El parque nacional de Komodo – Pollos y dragones

No recuerdo un viaje que empezará tan en lo alto. Por lo general, la mayoría de aventuras se inician en la capital o ciudades importantes, y éstas no siempre tienen mucho para ofrecer. Pero esta vez hemos comenzado por el parque nacional de Komodo, uno de los paisajes más espectaculares de Indonesia. Prepárate porque se viene un paraíso.

(25-03-19) Lo bueno de volar a Asia es que, por lo general, no suele requerir un madrugón excesivo, ya que la mayoría de vuelos salen al mediodía o tarde. Lo malo es que Indonesia está, más o menos, en la otra punta del mundo, por lo que las casi 24 horas de viaje no me las quitaría nadie.

Puesto de facturación de KLM en el aeropuerto de Madrid

Volando de España a Indonesia con KLM

Por suerte, y al margen de que este viaje fuera un premio de esta compañía, he de reconocer que los aviones de KLM están muy bien, por lo que la paliza aérea se me hizo más llevadera.

Comida en clase Business con KLM en la ruta Madrid - Amsterdam

Bueno, a mí y a mis compañeros de aventura. Y es que, como ya expliqué en la publicación de presentación de este viaje, Alberto (Mochileros TV) y Javi (Vivir para viajar) cruzarían al otro lado del planeta conmigo y no sólo por cuestiones turísticas.

Aviones de KLM en el aeropuerto de Amsterdam (Holanda)

Y es que, a Indonesia nos llevó un proyecto mucho más ambicioso: una campaña audiovisual para concienciar sobre la basura y otros problemas relacionados, y sobre la importancia de compartir toda la realidad de los lugares que visitamos, no sólo la cara bonita. Una campaña en que la colaboraría KLM con su proyecto “KLMvuelasostenible”.

Avión de KLM en la ruta Amsterdam - Singapur

Con este objetivo en mente aterrizaríamos un día después en Denpasar (Bali), donde poco hicimos además de recuperar sueño, cerrar algunos temas logísticos y agarrar un avión a Labuan Bajo.

Isla del parque nacional de Komodo (Indonesia)

Cómo ir al parque nacional de Komodo

Estés donde estés en Indonesia, si tienes previsto (debes) visitar el parque nacional de Komodo tendrás que volar hasta Labuan Bajo, una ciudad de la isla de Flores que suele ser el punto de partida para cualquier tour en el parque nacional de Komodo.

Ver aviones en Indonesia

Hostal la Boheme Bajo en Labuan Bajo (isla de Flores, Indonesia)

Una vez en Labuan Bajo, tendrás que contratar (si no lo has hecho ya) un tour (de día o varios días) para visitar el mencionado parque. En nuestro caso hicimos un recorrido de dos noches y tres días con la agencia Rutas Indonesia y, aunque os voy a hablar detalladamente sobre la experiencia, desde luego es una opción más que recomendable, especialmente para viajeros de habla hispana (siempre tienen un guía en español).

¿Quieres visitar el parque nacional de Komodo? ¡Hablemos por email!

En cualquiera de dichos tours visitarás algunos de los puntos más célebres del parque, como la propia isla de Komodo (la que da nombre a los dragones), Rinca o Padar, además de otros de los muchos atractivos del lugar.

Islas del parque nacional de Komodo (Indonesia)

En frío no me atrevo a darte cifras ni precios de referencia, ya que hay tantas opciones como barcos disponibles, y cada uno ofrece un servicio y ruta de diferente categoría. Lo más económico es un tour de día por el parque en algún barco compartido, pero también está la opción de ir varios días en una excursión privada. Ten en cuenta que viajar en temporada baja o alta también varía mucho los presupuestos.

Barcos junto a la isla de Padar, en el parque nacional de Komodo (Indonesia)

Sea como sea, es probable que tengas que pasar alguna noche en Labuan Bajo, por lo que quizá te interese alguna recomendación de hospedaje.

  • Como en toda zona turística, AirBnb ofrece bastantes opciones de alojamiento.

25€ de regalo en AirBnb

  • Si te quieres dar un capricho con tu pareja o amigo, por 60 euros la noche puedes dormir en el Puri Sari Beach Hotel, valorado con un 9 en Booking.

Ver Puri Sari Beach

  • Una opción más económica para dos es el World BnB. Unos 30 euros cuesta la habitación doble.

Ver World Bnb

  • Nosotros nos alojamos en el hostal Ciao, un alojamiento bastante confortable pero especialmente recomendable por su ubicación. A las vistas me remito.

Ver Ciao Hostel

Atardecer en Labuan Bajo desde el Ciao Hostel (Indonesia)

Qué ver en el parque nacional de Komodo

Puestos en situación, comentar en este punto que este parque nacional fue creado en 1980 para proteger al dragón de Komodo, una especie que sólo puede encontrarse en este «pedacito» de tierra…

Dragón de Komodo en Loh Buaya, en la isla de Rinca del parque nacional de Komodo (Indonesia)

… aunque ese objetivo de protección ahora incluye a otras tantas especies de flora y fauna que allí viven. Este espacio protegido se extiende por unos 2000 kilómetros cuadros, lo conforman tres grandes islas (Komodo, Rinca y Padar) y unas cuantas más pequeñas. Actualmente es, además, una de las 7 maravillas naturales del mundo y no seré yo quien le niegue esta distinción.

Amanece en el parque nacional de Komodo (Indonesia)

Y es que, como decía al principio, a día de hoy no se me ocurre una forma más bella de empezar un viaje por Indonesia: este parque nacional es una de las estampas más bonitas que he tenido la suerte de ver. Y no son pocas.

Vistas desde el Ciao Hostel (Flores, Indonesia)

Aprovecho este punto para comentarte que, al margen del precio que pagues por el tour, la mayoría NO incluyen las tarifas de entrada al parque en general y a cada isla en particular. ¿Y cuánto es eso? Pues, me gustaría decirte lo contrario, pero no lo sé. Y no lo sé porque, aunque hay carteles, la información es muy confusa, las cifras que nos dieron no tenían ningún sentido y los que estaban en la entrada hablaban el mismo inglés que Chiquito de la Calzada.

Entrada al parque Loh Buaya, en la isla de Rinca (Indonesia)

Entre una cosa y otra, cerca de 1,200,000 rupias indonesias (75 euros) soltamos por las 3 entradas del parque nacional, isla de Padar y Rinca, además del ranger (guardabosques) en la búsqueda del dragón del Komodo. Pero insisto, más allá de lo pagado, que podría valerlo, la confusión que rodeó el tema nos generó la desagradable sensación de que alguien sacó beneficio de todo esto. Pero ni eso nos privó de disfrutar de lo que teníamos delante.

Padar

Un buen resumen de este parque sería Padar, una isla de apenas 20 kilómetros de extensión pero que concentra en ese poco espacio todas las virtudes de la zona.

Entrada a la isla de Padar en el parque nacional de Komodo (Indonesia)

Padar fue la primera isla en la desembarcaríamos en este tour y bendita la hora en la que lo hicimos. Allí estuvimos haciendo un trekking que nos llevaría cerca de dos horas: no tanto por la dificultad y longitud del mismo, sino por la cantidad de fotos que nos robó.

En lo alto de la isla de Padar en el parque nacional de Komodo (Indonesia)

Y es que, aunque la subida tenía su miga y el calor apretaba de lo lindo…

Subiendo a lo alto de la isla de Padar (PN de Komodo, Indonesia)

… cada ángulo de esa irresistible isla merecía una foto.

Mirador en la isla de Padar, parque nacional de Komodo (Indonesia)

La playa rosa de la isla de Padar

Dentro de esta misma isla, aunque en otro punto diferente, está la Pink Beach (playa rosa), conocida así por el color que le otorga a la arena los restos de coral.

Playa rosa de Padar vista desde el dron. Foto de vivirparaviajar.com

Foto de vivirparaviajar.com

Aunque, por lo que nos dijeron, en esta época (marzo) no se nota tanto, parece ser que este rosa es más que aparente en otros momentos del año.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

La misma playa… dos ángulos diferentes. No voy a negar que está rosada playa del parque nacional de Komodo es un regalo a la vista. Pero tampoco puedo ocultar que allí donde las olas terminan, empieza la basura. De esto se trata #labasuranodalikes, de enseñar también la cara menos favorecida de los destinos para ayudar a que mejoren. Porque no todo es color de rosa 🚯⛱️🇮🇩. … Más en bit.ly/VindonesiaNI Link en la biografía. … #nadaincluido #blogdeviajes #klmvuelasostenible #indonesia #komodo #komodonationalpark #pinkbeach #playarosa #coral #playa #beach #paradise #paraiso #basura #rubbish #trash #plastico #plastic #indonesiagram #ig_indonesia

Una publicación compartida de Nada Incluido (@nada_incluido) el

Pese a ello, disfrutamos de la playa como enanos aunque aquí tuviéramos un primer contacto, y no pequeño, con la basura.

Basura en la playa rosa de la isla de Padar, en el parque nacional de Komodo (Indonesia)

Allí donde las olas terminaban, el mar devolvía lo que no era suyo. Y tal y como lo vimos te lo enseño, tal y como voy a ir haciendo a lo largo de todo el viaje.

Rinca

Por tamaño, Rinca es la segunda isla más grande del parque nacional y es el lugar al que nos llevaron a visitar a los dragones de Komodo. ¿Pero entones los dragones de Komodo no están en la isla de Komodo? Sí, también, pero parece que resulta más fácil verlos en Rinca, y estos están más acostumbrados al turista, por lo que son menos agresivos.

Dragón de Komodo en la isla de Rinca, parque nacional de Komodo (Indonesia)

No olvidemos que, en estado natural, el dragón de Komodo pueden medir hasta 3 metros, pesar más de 70 kilógramos y está en lo más alto de su cadena alimenticia (no tiene depredador en el reino animal). Vamos que, si se le antoja, se podría comer a un humano de pie, por lo que no está de más que los de Rinca estén familiarizados con las visitas. Eso sí, procura no acercarte demasiado.

5% de descuento en seguro de viajes

De hecho, si no entendí mal, es obligatorio acceder al parque con un ranger (guardabosques), el encargado de guiarte por el recinto y de evitar que se te coma un dragón. Los puedes contratar a la entrada.

Durante el recorrido, el nuestro nos explicó también algunas peculiaridades de este simpático lagarto, como la de que se llegan a zampar a sus propias crías al nacer si éstas no suben a los árboles a tiempo (de pequeños son como lagartijas).

Dragón de Komodo en Loh Buaya, parque nacional de Komodo (Indonesia)

Otro par de horas dedicamos a Rinca y a sus entrañables dinosaurios, aunque he de confesar que todos los que vimos estaban en los alrededores del centro de visitantes de Loh Buaya, una especie de pueblo que hay junto a la entrada.

Dragón de Komodo en la entrada a Loh Buaya, Rinca (Indonesia)

En teoría, está prohibidísimo alimentar al dragón de Komodo, y el ranger aseguraba que nadie lo hacía, pero resulta curioso ver cómo éstos se concentran en la zona habitada. Será que, como buenos carroñeros, se alimentan de los restos que dejan los humanos que por allí rondan.

"Peligro de cocodrilos" en Loh Buaya, en el parque nacional de Komodo (Indonesia)

Fuera del pueblo, iniciamos el conocido como sendero medio (había también corto y largo)…

Sendero medio en Loh Buaya, isla de Rinca (parque nacional de Komodo)

… y, aunque no vimos a ningún dragón fuera de la zona “habitada”…

Paisaje de la isla de Rinca (parque nacional de Komodo, Indonesia)

disfrutamos de la pedazo de panorámica que ofrece desde lo alto la isla de Rinca.

En el mirador en la isla de Rinca, parque nacional de Komodo (Indonesia)

Komodo

Como no puede ser de otra forma, la isla de Komodo es otra de las que se suelen visitar en un tour por el parque y es otro buen lugar para ver a los dragones (de hecho, es esta isla la que les da el nombre). Nosotros la vimos sólo desde el barco, aunque el espectáculo tampoco desmerece.

Vistas del parque nacional de Komodo desde el barco de Rutas Indonesia

Snorkel y buceo en el parque nacional de Komodo

Dragones al margen, si algo también ha dado fama al parque de Komodo es las posibilidades que ofrece a los amantes de los pececitos y fondos marinos: el buceo y el snorkel son una delicia.

Haciendo snorkel en el parque nacional de Komodo (Indonesia)

En nuestro caso nos tuvimos que “conformar” con lo último…

Coral en el parque nacional de Komodo (Indonesia)

… aunque fue una experiencia maravillosa. No es la primera vez que tengo una oportunidad de este tipo (por ejemplo, en el panameño archipiélago de San Blas)…

Snorkeleando en el parque nacional de Komodo (Indonesia)

… y te puedo asegurar que nunca he visto un lienzo marítimo igual. Pocos espacios habrá en el mundo con tantas posibilidades subacuáticas.

Peces en el parque nacional de Komodo (Indonesia)

Cualquier otra isla

Éstas son sólo algunas de las visitas típicas de las rutas por el parque nacional de Komodo, pero es que casi cualquier lugar al que mires tiene una foto

Durante el atardecer en el parque nacional de Komodo

… o parada que merezca la pena. Tanto es así, que en un momento dado le pedimos a la tripulación bajarnos en una isla aleatoria

Playa paradisíaca en el parque nacional de Komodo (Indonesia)

… y éste fue el resultado. Otro rincón para perderse.

Isla paradísiaca en el parque nacional de Komodo (Indonesia)

Amaneceres y atardeceres en el parque nacional de Komodo

Pero si hubo un momento que me hizo darme cuenta de lo afortunados que éramos de estar allí, fue despertarme un día a la vez que el sol y ver esto.

Amanecer en el parque nacional de Komodo (Indonesia)

Pasear por el parque nacional de Komodo es bonito a cualquier hora, pero el espectáculo que ofrece el astro rey cuando entra en escena

Sol al amanecer en el parque nacional de Komodo (Indonesia)

… es difícilmente comparable con ninguno que haya visto anteriormente.

Los atardeceres también juegan en otra liga, pero a nosotros no nos tocó ninguno con el cielo completamente despejado.

La vida en el barco de Rutas Indonesia

Al margen de lo que veas o dejas de ver, mucha parte del valor de este tour por el parque dependerá de la experiencia que te ofrezca el propio barco. Y, desde luego, en el de Rutas Indonesia no nos faltó de nada. Hasta tres camarotes privados incluye el barco…

Camarote del barco de Rutas Indonesia en el parque nacional de Komodo

… además de un catering estupendo

Comida en el barco de Rutas Indonesia

… y una zona exterior con sofás muy disfrutable. Mención especial merece la tripulación, quienes cuidaron de nosotros y del navío las 24 horas del día. Con semejante experiencia, no puedo más que recomendarte que, si tienes previsto visitar este parque, lo hagas con Rutas. Yo había estado con ellos en la bahía de Lan Ha de Vietnam y me han vuelto a dar la razón.

¿Convencido de visitar Komodo? ¡Hablemos por email!

Aunque lo más claro que saco de todo esto es que independientemente de cuándo, cómo y con quién vayas al parque nacional de Komodo, lo único imprescindible es que lo hagas. Porque todavía hoy, un tiempo después de haber estado por ahí, tengo esa sensación de que Komodo es uno de esos lugares por los que merece la pena recorrerse el mundo. Da igual que te separen miles de kilómetros y decenas de horas de ese destino, en el momento de que te subas al barco y el ancla sea izada, te darás cuenta de que cualquier esfuerzo ha merecido la pena. Nos vamos a Bali.

Ver todos los posts sobre Indonesia.

Parque nacional de Komodo


Sergio Otegui Palacios

Trabajo en El Fabricante de Nubes, una productora audiovisual en Zaragoza. Recorro el mundo con una mochila a la espalda y una cámara en la mano y os lo cuento en Nada Incluido, mi blog de viajes. Vídeo, fotografía, publicidad, viajes, lo que surja. How can I help you?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios (10)

  • ¡Qué pinta tiene la isla de Padar, además con las escaleras y todo! No soy demasiado fan del snorkel, pero fondos marinos así invitan a ponerse las gafas.
    Los lugares random son lo mejor, fue un buen plan pedirle al barquero que os parase en algún islote.
    ¡Qué ganas de volver a Indonesia!

  • Hola, Sergio.

    Coincido contigo, comenzar por Komodo… es comenzar muy alto. Fue uno de los lugares más fotogénicos del viaje, tanto a nivel de paisajes como de atardeceres, pero por desgracia la parte de los dragones está muy explotada. Por cierto, después de leer detenidamente tu post… sigo sin entender muy bien lo del precio de la entrada 😛

    Un abrazo, y ojalá podamos coincidir pronto en alguna otra aventura
    Javi

    PD: Me ha gustado mucho el nombre del post 🐣

    • ¡Hola, pollo! El nombre del post es el que merece jaja. Es un guiño a los grandes. Sí, lo de los dragones es un poco show, y lo de las entradas ni te cuento… Pero vamos, la suma de todo es de diez. Qué lugar… ¡Un abrazo, amigo!

  • La verdad es que visitar los dragones de Komodo en su hábitat es algo que me hubiera gustado mucho. Aunque esos que nos presentas de la isla de Rinca, parecen un poco empaquetados, ¿No?
    Hace poco leí alguna noticia acerca de que estaba limitando os suspendiendo durante un tiempo las visitas a los dragones de Komodo de la isla de Komodo. Quizá sea por esto que os llevaron a visitar a los de Rinca.

    • Hola, Jordi. Empaquetados no sé, pero desde luego asalvajados no mucho. Creo que están muy «a gustico» a la vera de los humanos, imagino que por los desperdicios y demás que generamos. Es un animal curioso, desde luego, así que si los protegen un poco del turismo tampoco estaría mal. ¡Un saludo!

  • Vaya experiencia más alucinante! Tengo muchísimas ganas de visitar Indonesia, pero la Komodo y las islas que acabas de enseñar me parecen flipantes.

    Sobre todo viajando sostenible e intentando concienciar sobre la importancia de cuidar nuestro planeta!

Un proyecto de El Fabricante de nubes

En colaboración con Orix Systems

Icono de Facebook para las redes sociales de Nada Incluido - Blog de viajes  Icono de Twitter para las redes sociales de Nada Incluido - Blog de viajes  Icono de Instagram para las redes sociales de Nada Incluido - Blog de viajes  Icono del mail a Nada Incluido - Blog de viajes