3. San Blas – El anciano en llamas

Escrito por Sergio Otegui Palacios el . Posteado en Blog, Viaje a Panamá

El abuelo ya está listo para ser quemado. Cada 31 de diciembre, los Guna Yala preparan un anciano de muñeco y lo queman en una hoguera en mitad de cada isla. Ésta es su forma de terminar el año, quemando todo lo viejo. Aquí no hay nieve, uvas, polvorones, ni Ramones García. Aquí hay playas de ensueño y una forma diferente de entender la vida. Vamos con San Blas.

Sentado viendo el atardecer en la Isla Perro Chico, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

La última vez que hablamos, acababa de pasar unos días recorriendo de cabo a rabo en la ciudad de Panamá. Mi estancia en la capital iba a terminar de la mejor forma posible, con una visita al alucinante archipiélago de San Blas. Pero vamos por partes.

Niebla sobre los rascacielos de ciudad de Panamá durante el amanecer

Cómo ir a San Blas por tu cuenta

Antes de nada, te aclaro que San Blas es el nombre de un impresionante archipiélago (¡365 islas!) que se encuentra relativamente cerca de la capital panameña. Pero, pese a que no hay muchos kilómetros de distancia de por medio, llegar hasta allí puede resultar un tanto complejo.

Llegando en barca a la Isla Perro Chico, en San Blas (Panamá)

Pero, ¿se puede llegar por tu cuenta? Sí, es posible, aunque no es sencillo. Para ello tienes que ir a la Terminal de Albrook, la estación de autobuses de Panamá, y desde ahí agarrar el primer bus que salga rumbo hacia Cañitas, Aguas Frías o Darién, los pueblos más cercanos a la entrada a la carretera de San Blas. Una vez en el autobús, avisa al conductor de que tienes que bajarte en la carretera de entrada a Puerto de Cartí, uno de las terminales desde donde salen los barcos a San Blas. El precio del bus es de unos 3 dólares por trayecto.

Por supuesto, este viaje lo puedes hacer también en coche de alquiler, pero asegúrate de que sea en todoterreno: hay tramos de pista en muy mal estado.

Ver coches de alquiler en Panamá

Viajando de Ciudad de Panamá a San Blas en furgoneta (Panamá)

Una vez en esa carretera, estarás a 40 empinados kilómetros del puerto, por lo que vas a necesitar un nuevo transporte para llegar hasta allí. La única opción aquí es hacer autostop. Aunque no es una carretera con mucho tráfico, sí que es habitual ver coches y que te paren. Eso sí, algunos te van a querer cobrar por el trayecto unos 15 dólares. Una vez sobre ruedas, a mitad de este camino hay una frontera de acceso a la comarca de Guna Yala (a la que pertenece San Blas), por cuyo acceso, si eres extranjero, hay que pagar 20 dólares. Innegociable.

Frontera a la comarca Guna Yala (Panamá)

Media hora después llegarás al mencionado Puerto de Cartí, desde donde salen las lanchas a las islas de San Blas. Allí te cobrarán 2 dólares por la tasa del uso de muelle (cosas del turismo…), además del coste del paseo en barca hasta la isla que quieras visitar. Los precios van de los 20 dólares hasta los 35, dependiendo de lo lejos que esté tu isla destino.

Agarrando un bote en dirección al archipiélago de San Blas, desde Puerto de Cartí (Panamá)

Una vez en tu isla, tendrás que pagar 3 dólares por cada uno de los 365 islotes que quieras visitar. También puedes contratar un tour de varios por unos 20 dólares. Casi todas las islas mínimamente grandes ofrecen la posibilidad de hacer noche ahí, ya sea en tienda de campaña o en una cabina. La primera opción te sale por unos 30 dólares con las tres comidas, mientras que la cabaña supera los 40. Personalmente, te recomiendo pasar al menos una noche en San Blas: una experiencia imperdible. Aunque puedes contratar el alojamiento una vez estéis allí, también puedes llevarlo previamente reservado: Booking y AirBnb ofrecen muy buenas opciones.

Ver alojamientos con Booking

25€ de regalo en AirBnb

Cabinas Niadub en Isla Diablo, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

Por lo tanto, haciendo el viaje por cuenta, éste es el coste aproximado:

  • 3 dólares por trayecto del bus Panamá – Cañitas.
  • 15 dólares por el trayecto a Puerto de Cartí (a no ser que no te cobren).
  • 20 dólares por cruzar la frontera de Guna Yala.
  • 2 dólares por el uso del Puerto de Cartí.
  • 30 dólares de media por el trayecto desde el puerto a alguna de las islas.
  • 3 dólares por desplazarte de una isla a otra.
  • 30 o 40 dólares por alojamiento con comida.

Cartel con la tarifas de pago para visitar la isla Perro Grande, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

Es decir, que un viaje de un par de días a San Blas por tu cuenta, contando la ida y la vuelta, te saldrá por algo más de 100 euros. Podrías bajar un poco esos precios si tiene suerte con el autostop y si te llevas tu propia comida a las islas, pero esa será la cifra media.

Viendo el atardecer en la Isla perro Chico, en San Blas (Panamá)

Como no podía ser de otra forma, también hay muchos operadores locales que ofrecen rutas a San Blas. A no ser que solicites dormir ahí, estos tours son de día e incluyen el transporte de ida y vuelta a ciudad de Panamá, y una ruta por tres o cuatro puntos turísticos del archipiélago. El precio supera los 100 euros y no suelen incluir el impuesto de la frontera y la tasa por usar el puerto.

Ver tour de día por San Blas

Ver tour de dos días por San Blas

Durmiendo en una tienda de campaña en Isla Perro Chico, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

Como en mi caso no andaba muy sobrado de tiempo como para arriesgarme a quedarme atascado haciendo el camino por mi cuenta, decidí contactar con la agencia Joe Brown Adventures, quienes fueron los encargados de llevarme y traerme desde ahí. A nivel de servicio, comunicación y trato funcionaron de maravilla, así que no puedo sino recomendarlos.

En bote hacia el archipiélago de San Blas (Panamá)

Como es habitual en este tipo de tours, mi aventura comenzó antes de las 6 de la mañana. Aunque la distancia al archipiélago no es excesiva, llegar hasta la primera isla lleva más de tres horas, por lo que madrugar es obligatorio si quieres aprovechar el día.

Vista desde lejos de Isla Perro Chico, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

El archipiélago de San Blas

Por poner un poco de contexto sobre la mesa, te comento que San Blas es un archipiélago conformado por 365 islas (sí, como los días de año), de las cuales 49 son comunidades. ¿Eso qué quiere decir? Pues que entre todas ellas, sólo 49 están permanentemente habitadas. En estas comunidades hay colegios, escuelas, alguna tienda…

Tienda de suvenires en Isla Fragata, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

El resto de islas tienen un uso principalmente turístico, contando algunas de ellas con una tienda, un pequeño restaurante (donde puedes elegir pollo, pescado, pescado o pollo)…

Plato típico de arroz con pescado en el archipiélago de San Blas (Panamá)

…un baño público, una zona “habilitada” para hospedar viajeros…

Tienda de campaña en la isla Perro Chico, mi habitación en el archipiélago de San Blas (Panamá)

… y una red de voleibol. Eso nunca falta.

Jugando a voleibol en Isla Diablo, archipiélago de San Blas (Panamá´)

Lo que sí que es común es que todas ofrecen mares de anuncio (con perdón del modelo)…

Bañándome en el mar junto a Isla Fragata, archipiélago de San Blas (Panamá)

… arena blanca…

Arena blanca y lisa en la Isla Perro Chico, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

… y muchas palmeras.

Isla Diablo, archipiélago de San Blas (Panamá)

Los Guna Yala

Una de las grandes peculiaridades de este paradisiaco lugar es que pertenece a los Guna Yala, una etnia panameña que vive y reina en dicho territorio. Unas 30.000 personas habitan actualmente en la comarca.

Anciana Guna Yala teje en la Isla Fragata, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

Como la mayor parte de tribus indígenas, los Guna Yala luchan día a día por proteger su terreno y su cultura, y hasta han conseguido tener un cierto autogobierno. Aunque en buena parte están sometidos a la legislación panameña, tienen un alto grado de control interno apoyado en el Congreso General Guna, la máxima entidad en esta provincia.

Cartel de bienvenida a la Isla Perro Chico, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

Aunque la globalización y la tecnología también están presentes en Guna Yala, el esfuerzo por hacer perdurar lo propio convierten a San Blas en un micromundo dentro Panamá.

Mujeres Guna Yala en Isla Fragata, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

Bajo mi punto de vista todavía les falta un poco de sensibilidad en el trato con el turista, pero desde luego tienen un potencial enorme para hacer de este lugar uno de los más deseados del mundo. Y como prueba, unas islas.

Turista en la isla Perro Chico, archipiélago de San Blas (Panamá

Qué ver en el archipiélago de San Blas

La verdad es que San Blas solo tiene una cosa para ofrecer al turista: el paraíso. Y es que, aunque no soy muy amigo de utilizar esta palabra en vano, está claro que la perfección de todas y cada una de las islas que configuran este inmenso archipiélago, lo convierten en un objeto de deseo turístico. Si lo tuyo son las playas, aquí las tienes todas.

Playa de Isla Diablo con vistas a isla Perro Chico, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

Isla Fragata

Aunque dependiendo del tour que elijas, visitarás una u otra isla, la mayoría de paseos empiezan, termina o hacen alguna parada en Isla Fragata.

Muelle de entrada a Isla Fragata, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

Y es que esta diminuta isla se divide en dos cuando sube la marea…

Paseando por las aguas poco profundas junto a Isla Fragata, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

… dando lugar a una estampa de fondo de pantallas de Windows.

Islote junto a Isla Fragata, San Blas (Panamá)

Al turista y a las aves, les encanta.

Gaviotas se apoyan en un tronco sobre el mar en Isla Fragata, una isla del archipiélago de San Blas (Panamá)

La piscina natural

Entre tanta isla de cuento no puede faltar un mar de película.

En la piscina natural del archipiélago de San Blas (Panamá)

Por esta razón, otra de las paradas habituales en los tours por San Blas es la zona conocida como la piscina natural…

Barco anclado en la piscina natural del archipiélago de San Blas (Panamá)

un pedacito de mar en calma y poco profundo

Vista del fondo marino en la piscina natural del archipiélago de San Blas (Panamá)

… delicioso para la práctica del snorkel. Si no llevas equipo contigo no te preocupes: los guías te lo prestarán.

Haciendo snorkeling en la piscina natural del archipiélago de San Blas (Panamá)

Pero por favor, no juegues con las estrellas de mar.

Estrella de mar en el fondo marino del archipiélago de San Blas (Panamá)

Isla Perro Grande

Al igual que las demás, la Isla Perro Grande cuenta con sus playas de ensueño…

Turistas pasean por Isla Perro Grande, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

… un bar restaurante…

Niño Guna Yala se bebe un refresco de naranja en Isla Fragata, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

… y un bonito arrecife en las inmediaciones.

Fondo marino del archipiélago de San Blas, junto a la isla Perro Grande (Panamá)

Otro lugar perfecto para jugar a los buzos.

¿Aficionado a la aventura? 5% de descuento en seguro de viaje

Haciendo snorkeling en junto a Isla Perro Grande, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

Isla Diablo

Aunque su nombre parezca indicar lo contrario, Isla Diablo es otra de las joyas naturales que esconde el archipiélago de San Blas.

Vista de Isla Diablo desde Isla Perro Chico, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

Si mis cálculos no me fallan, es una de las más grandes de las que visité, una teoría que cobra bastante sentido si tenemos en cuenta que es una de las que más opciones de hospedaje ofrece.

Baños de las Cabinas Niadub en Isla Diablo, archipiélago de San Blas (Panamá)

De hecho, fue en Isla Diablo donde estuve más acompañado de turistas ya que es la que muchos eligen para hospedarse. Incluso, aunque no tengo documentos gráficos, aquí jugué un partido de fútbol en pleno paraíso.

Restaurante de las cabañas Niadub en Isla Diablo, archipiélago de San Blas (Panamá)

Isla Perro Chico

Así como en ninguna de las anteriores islas pasé demasiado tiempo, en la Isla Perro Chico se encontraba mi humilde morada, por lo que fue allí donde invertí buena parte de mi estancia en San Blas.

Jugando a baloncesto en la isla Perro Chico, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

A mi llegada, hacia las 12 de la mañana, me encontré una isla asediada por turistas que copaban los cuatro costados de la playa en busca del mejor rincón para dorarse al sol.

Turistas en la Isla Perro Chico, San Blas (Panamá

Pero cuando regresé allí, sobre las 5 de la tarde todos y cada uno de los viajeros fueron abandonando la isla…

Taxi botes en el archipiélago de San Blas (Panamá)

dejándome solo con las familias residentes.

Con un grupo de niños Guna Yala en el archipiélago de San Blas (Panamá)

Como te comentaba, San Blas cuenta con 49 comunidades (islas grandes) en las que los locales viven permanentemente, pero el resto del archipiélago tiene un uso eminentemente turístico. De esta manera, algunas familias de los Guna Yala viven temporalmente en estas “islas turísticas” durante sus vacaciones o los períodos de más afluencia turística. Pero aquella noche de diciembre, ningún otro turista había decido dormir en Perro Chico, por lo que poco a poco me convertí en un espectador de excepción de la cotidianeidad de la isla. Y la experiencia fue maravillosa.

Árbol de Navidad en la isla Perro Chico, en el archipiélago de San Blas (Panamá

Sobre las 5 de la tarde, los Guna Yala residentes apuraban las últimas horas de sol charlando tranquilamente sobre la vida o practicando algún deporte.

Guna Yala juegan a voleibol en la isla Perro Chico, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

Te aseguro que ver caer el sol en un lugar así no tiene precio

Árbol de Navidad en Isla Perro Chico, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

… pese que un cielo un tanto nuboso no me dejó disfrutar de la experiencia completa.

Atardece en la isla Perro Chico, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

Por suerte, los niños que por allí deambulaban me regalaron un momento mejor.

Niños Guna Yala en la Isla Perro Chico, en San Blas (Panamá)

Cuando la noche terminó de conquistar la isla, todos los “perrochiquenses” (permíteme que me invente el gentilicio) pusieron dirección a la ducha.

Foto nocturna en la Isla Perro Chico, archipiélago de San Blas (Panamá)

Libres de arena y sal, se recogieron a cenar a sus casas para luego volver a encontrarse en el “restaurante” del pueblo, donde se encuentran dos de las principales fuentes de diversión Perro Chico: el dominó y la televisión. Como te podrás imaginar, traer tendido eléctrico a un lugar tan remoto es misión casi-imposible, por lo que la televisión y otros pequeño puntos de luz de la isla dependen de un generador. De hecho, la llegada de la “caja-tonta” a estas islas tan alejadas es bastante reciente, y por lo que me comentaron ha supuesto un descenso importante en la natalidad. Que cada uno saque sus propias conclusiones.

Un grupo de Guna Yala ven la televisión en el único bar de Isla Perro Chico, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

Aunque me habría encantado que ese día no terminara nunca, el trajín de la aventura fue cayendo sobre mi cabeza y mi cuerpo me pidió dormir. Mi hotel de mil estrellas me estaba esperando.

Durmiendo en tienda de campaña en Isla Perro Chico, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

Pese a la falta de lujos, la realidad es que aquella noche dormí de maravilla, lo que puso el broche a una escapada redonda por San Blas.

Durmiendo en el archipiélago de San Blas, en una tienda de campaña en Perro Chico (Panamá)

Aunque evidentemente supuso un desembolso económico bastante más alto de lo que es habitual en mis viajes, volvería a pagar cada uno de los euros que dejé en el archipiélago de San Blas. Porque el dinero va y viene, pero hay experiencias que entran hasta lo más profundo de nosotros, endulzando nuestros recuerdos e incluso cambiando nuestra forma de entender la vida. Y desde luego, San Blas ha sido uno de ellos. ¿Te apuntas? Nos vamos al Valle de Antón y Chame.

Todas las publicaciones de nuestro viaje a Panamá

Etiquetas:,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Sergio Otegui Palacios

Trabajo en El Fabricante de Nubes, una productora audiovisual en Zaragoza. Recorro el mundo con 20 € diarios, una mochila a la espalda y una cámara en la mano y os lo cuento en Nada Incluido, mi blog de viajes. Vídeo, fotografía, publicidad, viajes, lo que surja. How can I help you?

Comentarios (41)

  • Francisco Pinilla

    |

    Que curioso, que curioso, que curioso todo lo relacionado con los Guna Yala! Me recordaron a los días que pase infiltrado entre los Hmong! Estoy en mi despacho (aunque sea festivo un abogado de éxito nunca descansa) y me ha dado mucha envidia todo el post! San Blas es alucinante! Y la isla del perro, tan llena de perros…

    PD. Ese archipiélago tiene las mismas islas durante los años bisiestos? Je je je

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Hola, Francisco! Son una etnia, y la verdad es que las mujeres vestidas así si que tenían un cierto aire Hmong, buena observación. Lo de la Isla Perro, según me contaron, tiene que ver porque los antiguos vieron algún animal deambulando por la isla y pensaron que era un perro. Pero por lo visto debía ser una foca, o algo así. Ya sabes, historias de pueblo. ¡Un abrazo!

      Responder

    • Paco Piniella

      |

      Qué gracias Francisco PINILLA y yo Francisco PINIELLA, qué casualidad.

      Responder

  • Maleta para tres

    |

    Hasta este preciso momento este sitio era absolutamente desconocido para nosotros. Te explicas genial, pero las fotos te transportan hasta el sitio. ¡Muy chulo! Saludos 🙂

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Muchas gracias, amigos! La verdad es que yo antes de ir a Panamá no conocía de su existencia… pero ahora mismo es para mí uno de los lugares favoritos del país. Qué maravilla. ¡Un saludo!

      Responder

  • Paco Piniella

    |

    Yo también estuve en Guna Yala, concretamente en la Isla Aguja, y como tu me pareció estupendo y una experiencia inolvidable. Me alojé en una de las cabañas y de noche se movía con el viento. El viaje lo contraté desde ciudad de Panamá con el transporte y todo incluido.
    Saludos viajeros,
    LoBo BoBo

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Yo creo que es imposible irse de este lugar sin enamorarse un poquito 🙂 Yo tuve bastante suerte con el tiempo, hubo poco viento. Si no igual se habría llevado mi tienda de campaña… jaja. ¡Mil gracias por tu comentario!

      Responder

  • jordi (milviatges)

    |

    En mi opinión es uno de los lugares más bellos del Caribe. Al menos, de lo que he visto. Merece mucho la pena, de manera que espero que los panameños no traten de matar a la gallina de los huevos de oro, en un país ya de por si bastante carillo.

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      ASí es, Jordi. Ahora mismo está la cosa “tranquila”, es muy bonito y no es excesivamente caro. Pero desde luego, el futuro es inquietante, como poco. ¡Un saludo!

      Responder

  • Capture the Atlas

    |

    No tenía ni idea de este lugar. Madre mía que lugar y que color tiene el agua. Me parece un auténtico paraíso. Lo que me ha parecido carísimo es que te cobren 30$ por acampar ¿Sabes que pasa si quieres llegar por tu cuenta y acampar donde quieras?

    Es un muy posible destino para dentro de poquito.

    Ascen.

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Hola, Ascen! 🙂 ES una maravilla, si vistas Panamá tienes que ir si o sí. Lo de la acampada son 30 dólares incluyendo las 3 comidas, la tienda y el colchón. Con respecto a la acampada libre, creo que puedes dormir en cualquier isla con tu tienda pero estoy seguro de que algo te cobraran por acampar. Las islas “importantes” ofrecen baño, restaurante y demás, así que casi seguro que te cobran algo. Si haces acampada por tu cuenta, ya nos contarás. ¡Un saludo!

      Responder

  • Alba

    |

    Madre mía 365 islas!! Estría súper bien recórrelas todas! Con tu post de san Blas apetece dejar todo e irse a bañar a esas aguas tan cristalinas. Enhorabuena por la entrada, me ha encantado

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Muchas gracias, Alba! Para recorrerlas todas solo necesitas una cosa… ¡una barca! 😀 Un saludo

      Responder

  • Angela Olea

    |

    Hay taaaantos paraísos que nos quedan por conocer… ¡Gran post! Gracias por darnos tanta información sobre el archipiélago de San Blas, sin duda, si algún día decidimos ir, nos será de mucha utilidad 🙂

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      ¡Gracias por tu mensaje, Ángela! Si vais por Centroamérica, no os quedéis sin visitarlo. ¡Un saludo!

      Responder

  • Ana María

    |

    Que buena exposición de tan hermoso lugar gracias una vez más Don Sergio

    Responder

  • Laura

    |

    Madre mía, vaya pinta tiene este archipiélago. A nosotros no nos atrae mucho Latinoamérica, somos más de África y Asia… Pero leyendo tu post entran ganas de dejarlo todo e ir allí! Por cierto, gracias por describir las fotos, a los viajeros ciegos como yo nos viene de lujo.
    Me da un poco de miedo bañarme en playas así… Te contaron cosas de animales marinos? Ja ja

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Hola, Laura! Un gustazo tenerte por aquí. A mí Latinoamérica me tiene ganado, la gente es muy especial. Pero África y Asi no están nada mal ^^. Con respecto a lo animales marinos no me dijeron nada extraño, pero también es cierto que a partir de las 6 de la tarde no dejaban bañarse… ¿por qué será? jaja. ¡Un saludo!

      Responder

  • Miriam

    |

    Vaya pedazo de fotos!! Si es que me han transportado a esas playas!! Me ha encantado el post y sin duda las islas de San Blas parecen una parada ideal en cualquier viaje por Panamá. Eso sí, ¿cuántas noches pasaste en el archipiélago? Es que me pareció entender que una pero con todas las islas y playas de las que hablan me da que una quizás es quedarse corta ¿no? Un saludo y gracias por el post

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Hola, Miriam! Sí, estuve una noche. En realidad estuve como 24 horas completas en el archipiélago. Una o dos noches está bien, estando más no vas a ver nada diferente, aunque para relajarse es estupendo. ¡Muchas gracias por tu mensaje! 🙂

      Responder

  • Judith G. Noé

    |

    Solamente con la primera frase, ya engancha! Quería conocer quién era ese anciano en llamas o abuelo listo para ser quemado! Muy chulo el post y muy chulas las fotos. No me extraña que San Blas se haya convertido en uno de tus rincones favoritos del planeta!

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      🙂 Desvelo pronto el misterio… la próxima vez me lo guardo hasta el final jaja. ¡Gracias por tu mensaje, Judith!

      Responder

  • Juan Vicente Raga Onate

    |

    me parece muy interesante todo lo que has explicado, por cierto es rara la sensación de celebrar la nochevieja en mangas no? con toda esta guía ya lo tengo mas que claro si algún año me animo a visitar el archipiélago de San Blas, muy buen trabajo!

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Hola, Juan! No llegué a pasar la Nochevieja en las islas, aunque estuve en Costa Rica que en cuestión de clima es igual jaja. La verdad es que el invierno le da magia a la Navidad, pero pasarla en mangas de camiseta también es muy agradable. Además en diciembre no hace mucho calor en la zona, es un mes perfecto para visitarlo. ¡Un saludo!

      Responder

  • Luz

    |

    Hola Sergio! llegué por aquí buscando info sobre Panamá y tengo que decirte que me estoy quedando encantada! Ya las imágenes son paradisiacas, pero es que das info muy práctica. Es un sueño que pronto espero cumplir y tu blog me esta siendo de gran ayuda. Un saludo! 😉

    Responder

  • Yamila - El mundo a nuestros pies

    |

    Estuvimos hace poco menos de un mes en Panamá, pero fue más bien de pasada, con un stopover de un dia a la ida y otro a la vuelta en nuestro viaje a Cuba.. y la verdad es que Panamá nos sorprendió muchísimo!!! es una belleza la ciudad capital y es por eso que volvimos con ganas de hacer un futuro viaje Panamá-Costa Rica. Y en ese viaje nos gustaría conocer el archipielago de San Blás. Esta guía viene perfecta, no sabía bien cómo era esto de pasar la noche allí, ahora lo entiendo mejor. Y dime, con respecto a los mosquitos y otros bichos, cómo es en la isla por la noche? ese es un tema que nos preocupa porque al viajar con una niña, estos detalles pueden hacerte pasar un mal momento con una super picadura! jeje Un gran saludo!

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Hola, Yamila! Gracias por tu mensaje 🙂 Definitivamente una ruta Costa Rica – Panamá es un acierto seguro, si necesitáis información tenéis el blog y mi correo a vuestra disposición 🙂 Con respecto a los mosquitos, imagino que dependerá de la época del año. A mí me suelen picar muchísimo, y en la capital me pegaron fuerte, pero por ejemplo en San Blas no tuve mucho problema. Eso sí, estuve en diciembre, la temporada más “fría” del año (hacía más de 25 grados jaja). ¡Un saludo!

      Responder

  • Steve

    |

    Hola, Sergio. ¡Qué chevere estas crónicas, te quedó increible!, ese lugar es un paraíso, gracias por compartir la experiencia. Me llamó la atención tus fotos haciendo snorkel, qiuería saber más o menos si uno se sumerge bastante o son profundades cortas?, porque quiero comprar un case acuático justamente para hacer esa actividad. jaja..

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Hola, Steve! En este caso es un snorkel muy sencillo en aguas poco profundas y el material te lo dejan ellos. Aunque estoy seguro de que se podrá practicar buceo en esta zona con mejor equipo. TOdo es preguntar 🙂

      Responder

  • Juan

    |

    Excelente nota al mismo nivel que San Blas. Ahora te pregunto, dormiste en carpa por tu propia cuenta? O sea, era tu carpa y te instalaste ahí en la playa o hay servicio de camping? En este ultimo caso si fuese así ¿cuanto es el cobro por noche?

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Hola, Juan! Esa información la doy en el mismo artículo, pero te la comparto por aquí:

      “Casi todas las islas mínimamente grandes ofrecen la posibilidad de hacer noche ahí, ya sea en tienda de campaña o en una cabina. La primera opción te sale por unos 30 dólares con las tres comidas, mientras que la cabaña supera los 40.”

      Es decir, yo no llevé carpa sino que usé la que me ofrecieron en la propia isla. Un saludo!

      Responder

  • Sara

    |

    Buenas!! Que tal??
    me encantaría poder ir este noviembre en las islas. Tengo pensado hacerlo por libre, pero me gustaría saber si es muy complicado el tema alojamiento, no es necesario ni posible reservar la tienda de campaña o cabina o se tiene que reservar por adelantado.. La verdad hay poca información y a ver si con tu experiencia puedes orientarme un poco. Por otra parte, en dado caso que te alquilen la tienda, supongo que es solo tienda, no hay colchón ni nada no? PD: sabes si en noviembre hay mucha lluvia?

    Muchas gracias de antemano! Sigue viajando

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Hola, Sara! Yo gestioné el transporte con una agencia y el alojamiento me lo ofrecieron en el bar de la propia isla. Avisa a quienes te lleven que te quieres quedar una noche allí y ellos te ayudaran. Yo dormí en una tienda de campaña con un colchón hinchable. La verdad es que en un sitio así duermes increíbles. Es súper especial. Noviembre están terminando las lluvias en Centroamérica, no creo que tengas problemas. ¡Un abrazo!

      Responder

  • Raul Jimenez Sanz

    |

    Hola a todos.
    He estado en San Blas durante 15 dias y a diferencia de lo que habla Sergio, mi opinion es muy negativa y os explico.
    San Blas es muy caro para lo que ofrece, solo el transporte ida y regreso te sale por: $50 Coche ida y vuelta, $20 de impuestos, $40 de lancha, 2 de impuesto de puerto. Total $112 sin alojamiento ni nada. Carísimo.

    Las lanchas no tiene seguro, lo único es que llevan chalecos salvavidas en muchos casos muy viejos y hasta dudo que flote. Como te pase algo vete preparando unos cuantos miles de dólares, ya ha habido unos cuantos accidentes.

    Lo primero, las comunidades que es donde viven son completamente asquerosas y llenas de basura, mucho peor que los gitanos, estas comunidades están llenas de basura tanto en tierra como las orillas, haciéndolas imposibles de ganarse en ellas.

    Las islas son bonitas de lejos, pero una vez que te acercas , también ten esta llenas de basura.

    Los indios son sucios, mal educados, groseros y en su mayoría lo ubico que hacen es emborracharse.

    Los tours son un verdadero engaño, te llevan parando en varias islas dejando a turistas, varados durante horas en islas llenas de gente donde no hay nada que hacer. Lo mas que conocerás es perro chico, perro grande, banadub y el barco hundido, islas totalmente comerciales donde ademas te intentaran vender productos artesanales que hacen ellos y en realidad son artículos comprados en las tiendas de mayoristas de panama traídos de china. Los única artesanía que hacen ellos son las molas, unos trapos que algunas cosen a mano y cuestan mínimo $20 cada una,

    Lo comida es siempre la misma, poca cantidad, con muy mal aspecto y pésima presentación. Vi las cocinas y hubiese preferido no verla, Completamente llenas de porqueria, restosde comida por los suelos y no te imaginas los cacharros de cocina.

    Los alojamientos, cabanas de cana con techos de paja, Estos techos están llenos de bichos, puedes encontrar desde cucarachas a ratas.
    El suelo de arena con restos de comida de otros clientes y los colchones y sabanas no os lo quiero decir, pero decidí dormir en una hamaca las 14 noches.

    Mi opinion en general es que si podia ser un paraiso si lo cuidasen y ellos fueran de otra forma, ya que solo piensan en sacarte el dinero dando lo mínimo de servicio.
    Solo vale las imágenes que tomes de lejos de las islas, no merece la pena ir.

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Hola, Raul! Agradezco mucho que te pases por aquí y compartas con nosotros tu experiencia, desde luego muy contraria a la que yo tuve. Hay algo en lo que sí que coincido contigo es que los guna yala tienen algunas carencias, y están explotando las islas al máximo pero no cuidan demasiado ese paraíso. Basura personalmente yo no vi (estuve en las islas, no en las comunidades), pero sí que percibí bastante dejadez en algunas cosas. Al margen de ello, personalmente sí que disfruté muchísimo del lugar, y me parece un imprescindible si visitas Panamá. Caro es, desde luego, pero al final estás pagando por acceder a un lugar único en el mundo. Coincido también contigo en el timo que tienen ahí con los puestos de artesanía y demás, pero es que verdaderamente yo estuve ahí disfrutando del entorno, muy al margen de lo que ellos hicieron. Dicho esto, insisto en que de verdad agradezco que compartas con nosotros tu opinión, y estoy seguro de que no serás el único que haya salido de ahí ciertamente decepcionado. Pero en lo que me a mí respecta, disfruté cada segundo del lugar, aunque soy el primero que creo que las cosas se podrían hacer mejor. ¡Un abrazo!

      Responder

  • augusta becker

    |

    Hola! Solo agradecerte por un blog tan completo, simpático y ordenado. Saludos desde Chile

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Muchísimas gracias, Augusta. Es un placer recibir estas muestras espontáneas de cariño 🙂 ¡Un saludo!

      Responder

  • Adrián Soriano

    |

    Hola, sergio:

    Muchas gracias por compartir tu experiencia. Quería preguntarte si tuviste problema en encontrar transporte para volver desde la isla al puerto, y también si el tour para visitar las otras islas lo contrataste en Perro Chico.

    Un saludo y suerte!

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Hola, Adrián! Diariamente hay barcas que van y barcas que salen de la zona, por lo que no te resultará complicado. Yo lo gestione con la persona que me llevó, le dije que me quería quedar una noche y que si podía volver en otra barca y me dijo que sin problema. Así que no te preocupes, están acostumbrados a eso también 🙂

      Responder

Deja un comentario

Información de contacto

Sergio Otegui Palacios

sergio@nadaincluido.com

Miembro de:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies