

Precisamente en una de esas aldeas, en Khun Lao, hicimos una cata de tés con unas vistas excepcionales. Lástima que la cuenta se les fuese un poquito de la manos.

Khun Lao, aldea en el parque nacional Khun Chae (Chiang Rai, Tailandia)

Pero ni la “clavada” consiguió amargarnos el sabor de esa preciosa mañana en las entrañas del parque nacional Khun Chae, pese a la mojada que nos pegamos durante el regreso bajo la lluvia al ritmo de la canción de “To my love”. Inolvidable.

Recorriendo en furgoneta bajo la lluvia en el parque nacional de Khun Chae (Chiang Rai, Tailandia)

Pase lo que pase, si tienes planeado visitar Chiang Rai te recomiendo que busques alguna persona local que te pueda brindar experiencias de este tipo. Si te ha gustado nuestro periplo, entonces no dudes en contactar directamente con Bankzy: lo vas a disfrutar.

¿Quieres vivir una experiencia así? ¡Hablemos por email!

Esta increíble ruta por Chiang Rai fue una esas cosas que solo te pasan cuando viajas con espacio para la improvisación, cuando dejas hueco a que el destino te sorprenda. Y es que a veces el mejor plan es el de no tenerlo. Seguimos con Pai. ¿Te vienes?

Más información de utilidad en nuestra guía de viajes de Malasia, Tailandia, Camboya y Singapur

Chiang Rai


Sergio Otegui Palacios

Trabajo en El Fabricante de Nubes, una productora audiovisual en Zaragoza. Recorro el mundo con una mochila a la espalda y una cámara en la mano y os lo cuento en Nada Incluido, mi blog de viajes. Vídeo, fotografía, publicidad, viajes, lo que surja. How can I help you?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios (6)

Un proyecto de El Fabricante de nubes

En colaboración con Orix Systems

Icono de Facebook para las redes sociales de Nada Incluido - Blog de viajes  Icono de Twitter para las redes sociales de Nada Incluido - Blog de viajes  Icono de Instagram para las redes sociales de Nada Incluido - Blog de viajes  Icono del mail a Nada Incluido - Blog de viajes