Koh Samet – La isla prometida

En la playa Sangthian de Koh Samet (Tailandia)

Comunicación Audiovisual y Publicidad y Relaciones Públicas. En los cinco años que pasé en la universidad aprendí a contar historias y a rentabilizarlas, pero, sobre todo, encontré gente con quién compartirlas. Gente como ellas, con quienes encaré este nuevo viaje por el norte de Tailandia con una promesa: pasar también unos días en alguna de sus islas. Y Koh Samet sería la isla prometida.

En la playa Sangthian de Koh Samet (Tailandia)

La última vez que hablamos acabábamos de pasar una noche de muchas luces disfrutando del Loy Krathong y Yee Peng, el popular festival de las linternas de Chiang Mai. Esta sería la última de nuestras paradas por el norte de Tailandia, pero no del país y es que una de las premisas con las que encaramos este viaje fue la de dedicar un tiempo a algunas de sus islas.

Todos mis posts sobre Tailandia

Mirador al atardecer en la isla de Koh Samet (Tailandia)

Aunque internacionalmente el archipiélago de las Phi Phi, Koh Tao, Koh Samui, Koh Pha Ngan y algunas otras se llevan todos los focos, centenares de islas salpican los mares del golfo tailandés. Con tanta buena oferta no parecía nada sencillo elegir destino, pero siempre tuvimos tres cosas claras: que llegar no fuera excesivamente caro, que no fuera abusivamente turística y que fuera accesible desde Bangkok. Y así apareció Koh Samet.

Cómo llegar a Koh Samet

Antes de nada, quiero dejar claro que Koh Samet NO es una isla poco turística, pero el turismo es mayoritariamente local y de fin de semana, por lo que si te escapas fuera de temporadas altas y findes puedes estar algo más tranquilo. Sobre todo si te hospedas al sur de la isla, aunque de eso hablaré más adelante. Poco más de 200 kilómetros separan la mencionada isla de la capital tailandesa, desde donde salen varios transportes en esta dirección. Puedes tomar como referencia el muelle de Ban Phe, en la provincia de Rayon, punto de partida del ferry hasta la isla. Para llegar ahí puedes agarrar alguno de los buses o minivanes que salen diariamente desde la manida Kaoh San Road de Bangkok o contratar algún transporte privado.

Ver transporte a Koh Samet desde Bangkok

Los billetes de autobús o minivan incluyen el del ferry, y salen por algo menos de 20 euros por persona. Eso sí, una vez llegues a la isla, todavía tendrás que desembolsar algo más: menos de un euro por usar el puerto (tasa guiri) y seis por la entrada al parque nacional. Sí, una buena parte de la isla es un espacio protegido por lo que tienes que pagar ese “peaje”. Por cierto, guarda como oro en paño esa entrada porque te la pueden pedir en los lugares más insospechados. Y si no la tienes, tendrás que volver a pagarla.

Barco en el muelle de Ban Phe con dirección a Koh Samet (Tailandia)

Volviendo a nuestro relato, nosotros, siendo cuatro, nos decantamos por hacer el recorrido en Grab (una plataforma similar a Uber muy extendida por ahí) y nos salió todo el viaje, incluyendo el ferry, por 21 euros por persona. Un poquito más caro que en bus o minivan, pero más rápido y cómodo. La opción más sensata teniendo en cuenta que a Bangkok habíamos llegado después de un viaje en autobús nocturno de ocho horas desde Chiang Mai. Otro trayecto parecido habría sido criminal.

Pagando en la ventanilla del puerto de Koh Samet (Tailandia)

Cómo moverte por Koh Samet

Serían cerca de las dos de la tarde cuando llegamos a Koh Samet, momento de solucionar nuestro siguiente problema: el transporte interno. En realidad, no había mucho para pensar: o cogíamos un taxi o alquilábamos una moto. Aunque nuestro plan por Koh Samet no iba mucho más allá que descansar, playear y hacer alguna excursión, concluimos que las motos siempre nos iban a dar más independencia.

Eso sí, como todo en esta isla, ya te adelanto que el alquiler de motos es ostensiblemente más caro que en otros sitios de Tailandia. Tanto es así que unos 9 euros al día desembolsamos por cada moto y, aunque igual no te parece mucho, lo es en comparación con lo que pagamos, por ejemplo, en Pai. Como puedes intuir por las fotos, la mayoría de alquileres no incluyen casco. La razón que nos dieron: porque allí no hay policía. Por suerte, la carretera principal de isla está en un estado decente y no hay mucho tráfico, así que con precaución podrás llegar a todos sitios. Como siempre, no te olvides del sentido común y del seguro.

5% de descuento en seguro de viaje Iati

Carretera de Koh Samet sin tráfico (Tailandia)

Dónde dormir en Koh Samet

Curiosamente, la carretera más complicada que nos topamos en la isla fue la que llevaba a nuestro alojamiento. Y es que, pese a ser un hotel de cierto nivel, el presupuesto no les debió de llegar para asfalto.

Carretera de acceso al Sangthian Beach Resort de Koh Samet (Tailandia)

Una de las decisiones que van a condicionar mucho tu experiencia en Koh Samet es, precisamente, el lugar donde te alojes. Y es que esta isla está claramente diferenciada en dos partes: norte y sur. El norte, lo que vendría a ser los alrededores del muelle principal, es la zona con más oferta de alojamiento, comida y compras de la isla y, por tanto, es el área más manida. Personalmente no me gustó nada, pero si buscas algo de jarana podría ser tu lugar.

Sirena en el muelle Na Dan de Koh Samet (Tailandia)

Por el contrario, el sur es la zona más tranquila de la isla y allí lo “único” que encontrarás son buenas playas, alguna cosita para ver y una oferta hotelera de algo más de nivel. De hecho, salvando las distancias, la mayoría de hoteles ahí son tipo resort (remarco lo de tipo), por lo que son alojamientos con más o menos encanto situados junto a la playa. Ya te adelanto que no vas a encontrar nada de un nivel excesivo, pero sí que hay cosas majicas a un precio asumible. Dicho esto, aquí te dejo algunas recomendaciones.

  • Pese al reducido tamaño del lugar, en Airbnb encontrarás una oferta de alojamientos considerable.

25 € de regalo en AirBnb

  • Si te conformas con una cama en habitación compartida, 12 euros te costará dormir en el Olly’s Bar and Hostel, uno de los hostales mejor valorados de la zona.

Ver Ollys Bar and Hostel

  • Una de los mejores hospedajes que ofrece la isla es el Samed Villa Resort, un hotel de bastante categoría por unos 70 euros la habitación doble.

Ver Samed Villa Resort

  • Nosotros nos alojamos en el Sangthian Beach Resort, un apañado “resort” ubicado en la playa del mismo nombre. Aunque el complejo es bonito, el nivel de tu habitación dependerá mucho de lo que estés dispuesto a pagar. Desde 50 euros la noche tienes la doble.

Ver Sangthian Beach Resort

Después de tantas horas de viaje, llegamos al hotel con las ganas justas para darnos un baño en la playa, comer algo, tomarnos una cerveza a la luz de una bonita luna y descansar escuchando las olas desde nuestra habitación. Mañana sería otro día.

Habitación del Sangthian Beach Resort en Koh Samet (Tailandia)

Qué ver en Koh Samet

Y mañana llegó, siendo este el día elegido para salir a conocer los entresijos de la isla (el único que teníamos completo). A nivel turístico da para lo que da, pero aún puedes encontrar cosas para ver en Koh Samet.

Playas de Koh Samet

Como casi toda isla que se precie, el mejor plan que te va a ofrecer Koh Samet seguramente tenga forma de playa. Y aunque, yo tenía mis dudas sobre la calidad de las mismas (me he llevado más de una decepción con las zonas de costa de Asia), verdaderamente tiene playas de bastante nivel.

Lo que has de saber es que la mayoría de estas playas están en el sur y forman parte de algún complejo hotelero o resort. Eso no quita que no puedas entrar independientemente de que estés alojado allí o no.

Turista camina por la playa de Ao Wai en Koh Samet (Tailandia)

Sai Kaew, Ao Phrao, Ao Kio, Ao Wai, Ao Nuan… y casi cualquier otra “Ao” que te encuentres en el mapa merece que, como poco, le dediques algunos minutos. Nuestro hotel, por ejemplo, estaba ubicado en plena playa de Ao Thian. Juzga tú mismo.

Playa Thian de Koh Samet (Tailandia)

El norte de Koh Samet

Como ya te he comentado más arriba, el norte de la isla es la zona más explotada y es el lugar al que deberías ir si quieres un poquillo de ambiente y salir de marcha. Ahora bien, también es la zona más masificada y, seguramente, te toque compartir tu pedacito de arena con alguna familia tailandesa o con el flotador con forma de flamenco de un turista chino. La realidad es que solo la vimos de paso, pero me despertó interés cero.

Muchos turistas en la playa Sai Kew, Koh Samet (Tailandia)

El extremo sur de la isla

Aunque buscáramos amortizar al máximo el alquiler de nuestras motos, por muchas vueltas que quisiéramos dar, el “islote” apenas mide 15 kilómetros cuadrados, por lo que sin mucho esfuerzo pudimos recorrerla de punta a punta.

En el cabo Toei de Koh Samet (Tailandia)

Si tú también te animas a darle un buen garbeo, que sepas que en el extremo meriodional se encuentra el cabo Toei (Laem Toei), un paisaje rocoso interesante al menos para echar un par de fotos.

Cartel de Instagram en Laem Toei, Koh Samet (Tailandia)

Excursión de las seis islas

Recorrida la isla de arriba abajo, parecía que la única forma que quedaba de satisfacer nuestra “gula” turística tendría que ser saliendo a recorrer los alrededores. ¿Y qué se pueden encontrar en el extrarradio de una isla? Pues otras islas. En realidad, la mayoría son más islotes que islas, peñones en algún caso y, a no ser que tengas tu propio barco, tendrás que visitarlas en formato excursión.

Sinsamut Group, barco para el tour de las seis islas en Koh Samet (Tailandia)

Unos 20 euros nos costó el viaje en lancha con “comida”, “merienda” y agua incluida. No estaríamos solos, entre la tripulación y otros turistas que se apuntaron a la fiesta rondaríamos los 20 marineros. Y con todos ellos haríamos este tour por las seis islas.

Barca en la isla de Koh Ku Dee (Tailandia)

Esnórquel en Koh Khang Khao

La primera parada de este día tendría como objetivo principal hacer un poquito de esnórquel junto al “islote” de Khang Khao. Y aunque ya te adelanto que bajo aquellas aguas no vas a encontrarte a Nemo, algún que otro pececillo interesante habita por allí.

Haciendo esnórquel junto a Koh Khang Khao (Tailandia)

Del agua pasamos a la superficie de la isla, aunque no te esperes precisamente un fondo de escritorio de Windows.

Turistas asiáticos en Koh Khang Khao (Tailandia)

De hecho, pese a lo diminuto de la misma, fue muy triste ver la cantidad de basura que acumulaba.

Basura en la isla de Koh Khang Khao (Tailandia)

Abro paréntesis para comentar que, pese a que en este regreso a Tailandia no he encontrado tanta basura como en otros periplos por Asia, Koh Samet fue un nuevo impacto en este sentido.

Basura en las playas de Koh Samet (Tailandia)

Y es que tanto la isla principal como cualquiera de los islotes que visitamos tenían la basura por castigo. Está claro que las zonas de costa son especialmente sensibles a este problema tan actual. Así que ya sabes, #LaBasuraNoDaLikes.

Merienda de plástico junto a un cartel sobre la basura en la isla de Koh Ta Lu (Tailandia)

Almuerzo en Koh Ku Dee

Volviendo a nuestra historia, el ratito del almuerzo se lo dedicaríamos a Koh Ku Dee, una isla un poco más isla que su vecina de abajo, pero con bastante poca gracia. Alguna foto le podrás robar, supongo.

Pescador en la isla de Koh Ku Dee (Tailandia)

Postureando en Koh Kham

Un puñado más de chispa tiene la isla de Koh Kham, pequeña…

Playa de la isla de Koh Kam (Tailandia)

… pero con una buena playa y vistas considerables a la también isla de Koh Krauy. La primera parada del tour que había merecido la pena.

Más esnórquel en Koh Pla Tin

Aunque la excursión empezó bastante floja, conforme avanzaba el día también fue incrementando el nivel de lo que veíamos. Tanto es así, que nuestra segunda y última parada para hacer esnórquel fue uno de los momentos más bonitos de la jornada, no tanto por lo que se podía ver bajo el agua, sino más bien por el lugar donde estábamos.

Haciendo esnórquel en Koh Pla Tin (Tailandia)

Koh Talu, lo mejor para el final

Efectivamente, lo mejor para el final. Entre todo lo que vimos ese día, poco tardó la isla de Koh Talu en posicionarse alto en la lista. Sin duda, la más interesante de todas ellas.

En la playa de la isla de Koh Ta Lu (Tailandia)

Junto a Koh Kham, esta fue la única isla dónde me habría “repanchingado” un buen rato en la playa

Conejos en la isla de Koh Ta Lu (Tailandia)

… pero entre que me di una vuelta y no, tocaba zarpar de nuevo. En líneas generales, podría decirte que tu interés por este tour debería ser directamente proporcional al dinero y al tiempo que tengas. Si andas cubierto en ambas cosas, aprovecha y sal a conocer. Si vas un poquito justo, entonces quédate en Koh Samet, no te pierdes tanto.

Acantilado en la isla de Koh Ta Lu (Tailandia)

Despídete con un atardecer

Terminado el mencionado periplo, Denis, un entrañable alemán al que conocimos en la excursión, nos invitó a decir adiós al día junto a él en este mirador

Atardecer desde el mirador de Koh Samet (Tailandia)

uno de los mejores puntos que ofrece la isla para ver las puestas de sol. En líneas generales, en una superficie tan estrecha no es difícil encontrar buenas vistas para ello, aunque lo más bonito de un atardecer, siempre es la persona junto a la que lo miras.

Y si de personas bonitas se trata, este viaje se lleva la palma. Y es que estas dos semanas descubriendo nuevos rincones del país de las sonrisas no han podido tener mejor compañía. Judit, Amaia y Celia, tres de las mejores lecciones que me dio la universidad, compartiendo conmigo un viaje 100% Nada Incluido. Y es que, aunque 2019 ha estado cargado de aventuras inolvidables, volver a Tailandia con amigos ha sido como volver a los orígenes, como si este hubiera sido una continuación de aquel viaje de 2014. Algo me dice que este no será el último avión que cojamos juntos.

Termino aquí el relato de Koh Samet y de este regreso a Tailandia, aunque seguiré completando la guía de viajes con nuevas publicaciones sobre el país. No sé como lo hace pero Tailandia siempre llega a mí en el instante preciso. Será que que no hay momento malo para venir a este lugar del mundo.

Más información de utilidad en nuestra guía de viajes de Tailandia.

Koh Samet


Sergio Otegui Palacios

Trabajo en El Fabricante de Nubes, una productora audiovisual en Zaragoza. Recorro el mundo con una mochila a la espalda y una cámara en la mano y os lo cuento en Nada Incluido, mi blog de viajes. Vídeo, fotografía, publicidad, viajes, lo que surja. How can I help you?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comments (9)

Un proyecto de El Fabricante de nubes

En colaboración con Orix Systems

Icono de Facebook para las redes sociales de Nada Incluido - Blog de viajes  Icono de Twitter para las redes sociales de Nada Incluido - Blog de viajes  Icono de Instagram para las redes sociales de Nada Incluido - Blog de viajes  Icono del mail a Nada Incluido - Blog de viajes