El Matarraña – Reconexión rural

Cruzando el puente de piedra Valderrobres, uno de los pueblos que hay que ver en el Matarraña (Aragón)

Me está costando escribir sobre viajes este año, en parte por la falta de movimiento propia de esta época, pero, especialmente, por la falta de motivación. Y en ese contexto me refugié unos días por el Matarraña, una escapada de desconexión en pareja que, paradójicamente, me conectó de lleno con mi pasión por ver el mundo. Y para celebrar esta reconexión, hoy escribo sobre qué ver en el Matarraña.

La última vez que hablamos fue de Bienviajados, un documental sobre el futuro de los viajes tras la pandemia en el que he estado trabajando (mucho) en los últimos meses. Pero después un largo período de demasiada silla y ordenador, me apetecía aislarme un poco de pantallas, teclados y emails, y la comarca del Matarraña parecía una opción perfecta para este cometido.

El Matarraña, una de las regiones más bonitas de Aragón

Allí donde Aragón juguetea con Cataluña y la Comunidad Valenciana se encuentra el Matarraña, una de las 33 divisiones territoriales que conforman el territorio maño. Una comarca más, pero no una comarca cualquiera. Quizá mis raíces aragonesas no me permitan juzgar con objetividad a mi propia tierra, pero me atrevo a decir que el Matarraña es una de las opciones rurales más completas de España.

Ubicada en la siempre interesante provincia de Teruel, menos de 20 pueblos y 9.000 habitantes conforman el Matarraña, bautizada como el río que la atraviesa. En 2015 la revista Vogue la apodó como “La Toscana española”, pero esta región tiene tanta personalidad que quizá es la Toscana a quien habría que apodarla como “el Matarraña italiano”.

Dónde dormir en el Matarraña

Una vez pusimos el foco en el Matarraña, tocaba elegir un buen lugar para dormir. En líneas generales, te diré que posibilidades hay muchas y que, al no ser una región muy extensa, no te tocará hacer grandes desplazamientos. Ahora bien, no está de más tener cerca alguno de sus pueblos más importantes por cuestiones logísticas.

  • Una opción económica y bien ubicada es el hotel el Salt, en Valderrobres. Menos de 70 euros te costará la habitación doble.

Ver Hoter el Salt en Valderrobres

  • Si puedes estirar algo más el presupuesto, echa un vistazo al hotel del Sitjar, en Calaceite. Por unos 100 euros la pareja podrás hacer noche.

Hotel del Sitjar en Calaceite

  • Si te apetece darte el caprichazo, entonces, sin dudarlo, resérvate una habitación en el hotel Torre del Marqués, en Monroyo. Unos 250 euros pagarás por dormir ahí.

Hotel Torre del Marqués en Monroyo

  • Nosotros fuimos extremadamente felices en una casita de campo que encontramos por Airbnb. Uno de los alojamientos más especiales en los que he estado en mi vida. Ideal para olvidarte del mundo.

25 € de regalo en AirBnb

Ubicados y alojados, ya solo quedaba salir a ver el Matarraña. Aunque, por su tamaño, en dos o tres días es perfectamente posible visitar la mayoría de sus atractivos, nosotros quisimos hacer turismo a fuego lento aprovechando que íbamos a estar casi una semana deambulando por aquellos lares.

Breve historia sobre el Matarraña

Antes de comenzar con la información puramente turística, me gustaría darle un pequeño espacio a la historia de la región. Para hablar del tema con propiedad, le he pedido a Sergio Martínez, de la web Historia de Aragón, que haga un resumen de los principales acontecimientos. Te dejo con él.

A pesar de su orografía montañosa, la zona del Matarraña siempre ha sido un punto de comunicación y de unión entre las tierras del interior y la costa mediterránea. Eso hace que encontremos presencia humana ya desde la prehistoria que incluso ha dejado ejemplos de pinturas rupestres de estilo levantino en la Roca dels Moros, cerca de Cretas, o en Fenellassa, en Beceite, declarados como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Si avanzamos más en el tiempo y nos vamos a época íbera, también había varios núcleos poblacionales de importancia, aunque acabarían siendo por lo general abandonados a partir de la conquista romana que comienza en el 218 a.C.

La organización territorial que vemos hoy en día se la debemos a la repoblación de la zona. Este proceso fue impulsado tras la conquista cristiana a partir del siglo XII durante el reinado de Alfonso II el Casto. Y es que de nada servía conquistar un territorio si luego no había quien lo trabajara y defendiera, por lo que se impulsaron iniciativas para atraer a nuevos pobladores. En el caso del Matarraña se buscó repoblar a través de órdenes militares como la de Calatrava y también del arzobispado de Zaragoza, a quienes se les dio buena parte de las tierras. Este arzobispado fue, por ejemplo, el impulsor de la construcción tanto del castillo como de la iglesia de la localidad de Valderrobres.

Los pueblos más bonitos del Matarraña

Volviendo a lo puramente turístico, pese a que el Matarraña son muchas cosas, para mí es, por encima de todo, una joya rural. Aunque te diría que cualquiera de sus 18 municipios puede antojarse apetecible en un momento dado, hay algunos que brillan con más intensidad.

Ver coches de alquiler en España

Valderrobres

A poco que hayas indagado sobre la región, seguro que el nombre de Valderrobres (que no Valderrobles) te suena familiar. Y es que este pueblo no es solo la capital administrativa y su localidad más poblada, sino uno de los lugares que hay que ver en el Matarraña.

Con más de 1.000 años de vida, esta villa amurallada alberga varias muestras de inigualable valor artístico. Aunque pueden encontrarse distintos estilos arquitectónicos en sus calles, destaca la importancia del gótico visible en algunas de sus casas…

… pero, sobre todo, en sus edificios más emblemáticos: la iglesia de Santa María la Mayor, el castillo del Arzobispo, el puente de piedra y el arco de San Roque. Solo por cruzar ese puente ya nos mereció la pena ir hasta ahí…

…aunque también disfrutamos mucho recorriendo sus callecitas.

Calaceite

Si nos guiamos en el número de habitantes, Calaceite es el segundo pueblo más importante del Matarraña, una posición parecida a la que ocuparía, según yo mismo, en un ranking de belleza.

Al igual que Valderrobres, Calaceite se encuentra en la lista de los pueblos más bonitos de España. ¡Y tanto que lo es!

Me encantó ver su carismático ayuntamiento del siglo XVII junto a esa plaza de España llena de soportales…

…amen de su iglesia parroquial de la Asunción. Pero al margen de estos monumentos con nombre propio, Calaceite es otro pueblo para callejear sin rumbo.

La Fresneda: otro pueblo qué ver en el Matarraña

Aunque tiene menos fama que los anteriores y no está en la lista de los pueblos más bonitos de España, para mí, La Fresneda, fue la gran sorpresa de esta ruta. Allí fuimos de rebote y sin mucha información, pero fue visitar su plaza Mayor de estilo gótico-renacentista…

… recorrer su extensa red de soportales

… y subir hasta la iglesia de Santa María La Mayor para sucumbir a sus encantos.

Bueno, también influyó lo bien que comimos, pero eso lo detallaré más abajo. Además, tuvimos la fortuna de verlo sin coches, una suerte que no pudimos experimentar en otras localidades del Matarraña.

Otros pueblos para visitar en el Matarraña

Vistos ya los, bajo mi criterio, tres pueblos más bonitos del Matarraña, nuestra ansia rural nos llevaría a conocer algún otro de los que conforman este territorio aragonés. Como las distancias son cortas y las carreteras decentes, tuvimos tiempo de sobra para visitar hasta el último callejón.

Beceite

Beceite es uno de los pueblos con más fama del Matarraña, pero su nombre tiene más que ver con la ruta senderista que allí empieza (de la que luego hablaré), que con el interés turístico del pueblo en sí.

Ahora bien, sin alcanzar el nivel de sus vecinos, Beceite nos pareció suficientemente atractivo como para invertir un ratito en recorrer su casco histórico de influencia árabe.

Cretas, un pueblo medieval que ver en el Matarraña

Pese a que a mí no me impresionó tanto como otros, Cretas es uno de esos pueblos medievales que te hacen viajar en el tiempo cuando los recorres.

Aunque las primeras piedras en este pueblo se pusieron en tiempos de Alfonso I, fue a partir del siglo XV cuando se construyeron algunos sus emblemas.

Ráfales

Si algo me gustó de Ráfales fue la carretera que nos llevó hasta el pueblo, pero, una vez allí, también disfrutamos paseando por esta localidad de apenas 150 habitantes.


Aunque no había mucho más para ver que su plaza Mayor y un par de calles contiguas, solo con eso ya aprovechamos el viaje.

Monroyo

Para mí Monroyo no tiene tanto interés turístico de los pueblos mencionados hasta ahora, pero nos dio para alguna que otra foto, especialmente sus arcos renacentistas y su plaza del ayuntamiento.

Fuentespalda

Dejo para el final el último pueblo en el que estuvimos. Aunque encontramos alguna que otra guía que recomendaba Fuentespalada, yo solo lo incluiría si vas a dedicar muchos días en la zona. Si no, creo que hay otros lugares más interesantes para visitar en el Matarraña.

Senderismo en el Matarraña

Además de nuestro periplo rural, en el Matarraña también tuvimos tiempo hacer algo de senderismo. Y es que esta región de montes y ríos ofrece unos cuantos planes para amantes de la naturaleza. Nosotros nos decantamos por algunos los más populares, pero opciones hay muchas y para todos los niveles.

El Parrizal de Beceite

No podíamos visitar esta comarca y no hacer, como mínimo, un tramo del parrizal de Beceite. Así se llama esta ruta circular de unos 6 kilómetros que sigue de cerca el curso del río Matarraña. En él disfrutamos de las maravillas que ha hecho este accidente fluvial en los puertos de Beceite.

Nosotros recorrimos solo una parte y era en temporada baja, pero me consta que en algunas épocas el trasiego turístico es intenso, por lo que tenlo en cuenta a la hora de planificarlo.

La entrada al Parrizal es gratuita, pero, actualmente, hay que coger turno por una cuestión de aforos. Puedes hacer tu reserva en la web oficial.

La senda está a unos 6 kilómetros del pueblo, por lo que ir andando puede hacerse un poco pesado. Nosotros fuimos en coche previo pago de los 10 euros (eurazos) que cuesta el parking junto al sendero. No te olvides de pagarlo porque multan. ¿Que cómo lo sé?

Peñas de Masmut

La peña de Masmut es otro de los monumentos naturales que hay para visitar en el Matarraña. Este macizo rocoso está ubicado cerquita del pueblo Peñarroya de Tastavins, el lugar donde dejamos el coche y desde donde echamos a andar.

Esta ruta es más larga (18 kilómetros) y más exigente, pero, por supuesto, puedes hacer un tramo y volver cuando lo consideres. Nosotros así lo hicimos, caminando lo suficiente para ver de cerca esas impresionantes paredes de piedra de más de cien metros de altura.

Si la haces en verano, evita las horas fuertes de sol por apenas hay sombra en buena parte del camino.

El Salto de la Portellada: una cascada que ver en el Matarraña

Quiero terminar mi lista de recomendaciones sobre el Matarraña en el lugar en el que nosotros pusimos fin a este viaje: el Salto de la Portellada. Esta preciosa cascada estaba cerca de nuestro alojamiento, por lo que decidimos guardárnosla para la despedida. ¡Y qué despedida!

En este caso es el Tastavins, otro de los ríos que transita por la región, el responsable de esta impresionante caída de agua de unos veinte metros de altura.

Nosotros fuimos a primera hora de la mañana por lo que estuvimos prácticamente solos. Aunque se puede aparcar al ladito (si hay sitio), también se puede dejar el coche junto a la carretera principal y hacer una pequeña ruta andando.

Dónde comer en el Matarraña

Zanjada ya mi lista de sitios para ver en Matarraña, no quiero terminar este post sin hacer un breve repaso alimenticio. Y es que aunque no suelo hablar mucho de gastronomía en este blog, comí tan bien estos días que no puedo dejar de mencionarlo. Si algún sitio destacaría en este ámbito fue La Fresneda. Apúntate el restaurante Matarraña (más tradicional) y el Convent (más moderno), dos opciones diferentes, pero absolutamente recomendables. En Valderrobres nos gustó el hotel restaurante el Salt y la posada Guadalupe en Monroyo, pero, sin duda, me quedo con los dos primeros.


Paseados, comidos y descansados, doy por zanjado este post sobre qué ver en el Matarraña. Lo decía al principio y lo repito ahora: probablemente una de las comarcas rurales con más interés turístico de España. Y es que el Matarraña es cultura, es arquitectura, es tradición, es gastronomía, es naturaleza, es gente… es todo. Y, si no me crees, te animo a que lo compruebes personalmente. ¡Te va a encantar!

Más información sobre la zona en mis posts de Aragón.

Matarraña


Sergio Otegui Palacios

Trabajo en El Fabricante de Nubes, una productora audiovisual en Zaragoza. Recorro el mundo con una mochila a la espalda y una cámara en la mano y os lo cuento en Nada Incluido, mi blog de viajes. Vídeo, fotografía, publicidad, viajes, lo que surja. How can I help you?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comments (9)

  • Wow!! Cuántos pueblecitos preciosos! Solo conozco Valderrobres y Calaceite. Parecía que estábamos en plena época medieval… Nosotros no pudimos hacer ninguna ruta de senderismo (fue nuestra primera escapada con nuestro bebé de 3 meses), pero recuerdo mencionar en varias ocasiones: tenemos que volver para hacer senderismo, porque pinta genial toda la zona. ¡Y vaya que sí! Me ha parecido precioso el Parrizal y el Salto de la Portellada menuda pasada 😀
    Así que tomo nota para volver a explorar bien todos esos pueblecitos y perderme un poquito más por sus montañas!

  • Carlos López D'Abate

    He recorrido parte de esta bella zona. Tiene lugares increibles y apacibles para pasar muy buenos momentos en comunión con la naturaleza y la historia.
    Muy bueno el trabajo fotográfico y las explicaciones aportadas a los distintos lugares.
    Uno recorre estos lugares y entra en comunión con la historia.
    Tuve en dos oportunidades en Valderrobres, allí vive un sobrino mio y su familia. Por suerte, una fue en verano y la otra en invierno y, las dos estaciones fueron venignas para el recorrido de la zona.
    Espero poder volver a estar nuevamente en algún momento.
    ¡¡¡Felicitaciones!!!

    • Muchísimas gracias por animarte a comentar y compartir tu experiencia, Carlos. Me alegro muchísimo que te haya gustado el artículo. Hay mucho trabajo detrás, pero la zona lo merece :). A ver si puedo escaparme yo en otra estación y ver su otra cara. ¡Un abrazo!

  • Nosotros, que no conocemos Aragón, no habíamos oído hablar de la comarca de Matarraña hasta ahora. Hemos leído tu post porque nos ha llamado la atención el nombre de Matarraña y esa curiosidad nos ha llevado a descubrir un buen número de municipios bellísimos que no dejaremos de visitar cuando vayamos por tierras mañas.
    Desde luego, a juzgar por las fotos, la comarca de Matarraña es el lugar ideal para desconectar unos días.

    Saludos.

  • Madre, mía, Sergio… ¿Te cerraron las calles para tí? ¡No había nadi estos días en El Matarraña!
    Me encanta esta pequeña comarca, aunque solo tuve la oportunidad de visitar los pueblecitos y debe dedicarle una sewgunda visita para poder disfrutar de la naturaleza, incluyendo El Parrizal y Tastavins.

  • Tener mucho cuidado con el agua “natural” (fuentes, rios, zonas de baño) de toda la comarca del Matarraña, no es “oro” todo lo que reluce, y lo peor de todo es que no se informa debidamente.
    Los niveles de Nitratos, potencialmente cancerígenos, superan con creces los niveles permisibles desde hace muchos años.
    “Tastavins, Mezquín y Regallo superan los umbrales establecidos de 50 miligramos. Los acuíferos de los Puertos de Beceite, Calanda-Aliaga y Alto Maestrazgo presentan niveles más altos de lo permitido”
    https://www.lacomarca.net/che-alerta-contaminacion-nitratos-tres-rios/