Qué ver en Pai – La tostada de aguacate

En un mirador en el cañón de Pai (Tailandia)

Vivimos en la era de la comodidad, en la era del aquí y ahora. Cada día viajamos más y más lejos, pero allí donde vamos esperamos tener a mano todo lo que tenemos en casa. Y para conseguirlo, transformamos el mundo y dejamos que el mundo se transforme. Y así, día a día, todos somos un poquito más iguales. Reflexiones que despertó esta ruta por Pai, una provincia que me gustó tanto como me hizo pensar. Pero vamos por partes.

En un mirador en el cañón de Pai (Tailandia)

La última vez que hablamos, acabábamos de pasar unos días en Chiang Rai, la provincia del nortailandesa que es mucho más que su templo blanco. Chiang Rai fue la primera parada de esta travesía por la Tailandia septentrional, pero no la única. Pai sería nuestro siguiente objetivo.

Cómo llegar a Pai

Antes de nada, comentarte que Pai es uno de los pueblos más de moda por estos lares, por lo que no te van a faltar opciones para llegar hasta ahí. El mejor punto de partida para encarar esta etapa será Chiang Mai, desde donde podrás encontrar taxis, tours… ¡incluso aviones! en esta dirección. Pero si prefieres algo más económico, entonces echa mano de las minivan que salen cada pocas horas desde la estación de buses Chiang Mai Arcade.

Ver transporte de Chiang Mai a Chiang Rai

Estación de Minivans a Pai en la Chiang Mai Arcade (Tailandia)

Desde las 6:30 de la mañana hasta las 5:30 de la tarde, con frecuencia horaria, salen furgonetas de la compañía Prempracha rumbo a Pai. El viaje son unas 3 horas y la carretera es una sucesión infinita de curvas, pero la realidad es que, tanto a la ida como a la vuelta, gracias a la sorprendente delicadeza de nuestros chóferes, no hubo que lamentar mareos. Además, a mitad de camino harás una parada sanitaria. De esta guisa llegamos nosotros a Pai hacia el mediodía, con energía suficiente para iniciar la búsqueda de alojamientos.

Todos mis posts sobre Tailandia

Minivan en la ruta de Chiang Mai a Pai (Tailandia)

Dónde dormir en Pai

Redundo sobre la misma idea: Pai es una localidad MUY turística, por lo que, pese a su tamaño, la oferta de hospedaje (y gastronómica) es inmensa. No te agobies si no llevas nada reservado porque lo vas a encontrar (hay más de 300 hoteles en la zona), aunque si prefieres dejarlo atado, aquí te dejo algunas buenas opciones:

  • Entre tanto oferta, es de entender que Airbnb tenga también mucho que decir. Si te gusta alojarte en casas de locales, aquí te dejo un descuento sugerente.

25 € de regalo en Airbnb

  • Si te conformas con una habitación compartida en un hostal, 7€ cuesta la cama en el alojamiento Baan Mai Sak.

Ver hostal Baan Mai Sak

  • Una opción más íntima para ir con tu pareja es el Pai Country Hut, donde por unos 25€ la noche dormirás en unos idílicos bungalows junto al río.

Ver hotel Country Hut

  • Si eres más de restorts, unos 100 euros cuesta la dobe en The Oia Pai Resort. Un hotel muy instagrameable.

Ver The Oia Pai Resort

La verdad que, con todo lo bonito que vimos por ahí, nosotros no estuvimos demasiado acertados en nuestra elección, así que he preferido recomendarte opciones más contrastadas. Alojados, parecía un buen momento para salir a ver Pai.

Los bungalows son una de las mejores opciones de alojamiento en Pai (Tailandia)

La localidad de Pai

Si has estado en Indonesia, quizá entiendas si te digo que el pueblo de Pai me recordó muchísimo a Ubud. Si no has estado en Indonesia, entonces te digo que Pai es un pueblo con encanto pero poca personalidad, una de esas localidades que hacen los asiáticos para que cualquier turista del mundo pueda sentirse cómodo.

Turistas paseando por la calle Weing Tai (Pai, Tailandia)

Aunque la provincia de Mae Hong Son me “chifló”, el pueblo de Pai me dejó un regusto extraño. Y es que, aunque es bonito, está cuidado y tiene una oferta turística para todos los gustos, me produce cierta impotencia ver como todos vamos hacia la misma dirección en detrimento de la esencia de los lugares.

Opiniones de viajero romántico al margen, Pai es hoy en un día uno de los destinos mochileros por excelencia de Tailandia, un lugar donde conviven los turistas, los locales dedicados al turismo y una arraigada comunidad hippie.

Una moto por una de las calles comerciales de Pai (Tailandia)

Lo mejor que ofrece el pueblo es el paseo junto al río del mismo nombre y los puentes que lo cruzan…

… además de un mercado en la calle principal que por la noche se llena de puestos de comida. Prueba la lasaña y las tostadas de aguacate, primer aviso.

Mercado nocturno (night market) de Pai (Tailandia)

Cenes donde cenes, cena bien, porque otro de los planes para hacer en la localidad de Pai es salir de fiesta. Si te encaja, acude por la noche a esta zona, donde encontrarás bastantes opciones de ocio hasta las 12 AM. Si te quedas con ganas de más, el bar Don’t Cry abre hasta las 3 AM. No es que sea yo un amante del ocio nocturno, pero en sitios con tanta mezcla de cultura siempre me resulta divertido.

Noche de fiesta en la discoteca Don't Cry de Pai (Tailandia)

Pero, como decía, lo mejor para ver en Pai no es Pai, sino Mae Hong Son, la provincia en la que se encuentra. Así que vete haciéndote con una moto y sal a recorrer los alrededores.

Cómo moverte por Pai

¿Una moto? Sí, imagino que ya lo sabrás, pero, si no lo sabes, en Asia en general y en Tailandia en particular es casi tan fácil y barato alquilar una moto como una bicicleta, y en el caso de Pai es una opción casi obligatoria. Y es que, pese a la curvilínea carretera que lleva hasta ahí, una vez llegas a Pai, las carreteras de alrededor son bastante decentes y hay poco tráfico, por lo que, aunque no tengas mucha o ninguna experiencia sobre dos ruedas, puedes conseguirlo.

¿Prefieres ir en coche? Alquílalo en esta web

Ruta en moto hacia las Sai Ngam Hot Spring, en la provincia de Mae Hong Son (Tailandia)

Y como prueba Amaia, que sin apenas haber cogido una moto en su vida, estuvo dos días disfrutando de las posibilidades que da un vehículo así en un lugar como este. Unos 7 euros, incluyendo la gasolina, nos costó cada uno de los días de moto que alquilamos en Pai. Más los 12 de la multa.

¿La multa? Sí, la multa. Quizá no lo sepas, pero hay una cosa que se llama carnet de conducir internacional que a veces te lo piden para alquilar un vehículo en el extranjero. Pues en Tailandia pedirlo no lo piden, ya que puedes coger las motos sin ningún control, pero hay “controles aleatorios” de policía por este motivo. Controles curiosamente ubicados a la salida de Pai, justo en el camino hacia la gasolinera (las motos te las suelen entregar sin gasolina), un punto por donde tienes que pasar SÍ o SÍ para iniciar tu ruta.

Motos repostando en una gasolinera a la salida de Pai (Tailandia)

Vamos, una trampa para turistas. Hasta 20 extranjeros nos llegamos a juntar, a la misma hora, en la comisaria para pagar la turistada. Era tanto el cachondeo, que hasta los policías se reían con (de) nosotros. Nos pareció todo tan absurdo y divertido que ni nos dolió abonar la multa, aunque perdimos bastante tiempo por este motivo. Si quieres evitarlo, hazte con el carnet internacional. Si no lo haces y te toca apoquinar, la policía te dará un papel que, en teoría, puedes usar como carnet provisional en Tailandia durante una semana.

Por cierto, la moto es, sin duda, la opción más divertida de recorrer esta provincia, pero NO la más económica si vas a visitar todos los sitios típicos. Y es que, los tours de día en furgoneta por la zona cuestan 600 baths (unos 20 euros) e incluyen las entradas. Pero si por tu cuenta visitas todos esos lugares pagando la entrada, además de la moto, te sale incluso algo más caro. Ahora bien, poder ir a tu marcha y parar donde quieras… no tiene precio.

¿Vas a coger moto? No te olvides del seguro de viajes

Recorriendo en moto las carreteras de Mae Hong Son (Tailandia)

Qué ver en los alrededores de Pai

Puestos en contexto, voy ya con mi lista de recomendaciones de todo lo que puedes hacer en Pai, que es mucho. Si haces la ruta en moto, ten en cuenta que los desplazamientos largos se te pueden hacer pesados y que moverte de noche no es recomendable, así que piensa bien tus movimientos. Para ayudarte en la tarea, voy a tratar de organizarte la ruta lo mejor posible.

La cueva Tham Lot

Empiezo por lo primero que visitamos, que es a su vez lo que más lejos está de Pai, a unos 50 kilometros (cerca de hora y media en moto). Un esfuerzo considerable, pero que merece muchísimo la pena. Mentiría si te dijera que he visitado muchas cuevas en el mundo, pero reconozco que esta me impresionó sobremanera. No por nada Tham Lot es la cueva MÁS GRANDE de Tailandia, con 1700 metros de longitud. Tan inmenso es ese lugar que hasta cabe un río dentro.

La cueva de Tham Lot (Mae Hong Son, Tailandia)

450 Baths (unos 14 euros) cuesta la entrada para tres personas, incluyendo una guía y su candil, y el paseo en barca para cada trío. Si vas en grupo de más o menos o gente, no hagas como nosotros y júntate con otros turistas para no pagar de más.

Oficina de Tickets para entrar a la cueva de Tham Lot (Mae Hong Son, Tailandia)

Pese al considerable desembolso, los cuatro disfrutamos muchísimo del paseo por aquella inmensa cueva plagada de estalactitas, estalagmitas y murciélagos. Resultaba divertido ver como las guías iban sacando parecidos razonables a todas las rocas con las que nos cruzamos, aunque a veces había que echarle demasiada imaginación.

Estalagmitas en la cueva de Tham Lot (Mae Hong Son, Tailandia)

Mi parte favorita fue el minipaseo en “góndola” de bambú por el río Nam Lang que atraviesa la cueva, un río absolutamente atestado de peces de un tamaño más que considerable. Será que el único depredador que tienen cerca es el turista salvaje.

Recorriendo en barca la cueva de Tham Lot (Mae Hong Son, Tailandia)

Importante, si vistas la cueva durante el atardecer (se pueden contratar tours de ida y vuelta por la tarde), podrás asistir al cambio de guardia: el momento en que los murciélagos salen a comer y los pájaros entran a dormir. Con todo ello, uno de los sitios que hay que ver en Pai.

Sai Ngam Hot Spring

Vaya por delante que no son las únicas aguas termales que hay en esta zona, pero nosotros nos decantamos por pagar los algo más de 200 Baths (6 euros) por persona que cuesta acceder a las Sai Ngam Hot Spring. Imagino que habrás estado alguna vez en un agua termal, pero si no es el caso, decirte que es una piscina natural de agua calentita.

Sai Ngam Hot Spring son unas termas cerca de Pai, en la provincia de Mae Hong Son (Tailandia)

El camino hasta ahí es precioso (están dentro de parque natural), y verdaderamente me quedé con ganas de perderme por alguno de esos senderos.

Alrededores de Sai Ngam Hot Spring, unas termas cerca de Pai, en la provincia de Mae Hong Son (Tailandia)

Pero limitarnos a darnos un chapuzón en aquella piscina y relajarnos un poco también fue un buen plan. Si me permites un consejo, trata de ir a las termas lo más pronto posible porque con el paso del día se llena de tours.

Cascada de Mo Paeng

Al igual que hay varias termas, también hay multitud de cascadas para ver en Pai, aunque la de Mo Paeng es una de las que más renombre tiene. Su precio son 100 Baths (3 euros) por barba, pero como no nos apetecía remojarnos otra vez, aprovechamos el viaje hasta ahí para comer por la zona. Y menudo éxito. A 5 minutos de la entrada de la cascada se encuentra este garito donde tan buena era la comida, como las vistas y el precio. Aunque prescindiéramos de la cascada, ninguno la echamos en falta.

Santichon Village – El pueblo “chino”

Allá por los tiempos de Mao Tse-Tung, unos cuantos chinos huyeron de las represiones de su país y trataron de buscarse la vida en otros países. Algunos llegaron a Tailandia, y una pequeña parte de ese grupo se asentaron en este lugar.

Paseando por el pueblo chino de Santichon Village, muy cerca de Pai (Tailandia)

Ahora bien, aunque la historia que rodea a este poblado puede ser interesante, vete haciéndote a la idea de que, hoy en día, Santichon Village se ha convertido en un parque temático para turistas. Vamos que más que a un pueblo chino tradicional me recordó a la zona china de Port Aventura. Así que, bajo mi punto de vista, interés tiene cero, se salva que apenas 10 minutos le separan de Pai…

Castillo en el pueblo chino de Santichon Village, muy cerca de Pai (Tailandia)

… y que cerca hay un mirador decente, el Yun Lai Viewpoint. Por lo demás, bajo mi criterio, una parada más que prescindible.

El cañón de Pai – Kong Lan

Si te digo que el pueblo chino es prescindible, te diré que el cañón de Pai es justamente lo contrario. ¡Qué maravilla de lugar!

Caminos del cañón de Pai, Kong La (Tailandia)

Aunque los alrededores de Pai son una sucesión continua de paisajes puramente asiáticos, el cañón sorprende, precisamente, por ser completamente diferente. De acceso gratuito (por ahora), este Kong Lan (en tailandés) es uno de los mejores miradores al atardecer que ofrece la zona.

Sol de atardecer en el cañón de Pai (Tailandia)

Ahora bien, que no te ciegue su espectacularidad y atractivo: las medidas de seguridad en este lugar son 0, algo que en un sitio así con tanto turismo me parece una temeridad. Y es que cualquier pisada en falso en el cañón podría ser lo último que hagas. Así que, por favor, sentido común, no te la juegues por ninguna foto y viaja siempre asegurado.

5% de descuento en tu seguro de viajes

Consejos de madre al margen, disfrútalo, porque de verdad que es un paisaje excepcional. Uno de los mejores sitios que hay para ver en Pai.

Paseando por el cañón de Pai, Kong La (Tailandia)

El puente de bambú – Boon Ko Ku So

Por terminar por todo lo alto con esta ruta por Pai, tanto como el mencionado cañón nos gustó el puente de bambú, otra de las atracciones de esta región nortailandesa. Aunque también es un destino habitual entre los tours, si vas a ir en moto hazlo con especial cuidado. Y es que, aunque todos los trayectos que te he presentado hasta ahora tienen carreteras más que aceptables, el tramo final que te lleva hasta el puente de bambú es algo más complejo, con bastante pendientes y un asfalto en no muy buenas condiciones.

Dicho esto, una vez estés ahí, te va a encantar. De hecho, lo único que no me gustó a mí de nuestro paso por el Boon Ko Ku So… ¡es el poco tiempo que pudimos dedicarle! Pues cuestiones de viaje, apenas estuvimos una hora recorriéndolo, aunque yo podía haberle echado toda la mañana.

Recorriendo el puente de bambú cerca de Pai (Mae Hong Son, Tailandia)

Detrás del usufructo turístico que ahora mismo tiene el puente, la razón de su existencia no es otra que la de permitir a los monjes de los templos más remotos acudir a las poblaciones de la zona.

Caseta en el puente de bambú cerca de Pai (Mae Hong Son, Tailandia)

Tan alucinante es el puente de bambú en sí (me flipa la capacidad de resistencia de este material), como el paisaje sobre el que se levanta. Y es que el Boon Ko Ku Su no está ahí por cuestiones fluviales, si no que sobrevuela los campos de arroz que hay ahí plantados. ¡Preciosa estampa!

Por cierto, el Bamboo Bridge no es el único puente célebre que hay para ver en Pai. Por allí también está el “Memorial Bridge”, un puente bombardeado durante la II Guerra Mundial que también es carne de turista. A nosotros no nos dio tiempo de visitarlo, pero muchos lo recomiendan.

Puente de bambú en Mae Hong Son (Tailandia)

Este puente de bambú fue lo último que pisamos en esta ruta por Pai y alrededores. Una localidad que, pese a la mencionada transformación turística a la que se enfrenta, todavía conserva en sus alrededores la esencia de un continente único. Nuestro siguiente para sería Chiang Mai, una ciudad que nos sorprendió con el precioso festival de las luces Loy Krathong. Pero de eso hablamos en el post siguiente, ¿vale?

Más información de utilidad en nuestra guía de Tailandia.

Pai


Sergio Otegui Palacios

Trabajo en El Fabricante de Nubes, una productora audiovisual en Zaragoza. Recorro el mundo con una mochila a la espalda y una cámara en la mano y os lo cuento en Nada Incluido, mi blog de viajes. Vídeo, fotografía, publicidad, viajes, lo que surja. How can I help you?

Responder a Consejos para viajar a Tailandia | Viajes Nada Incluido Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comments (10)

Un proyecto de El Fabricante de nubes

En colaboración con Orix Systems

Icono de Facebook para las redes sociales de Nada Incluido - Blog de viajes  Icono de Twitter para las redes sociales de Nada Incluido - Blog de viajes  Icono de Instagram para las redes sociales de Nada Incluido - Blog de viajes  Icono del mail a Nada Incluido - Blog de viajes