3. San Blas – El anciano en llamas

Sentado viendo el atardecer en la Isla Perro Chico, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

El abuelo ya está listo para ser quemado. Cada 31 de diciembre, los Guna Yala preparan un anciano de muñeco y lo queman en una hoguera en mitad de cada isla. Ésta es su forma de terminar el año, quemando todo lo viejo. Aquí no hay nieve, uvas, polvorones, ni Ramones García. Aquí hay playas de ensueño y una forma diferente de entender la vida. Vamos con San Blas.

Sentado viendo el atardecer en la Isla Perro Chico, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

La última vez que hablamos, acababa de pasar unos días recorriendo de cabo a rabo en la ciudad de Panamá. Mi estancia en la capital iba a terminar de la mejor forma posible, con una visita al alucinante archipiélago de San Blas. Pero vamos por partes.

Niebla sobre los rascacielos de ciudad de Panamá durante el amanecer

Cómo ir a San Blas por tu cuenta

Antes de nada, te aclaro que San Blas es el nombre de un impresionante archipiélago (¡365 islas!) que se encuentra relativamente cerca de la capital panameña. Pero, pese a que no hay muchos kilómetros de distancia de por medio, llegar hasta allí puede resultar un tanto complejo, pero nada que no puedas encontrar en esta guía de Panamá.

Llegando en barca a la Isla Perro Chico, en San Blas (Panamá)

Pero, ¿se puede llegar por tu cuenta? Sí, es posible, aunque no es sencillo. Para ello tienes que ir a la Terminal de Albrook, la estación de autobuses de Panamá, y desde ahí agarrar el primer bus que salga rumbo hacia Cañitas, Aguas Frías o Darién, los pueblos más cercanos a la entrada a la carretera de San Blas. Una vez en el autobús, avisa al conductor de que tienes que bajarte en la carretera de entrada a Puerto de Cartí, uno de las terminales desde donde salen los barcos a San Blas. El precio del bus es de unos 3 dólares por trayecto.

Por supuesto, este viaje lo puedes hacer también en coche de alquiler, pero asegúrate de que sea en todoterreno: hay tramos de pista en muy mal estado.

Ver coches de alquiler en Panamá

Viajando de Ciudad de Panamá a San Blas en furgoneta (Panamá)

Una vez en esa carretera, estarás a 40 empinados kilómetros del puerto, por lo que vas a necesitar un nuevo transporte para llegar hasta allí. La única opción aquí es hacer autostop. Aunque no es una carretera con mucho tráfico, sí que es habitual ver coches y que te paren. Eso sí, algunos te van a querer cobrar por el trayecto unos 15 dólares. Una vez sobre ruedas, a mitad de este camino hay una frontera de acceso a la comarca de Guna Yala (a la que pertenece San Blas), por cuyo acceso, si eres extranjero, hay que pagar 20 dólares. Innegociable.

Frontera a la comarca Guna Yala (Panamá)

Media hora después llegarás al mencionado Puerto de Cartí, desde donde salen las lanchas a las islas de San Blas. Allí te cobrarán 2 dólares por la tasa del uso de muelle (cosas del turismo…), además del coste del paseo en barca hasta la isla que quieras visitar. Los precios van de los 20 dólares hasta los 35, dependiendo de lo lejos que esté tu isla destino.

Agarrando un bote en dirección al archipiélago de San Blas, desde Puerto de Cartí (Panamá)

Una vez en tu isla, tendrás que pagar 3 dólares por cada uno de los 365 islotes que quieras visitar. También puedes contratar un tour de varios por unos 20 dólares. Casi todas las islas mínimamente grandes ofrecen la posibilidad de hacer noche ahí, ya sea en tienda de campaña o en una cabina. La primera opción te sale por unos 30 dólares con las tres comidas, mientras que la cabaña supera los 40. Personalmente, te recomiendo pasar al menos una noche en San Blas: una experiencia imperdible. Aunque puedes contratar el alojamiento una vez estéis allí, también puedes llevarlo previamente reservado: Booking y AirBnb ofrecen muy buenas opciones.

Ver alojamientos con Booking

25€ de regalo en AirBnb

Cabinas Niadub en Isla Diablo, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

Por lo tanto, haciendo el viaje por cuenta, éste es el coste aproximado:

  • 3 dólares por trayecto del bus Panamá – Cañitas.
  • 15 dólares por el trayecto a Puerto de Cartí (a no ser que no te cobren).
  • 20 dólares por cruzar la frontera de Guna Yala.
  • 2 dólares por el uso del Puerto de Cartí.
  • 30 dólares de media por el trayecto desde el puerto a alguna de las islas.
  • 3 dólares por desplazarte de una isla a otra.
  • 30 o 40 dólares por alojamiento con comida.

Cartel con la tarifas de pago para visitar la isla Perro Grande, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

Es decir, que un viaje de un par de días a San Blas por tu cuenta, contando la ida y la vuelta, te saldrá por algo más de 100 euros. Podrías bajar un poco esos precios si tiene suerte con el autostop y si te llevas tu propia comida a las islas, pero esa será la cifra media.

Viendo el atardecer en la Isla perro Chico, en San Blas (Panamá)

Como no podía ser de otra forma, también hay muchos operadores locales que ofrecen rutas a San Blas. A no ser que solicites dormir ahí, estos tours son de día e incluyen el transporte de ida y vuelta a ciudad de Panamá, y una ruta por tres o cuatro puntos turísticos del archipiélago. El precio supera los 100 euros y no suelen incluir el impuesto de la frontera y la tasa por usar el puerto.

Ver tour de día por San Blas

Ver tour de dos días por San Blas

Durmiendo en una tienda de campaña en Isla Perro Chico, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

Como en mi caso no andaba muy sobrado de tiempo como para arriesgarme a quedarme atascado haciendo el camino por mi cuenta, decidí contactar con la agencia Joe Brown Adventures, quienes fueron los encargados de llevarme y traerme desde ahí. A nivel de servicio, comunicación y trato funcionaron de maravilla, así que no puedo sino recomendarlos.

En bote hacia el archipiélago de San Blas (Panamá)

Como es habitual en este tipo de tours, mi aventura comenzó antes de las 6 de la mañana. Aunque la distancia al archipiélago no es excesiva, llegar hasta la primera isla lleva más de tres horas, por lo que madrugar es obligatorio si quieres aprovechar el día.

Vista desde lejos de Isla Perro Chico, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

El archipiélago de San Blas

Por poner un poco de contexto sobre la mesa, te comento que San Blas es un archipiélago conformado por 365 islas (sí, como los días de año), de las cuales 49 son comunidades. ¿Eso qué quiere decir? Pues que entre todas ellas, sólo 49 están permanentemente habitadas. En estas comunidades hay colegios, escuelas, alguna tienda…

Tienda de suvenires en Isla Fragata, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

El resto de islas tienen un uso principalmente turístico, contando algunas de ellas con una tienda, un pequeño restaurante (donde puedes elegir pollo, pescado, pescado o pollo)…

Plato típico de arroz con pescado en el archipiélago de San Blas (Panamá)

…un baño público, una zona “habilitada” para hospedar viajeros…

Tienda de campaña en la isla Perro Chico, mi habitación en el archipiélago de San Blas (Panamá)

… y una red de voleibol. Eso nunca falta.

Jugando a voleibol en Isla Diablo, archipiélago de San Blas (Panamá´)

Lo que sí que es común es que todas ofrecen mares de anuncio (con perdón del modelo)…

Bañándome en el mar junto a Isla Fragata, archipiélago de San Blas (Panamá)

… arena blanca…

Arena blanca y lisa en la Isla Perro Chico, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

… y muchas palmeras.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Nada Incluido (@nada_incluido) el

Los Guna Yala

Una de las grandes peculiaridades de este paradisiaco lugar es que pertenece a los Guna Yala, una etnia panameña que vive y reina en dicho territorio. Unas 30.000 personas habitan actualmente en la comarca.

Anciana Guna Yala teje en la Isla Fragata, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

Como la mayor parte de tribus indígenas, los Guna Yala luchan día a día por proteger su terreno y su cultura, y hasta han conseguido tener un cierto autogobierno. Aunque en buena parte están sometidos a la legislación panameña, tienen un alto grado de control interno apoyado en el Congreso General Guna, la máxima entidad en esta provincia.

Cartel de bienvenida a la Isla Perro Chico, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

Aunque la globalización y la tecnología también están presentes en Guna Yala, el esfuerzo por hacer perdurar lo propio convierten a San Blas en un micromundo dentro Panamá.

Mujeres Guna Yala en Isla Fragata, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

Bajo mi punto de vista todavía les falta un poco de sensibilidad en el trato con el turista, pero desde luego tienen un potencial enorme para hacer de este lugar uno de los más deseados del mundo. Y como prueba, unas islas.

Turista en la isla Perro Chico, archipiélago de San Blas (Panamá

Qué ver en el archipiélago de San Blas

La verdad es que San Blas solo tiene una cosa para ofrecer al turista: el paraíso. Y es que, aunque no soy muy amigo de utilizar esta palabra en vano, está claro que la perfección de todas y cada una de las islas que configuran este inmenso archipiélago, lo convierten en un objeto de deseo turístico. Si lo tuyo son las playas, aquí las tienes todas.

Playa de Isla Diablo con vistas a isla Perro Chico, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

Isla Fragata

Aunque dependiendo del tour que elijas, visitarás una u otra isla, la mayoría de paseos empiezan, termina o hacen alguna parada en Isla Fragata.

Muelle de entrada a Isla Fragata, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

Y es que esta diminuta isla se divide en dos cuando sube la marea…

Paseando por las aguas poco profundas junto a Isla Fragata, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

… dando lugar a una estampa de fondo de pantallas de Windows.

Islote junto a Isla Fragata, San Blas (Panamá)

Al turista y a las aves, les encanta.

Gaviotas se apoyan en un tronco sobre el mar en Isla Fragata, una isla del archipiélago de San Blas (Panamá)

La piscina natural

Entre tanta isla de cuento no puede faltar un mar de película.

En la piscina natural del archipiélago de San Blas (Panamá)

Por esta razón, otra de las paradas habituales en los tours por San Blas es la zona conocida como la piscina natural…

Barco anclado en la piscina natural del archipiélago de San Blas (Panamá)

un pedacito de mar en calma y poco profundo

Vista del fondo marino en la piscina natural del archipiélago de San Blas (Panamá)

… delicioso para la práctica del snorkel. Si no llevas equipo contigo no te preocupes: los guías te lo prestarán.

Haciendo snorkeling en la piscina natural del archipiélago de San Blas (Panamá)

Pero por favor, no juegues con las estrellas de mar.

Estrella de mar en el fondo marino del archipiélago de San Blas (Panamá)

Isla Perro Grande

Al igual que las demás, la Isla Perro Grande cuenta con sus playas de ensueño…

Turistas pasean por Isla Perro Grande, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

… un bar restaurante…

Niño Guna Yala se bebe un refresco de naranja en Isla Fragata, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

… y un bonito arrecife en las inmediaciones.

Fondo marino del archipiélago de San Blas, junto a la isla Perro Grande (Panamá)

Otro lugar perfecto para jugar a los buzos.

¿Aficionado a la aventura? 5% de descuento en seguro de viaje

Haciendo snorkeling en junto a Isla Perro Grande, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

Isla Diablo

Aunque su nombre parezca indicar lo contrario, Isla Diablo es otra de las joyas naturales que esconde el archipiélago de San Blas.

Vista de Isla Diablo desde Isla Perro Chico, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

Si mis cálculos no me fallan, es una de las más grandes de las que visité, una teoría que cobra bastante sentido si tenemos en cuenta que es una de las que más opciones de hospedaje ofrece.

Baños de las Cabinas Niadub en Isla Diablo, archipiélago de San Blas (Panamá)

De hecho, fue en Isla Diablo donde estuve más acompañado de turistas ya que es la que muchos eligen para hospedarse. Incluso, aunque no tengo documentos gráficos, aquí jugué un partido de fútbol en pleno paraíso.

Restaurante de las cabañas Niadub en Isla Diablo, archipiélago de San Blas (Panamá)

Isla Perro Chico

Así como en ninguna de las anteriores islas pasé demasiado tiempo, en la Isla Perro Chico se encontraba mi humilde morada, por lo que fue allí donde invertí buena parte de mi estancia en San Blas.

Jugando a baloncesto en la isla Perro Chico, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

A mi llegada, hacia las 12 de la mañana, me encontré una isla asediada por turistas que copaban los cuatro costados de la playa en busca del mejor rincón para dorarse al sol.

Turistas en la Isla Perro Chico, San Blas (Panamá

Pero cuando regresé allí, sobre las 5 de la tarde todos y cada uno de los viajeros fueron abandonando la isla…

Taxi botes en el archipiélago de San Blas (Panamá)

dejándome solo con las familias residentes.

Con un grupo de niños Guna Yala en el archipiélago de San Blas (Panamá)

Como te comentaba, San Blas cuenta con 49 comunidades (islas grandes) en las que los locales viven permanentemente, pero el resto del archipiélago tiene un uso eminentemente turístico. De esta manera, algunas familias de los Guna Yala viven temporalmente en estas “islas turísticas” durante sus vacaciones o los períodos de más afluencia turística. Pero aquella noche de diciembre, ningún otro turista había decido dormir en Perro Chico, por lo que poco a poco me convertí en un espectador de excepción de la cotidianeidad de la isla. Y la experiencia fue maravillosa.

Árbol de Navidad en la isla Perro Chico, en el archipiélago de San Blas (Panamá

Sobre las 5 de la tarde, los Guna Yala residentes apuraban las últimas horas de sol charlando tranquilamente sobre la vida o practicando algún deporte.

Guna Yala juegan a voleibol en la isla Perro Chico, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

Te aseguro que ver caer el sol en un lugar así no tiene precio

Árbol de Navidad en Isla Perro Chico, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

… pese que un cielo un tanto nuboso no me dejó disfrutar de la experiencia completa.

Atardece en la isla Perro Chico, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

Por suerte, los niños que por allí deambulaban me regalaron un momento mejor.

Niños Guna Yala en la Isla Perro Chico, en San Blas (Panamá)

Cuando la noche terminó de conquistar la isla, todos los “perrochiquenses” (permíteme que me invente el gentilicio) pusieron dirección a la ducha.

Foto nocturna en la Isla Perro Chico, archipiélago de San Blas (Panamá)

Libres de arena y sal, se recogieron a cenar a sus casas para luego volver a encontrarse en el “restaurante” del pueblo, donde se encuentran dos de las principales fuentes de diversión Perro Chico: el dominó y la televisión. Como te podrás imaginar, traer tendido eléctrico a un lugar tan remoto es misión casi-imposible, por lo que la televisión y otros pequeño puntos de luz de la isla dependen de un generador. De hecho, la llegada de la “caja-tonta” a estas islas tan alejadas es bastante reciente, y por lo que me comentaron ha supuesto un descenso importante en la natalidad. Que cada uno saque sus propias conclusiones.

Un grupo de Guna Yala ven la televisión en el único bar de Isla Perro Chico, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

Aunque me habría encantado que ese día no terminara nunca, el trajín de la aventura fue cayendo sobre mi cabeza y mi cuerpo me pidió dormir. Mi hotel de mil estrellas me estaba esperando.

Durmiendo en tienda de campaña en Isla Perro Chico, en el archipiélago de San Blas (Panamá)

Pese a la falta de lujos, la realidad es que aquella noche dormí de maravilla, lo que puso el broche a una escapada redonda por San Blas.

Durmiendo en el archipiélago de San Blas, en una tienda de campaña en Perro Chico (Panamá)

Aunque evidentemente supuso un desembolso económico bastante más alto de lo que es habitual en mis viajes, volvería a pagar cada uno de los euros que dejé en el archipiélago de San Blas. Porque el dinero va y viene, pero hay experiencias que entran hasta lo más profundo de nosotros, endulzando nuestros recuerdos e incluso cambiando nuestra forma de entender la vida. Y desde luego, San Blas ha sido uno de ellos. ¿Te apuntas? Nos vamos al Valle de Antón y Chame.

Más información de utilidad en nuestra guía de viajes online sobre Panamá

San Blas


Sergio Otegui Palacios

Trabajo en El Fabricante de Nubes, una productora audiovisual en Zaragoza. Recorro el mundo con una mochila a la espalda y una cámara en la mano y os lo cuento en Nada Incluido, mi blog de viajes. Vídeo, fotografía, publicidad, viajes, lo que surja. How can I help you?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comments (68)