6. Boquete – El arcoíris de Panamá

Escrito por Sergio Otegui Palacios el . Posteado en Blog, Viaje a Panamá

“Dices que amas la lluvia, pero usas un paraguas cuando llueve. Dices que amas el sol, pero buscas una sombra cuando brilla. Dices que amas el viento, pero cierras las ventanas cuando sopla..”. Estos versos de un poeta turco erróneamente atribuidos a Bob Marley explican perfectamente mis días por Boquete. Porque la lluvia moja, el viento enfría y el sol te hace sudar… pero sin ellos el arcoíris nunca saldría sobre Boquete. Y es maravilloso.

En el puente sobre el Río Caldera, en Boquete (Panamá)

La última vez que hablamos, acababa de pasar unos días de náufrago en el recóndito Parque nacional marino Golfo de Chiriquí. Desde allí tocaba desandar el camino hasta la carretera principal y poner rumbo a Boquete.

Carretera entre Bajo Boquete y Alto Boquete (Panamá)

Cómo ir a Boquete

Llegar a la localidad de Boquete es relativamente sencillo. Si estás en Panamá o en cualquier otra ciudad junto a la carretera principal, solo tienes que agarrar un bus hasta David

Terminal de buses de la ciudad de David (Panamá)

… y, una vez allí, desde la terminal de buses, coger el que te lleva a Boquete.

Interior del autobús que cubre la línea David - Boquete (Panamá)

El precio de este recorrido no llega a los dos dólares, y el trayecto es bastante bonito. Yo lo hice durante el atardecer y la verdad es que fue una experiencia muy agradable.

Arcoíris sobre el río Caldera, Boquete (Panamá)

Si estás en Bocas del Toro también puedes hacer este trayecto en bus pasando por David, pero te adelanto que la mayoría de hospedajes de Bocas ofrecen un traslado “directo” hasta Boquete por unos 25 dólares. Es más caro, sí, pero te ahorrarás mucho tiempo. Aunque no hay mejor opción que alquilar un coche y moverte por tu cuenta.

Ver coches de alquiler en Panamá

Carretera a las afueras de Bajo Boquete, en Panamá

Dónde dormir en Boquete

Mi trayecto hasta Boquete fue relativamente sencillo y bastante confortable, aunque llegué ya de noche. Durante mi estancia, y gracias a Miguel Ángel (un estupendo contacto que hice por Couchsurfing), dormí en el Hostal Mamallena, uno de los mejores en los que he estado en Panamá.

Ver Hostal Mamallena

Habitación del Hostal Mamallena, en Boquete (Panamá)

Entre 10 y 15 dólares cuesta la cama en la habitación compartida, dependiendo de la época. El hostal estaba (y estará) impecable, y cuenta con estupendas zonas comunes y un ambiente inmejorable. Miguel Ángel, el dueño, me trató de maravilla, al igual que el resto del equipo y otros voluntarios que trabajaban ahí. Si buscas otras opciones de alojamiento:

  • Por 40 euros la habitación doble puedes dormir en el Hotel Central Boquete, valorado con un 8,5 en Booking.

Ver Hotel Central

  • Si buscas algo de mayor nivel, 85 euros es el precio de la doble en el Boquete Garden Inn, calificado con sobresaliente por la comunidad.

Ver Boquete Garden Inn

  • AirBnb también ofrece opciones de alojamiento interesantes en la zona.

25€ de regalo en AirBnb

Casa morada en los alrededores de Bajo Boquete (Panamá)

Qué ver en Boquete

Una vez instalado, esa noche aproveché para conocer a mis compañeros de morada y conseguir algo de información sobre el lugar. Por poner un poquito de contexto, Boquete es el nombre de uno de los distritos más turísticos de Panamá, el cual forma parte de la provincia de Chiriquí.

Vistas de Boquete desde el sendero de las tres cascadas escondidas (Panamá)

La región de Boquete está conformada por varios pueblos, aunque el punto de partida habitual es Bajo Boquete, donde se encuentran la mayor parte de alojamientos y agencias de tours.

Vista de Bajo Boquete desde lejos (Panamá)

El propio pueblo tiene su encanto, al menos para pasear sin rumbo por sus alrededores...

Curso del río Caldera junto a Bajo Boquete (Panamá)

… visitar su mercado de artesanías

Mercado de artesanías en Bajo Boquete (Panamá)

… o ver la vida pasar desde su parque central.

Tren antiguo en la plaza central de Bajo Boquete (Panamá)

Fuera de esta localidad, Boquete es una de las zonas más altas del país, verde como ella sola, y un lugar estupendo para refrescarse y entrar en contacto con rutas de montaña. La imponente presencia del volcán Barú, el pico más alto de Panamá con casi 3.500 metros, condiciona el paisaje.

Vistas de los paisajes de Boquete desde Elida Estate Coffee (Panamá)

Con este panorama parece lógico que todo lo mucho que ofrece la región es pasear naturaleza y recorrer alguno de sus enclaves más conocidos. Depende del tiempo que tengas podrás hacer más o menos cosas, pero mi consejo es que, como mínimo, visites una cascada, un cafetal y hagas un paseo por tu cuenta. Al menos así lo hice yo.

El sendero de las tres cascadas escondidas

Aunque la oferta de rutas de trekking por Boquete es inmensa y muy interesante, en mi caso solo tenía dos días por la zona así que aposté por una de las más más conocidas: la ruta de las cascadas perdidas (The Lost Waterfall).

Entrada al sendero de las tres cascadas escondidas (The Lost Waterfalls) en Boquete (Panamá)

Detrás de este nombre tan evocador se encuentra un bonito paseo a la vera del río Caldera (el mismo que atraviesa el pueblo) en el que es posible ver y fotografiar tres espectaculares cascadas.

En la segunda de las tres cascadas escondidas de Boquete (Panamá)

Pero, ya te adelanto, no todo es tan sencillo. La mayoría de las agencias de la zona ofertan recorridos con transporte y guías por éste y otros parques por entre 30 y 50 dólares. Pero como buen bloguero Nada Incluido, yo preferí complicarme un poquito la vida y tratar de llegar ahí por mi cuenta. Y es relativamente fácil, si sabes cómo. Todo pasa por acudir a este punto exacto en el mapa (muy cerquita del parque central), desde donde salen una buena parte de los colectivos (pequeños autobuses) que conectan el pueblo principal con los de alrededor.

Parada de buses a la zona de Alto Quiel, en la ciudad de Bajo Boquete (Panamá)

Allí tienes que coger el que va en dirección a Alto Quiel, cerquita de donde se encuentran algunos de los senderos más interesantes del distrito. La entrada al Volcán Barú, el Sendero de los Queztales, el Sendero Pipeline, la Cascada San Ramón y las Tres Cascadas se ubican por aquí.

Cartel junto a la entrada del Parque nacional volcán Barú, en Boquete (Panamá)

El precio del bus es de dos dólares y tarda una media hora en llegar hasta ahí. En mi caso bastante más, ya que estuve otros treinta minutos en la furgoneta esperando a que se llenara.

Colectivo que cubre la ruta entre Bajo Boquete y Alto Quiel (Panamá)

Una vez en la zona, el transporte me dejó en el camino de acceso a las cascadas secretas donde, tras cruzar este idílico puente

Puente sobre el río Caldera, en Boquete (Panamá)

… me tocó subir el primer buen puñado de escaleras hasta llegar oficialmente a la entrada del parque, donde cobran siete dólares.

Plano del sendero de las tres cascadas escondidas, en Boquete (Panamá)

De ahí en adelante empezó la fiesta de la lluvia, la cual empañó un poquito mis ganas de pasear con calma. Por una cuestión geográfica (se mezclan muchas corrientes ahí) Boquete, especialmente en la parte alta, es una exposición continua de lluvia en todas sus versiones: superior, lateral, intensa, suave, con forma de viento…

Orquídea en el sendero de las tres cascadas escondidas, en Boquete (Panamá)

Durante mis cerca de tres horas de paseo conviví con todas ellas, las cuales, sin ser del todo molestas, fueron complicando cada vez más el recorrido.

Árbol caído en el sendero de las tres cascadas escondidas, en Boquete (Panamá)

Así que entre el agua que caía del cielo y la humedad propia de un recorrido junto al río, te podrás imaginar que ese día tragué más agua que un pececito.

Paso del río Caldera por el sendero de las tres cascadas escondidas, en Boquete (Panamá)

Pero, aún con todo, mereció la pena. Y es que tanto los senderos…

Camino en el sendero de las tres cascadas escondidas, en Boquete (Panamá)

… como las cascadas son alucinantes.

La primera de las tres cascadas escondidas, en Boquete (Panamá)

A la primera es relativamente fácil acceder, ya que está muy cerquita de la entrada del parque y el paseo no tiene muchas dificultades.

En la primera de las tres cascadas escondidas, en Boquete (Panamá)

La segunda sí que requirió de un poquito más de destreza y habilidad por mi parte. Prometo que no me llegué a caer, pero oportunidades no me faltaron.

¿Y si te caes? 5% de descuento en seguro de viajes

Segunda catarata del sendero de las tres cascadas, Boquete (Panamá)

Pero pese a la lluvia, al barro, al viento y a los tropezones… pese a todo ello, el esfuerzo se vio recompensado al llegar a esta segunda cascada. Alucinante.

La segunda de las tres cascadas escondidas de Boquete (Panamá)

Además, a diferencia de la primera, en la segunda es posible bañarse, aunque en mi caso decidí pasar. Ya me había mojado bastante.

Segunda de las tres cascadas escondidas de Boquete (Panamá)

Todavía quedaba la tercera, pero me di la vuelta. Prometo que lo intenté, que comencé a recorrer el camino, que tenía ilusión y ganas… pero la lluvia no cedía y el sendero era cada vez más alto, resbaladizo y peligroso.

Barro en el sendero de las tres cascadas escondidas de Boquete (Panamá)

Así que allí terminó mi vista a las tres (dos) cascadas secretas. Cansado, mojado, lleno de barro y con frío, pero feliz por lo que había visto.

Camino dentro del sendero de las tres cascadas escondidas de Boquete (Panamá)

A media tarde abandoné aquel parque en dirección al pueblo, con la idea de aprovechar las últimas (y más bonitas) luces del día. ¿Y qué mejor que hacerlo desde lo alto?

El arcoíris sale tras una flor en Bajo Boquete (Panamá)

El mirador de Cefati

Como Boquete es una tierra de montaña, supuse que cerquita del pueblo tendría que haber alguna zona elevada desde dónde contemplar el lugar en toda su magnitud. Y supuse bien.

Vistas de Bajo Boquete desde el mirador de Alto Boquete (Panamá)

A poco menos de media hora andando de Bajo Boquete (donde estaba mi hostal), se encuentra el mirador de Cefati, desde donde hay una vista privilegiada del distrito. Y si encima lo haces al atardecer

Vistas de Bajo Boquete desde el mirador de Alto Boquete durante el atardecer (Panamá)

… y en la compañía de un arcoíris de dibujos animados, el plan queda perfecto.

Doble arcoíris en los alrededores de Bajo Boquete (Panamá)

Lo que la lluvia me había quitado me lo devolvió en forma de arcoíris. Allí despedí ese día pasado por agua.

Vista nocturna de Bajo Boquete desde el mirador de Alto Boquete (Panamá)

Los cafetales de Boquete

Temprano y con un desayuno de categoría…

Desayunando una tortilla rellena y un bol de fruta en Bajo Boquete (Panamá)

… encaré un nuevo día, cargado con la buenísima intención de hacer otra ruta de trekking. Si alguna resalta por encima de todas es el ascenso al volcán Barú, desde donde es posible ver los dos lados de Panamá. Sin embargo, el camino es muy exigente y se recomienda hacerlo con guía. Cerquita está la ruta de los Quetzales, algo más asequible. Parecía un buen plan para el día, pero mis ganas fueron creciendo de manera inversamente proporcional a la aparición del viento y la lluvia. Lo siento Bob Marley, no me apetecía volverme a mojar.

Mi reflejo en un adorno de Navidad en Bajo Boquete (Panamá)

Así que decidí apuntarme a otro de los planes típicos de Boquete: visitar algún cafetal, pero por mi cuenta. Por sus condiciones geográficas y meteorológicas, y por la influencia del volcán Barú, en Boquete se produce uno de los mejores cafés del mundo. Por esta razón, son muchas las familias que viven de este cotizado fruto. Y alguna de ellas han decidido abrir su finca al turista.

Entrada al cafetal Elida Estate Coffee, Boquete (Panamá)

En cualquier agencia de viaje de Boquete se ofrecen tours a fincas cafeteras, pero en mi caso conseguí contactar directamente con Wilford Lamastus

Wilford Lamstus es el propietario de Elida Estate Coffee (Boquete, Panamá)

… el actual propietario de una familia que lleva produciendo café en la zona desde el año 1918.

Mi visita por Elida Estate Coffee no fue un paseo turístico al uso, con guías, etapas, planes establecidos… Mi visita fue una charla mano a mano con Wilford, quien me regaló dos horas de su tiempo para enseñarme los secretos de su finca (o beneficio, como le llaman ellos).

Trabajadores separan semillas de café en el beneficio Elida Coffee Estate, en Boquete (Panamá)

No soy un consumidor de café, pero ese ratito fue para mí una clase magistral sobre esta bebida. Allí me enseñaron como se recoge el café

Cogiendo con la mano el fruto del café en Boquete (Panamá)

… como se lava (si el cliente lo requiere), las distintas máquinas que intervienen en su preparación…

Máquina de producción en la hacienda Elida Estate Coffee, Boquete (Panamá)

… y los distintos procesos de secado por los que pasa…

Secadores de café en Elida Coffee State, en Boquete (Panamá)

… dependiendo del tipo de producto.

Semillas de café en el Elida Estate Coffee, en Boquete (Panamá)

Pero al margen de este repaso a la parte logística, lo que más me entusiasmó fue dar un paseo por los inmensos cafetales (más de 60 hectáreas tienen esta finca) ubicados a las faldas del Volcán Barú.

Recorriendo en coche los senderos de los cafetales de Elida Estate Coffee, Boquete (Panamá)

De hecho, parte del terreno se encuentra en el territorio del parque nacional…

Sendero entre los cafetales de Elida Estate Coffee, Boquete (Panamá)

… por lo que el paisaje es una absoluta maravilla.

Paisajes de Boquete vistos desde Elida Estate Coffee, Panamá

Además a ese camino se nos unió uno de los empleados del beneficio, perteneciente a la comunidad indígena de Ngäbe-Buglé, una comarca vecina en la que muchos de sus habitantes se dedican al trabajo en los cafetales.

Trabajador de la etnia Ngäbe-Buglé en el cafetal Elida Estate Coffee, en Boquete (Panamá)

Con todo ello, la ruta cafetera fue una auténtica maravilla.

Planta de café en Elida Estate Coffee, Boquete (Panamá)

Una buena muestra de la pasión, el esfuerzo, la dedicación y los sueños de una de tantas familias cafeteras de Panamá.

Café de Elida Estate Coffee empaquetado, Boquete (Panamá)

De regreso a Boquete, aún tuve tiempo de robarle alguna foto a las últimas horas del sol del día.

Flor morada en Bajo Boquete (Panamá)

Otro día redondo, otro día color arcoíris.

Vista del arcoíris en Elida Estate Coffee (Boquete, Panamá)

En apenas dos jornadas, Boquete justificó su fama turística y me abrió el apetito de más. Boquete tiene un plan para tantos días de viaje como le puedes dedicar, así que inclúyelo en tu ruta y dale margen. Al principio te enseñará lo mismo que a todos, pero dale un tiempo. Recórrelo con calma, sin rumbo, metete hasta dentro. Sigue y sal de la ruta. Pregunta y déjate recomendar. Boquete es tan variado como los colores del arcoíris. Ahora, si te parece, nos vamos a Bocas del Toro.

Todas las publicaciones de nuestro viaje a Panamá.

Etiquetas:,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Sergio Otegui Palacios

Trabajo en El Fabricante de Nubes, una productora audiovisual en Zaragoza. Recorro el mundo con 20 € diarios, una mochila a la espalda y una cámara en la mano y os lo cuento en Nada Incluido, mi blog de viajes. Vídeo, fotografía, publicidad, viajes, lo que surja. How can I help you?

Comentarios (29)

  • Jose Lop

    |

    Un post muy completo, no sabía que había tanto que ver por allí.

    Cuando estuve por Centroamérica me quedé en Nicaragua. Me faltan Costa Rica y Panamá. Ahora no hago más que ver a bloggers por ambos países y me dan muchas más ganas de ir por allí.

    Saludos

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Hola, José! Encantado de tenerte por aquí 🙂 Sin duda te tienes que dejar por los países vecinos. Aunque Nicaragua tiene mucho contenido, a nivel de naturaleza Costa Rica es insuperable, y las islas y playas de Panamá son una locura. Así que hay un viaje muy completo en esos lugares. Así tienes razones para volver 🙂 ¡Un abrazo!

      Responder

  • Aitor (cometeelmundo.net)

    |

    Es impresionante la vegetación que tienen. Aquí en Europa es muy difícil ver bosques/selvas tan frondosos… Tiene una pinta estupenda 😉

    ¡Un saludo!

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      ¡Hola, Aitor! Está claro que este tipo de bosques no tenemos por Europa, aunque tenemos de otro tipo y son igual de impresionantes. Pero merece la pena aprovechar los viajes para ver cosas diferentes 🙂 ¡Un abrazo!

      Responder

  • Ana María

    |

    Don Sergio que sona tan turística tanto que hacer y ver definitivo está en mi lista de viaje Saludos y gracias por sue datos

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Un lugar imperdible, Anamaría! Bien comunicado, fresquito y con mucho contenido 🙂 ¡Un abrazo!

      Responder

  • Majotipopty

    |

    ¡Un post muy completo! Llevo 4 años viviendo en Panamá y no me he atrevido a viajar a Boquete por falta de información cómo ésta ( y eso que soy amante del café ) ahora me resulta más emocionante la idea de visitar pronto Chiriquí

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Hola, María! 🙂 Pues siendo “vecina”, creo que tienes una oportunidad maravillosa para conocer la zona. Estoy seguro de que te va a encantar. ¡Un abrazo!

      Responder

  • Cristina

    |

    Madre mía qué verdor y qué humedad. Me gusta mucho lo que cuentas de una zona de la que no había oído hablar nunca. Y la ruta cafetera me ha encantado leyendo tomando un café.

    Muchas gracias.

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Así es Cristina! Esta zona es todo verdor y humedad 🙂 Y es increíble! Gracias por tu mensaje! 🙂

      Responder

  • Luz

    |

    Creo que disfrutaría como una enana visitando un cafetal, aprendiendo como de esos frutos sale la bebida que tanto me encanta, y Boquete me ha parecido el lugar perfecto para hacerlo. Qué decir del arcoíris precioso y del doble arcoíris, todo un regalo para los sentidos. Desde luego estoy de acuerdo, Boquete merece su fama.

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Estoy seguro de ello, Luz. Yo disfruté como un enano y aprendí muchísimo en poco rato 🙂 El café es para mí un gran desconocido.¡Un abrazo!

      Responder

  • Ascen

    |

    Madre mía Sergio, hace dos semanas no tenía ningún tipo de interés en Panamá y después de haber leido tres de tus post sobre Panamá no hago más que imaginarme allí. Sobre todo este de Boquete que es el tipo de viaje salvaje y natural que me gusta a mi. Una pregunta ¿Panamá puede ser peligroso para los viajeros?

    Gracias de antemano.

    Un saludo,
    Ascen.

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Hola, Ascen! Me alegra haberte despertado esa curiosidad por el país, seguro que te gusta 🙂 Es un país muy tranquilo y nada peligroso. Yo estuve más de dos semanas viajando solo y no tuve en ningún momento una sensación de inquietud. ¡Muy recomendable!

      Responder

  • Juan Vicente Raga Onate

    |

    Me encantan tus post, los explicas todo al dedillo y con enlaces para hoteles y mapas.

    la foto del arco iris brutal pero la del puente! me encantan estos sitios con ese aire aventura

    muy buen trabajo! genial post!

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Muchísimas gracias por tu comentario 🙂 Trato de hacer los post lo más entretenidos y útiles posibles, me alegro que te gusten. ¡Un abrazo grande!

      Responder

  • Angela Olea

    |

    ¡Nos ha encantado el post! Creo que nunca habíamos visto un arco iris tan entero 🙂 Sin ninguna duda, este post sobre Panamá ha hecho que nos entre el gusanillo por visitar este país. Todo super bien explicado 🙂

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      La verdad es que yo tampoco, Ángela. Y lo mejor de todo es que salieron arcoíris así todos los días que estuve por ahí, así que debe de ser costumbre. ¡Un abrazo!

      Responder

  • Jani

    |

    No sé qué ha gustado más, si la reflexión del poeta turco o la tuya… Cuánta razón en tan pocas palabras.

    Me ha encantado la guía tan completa que has preparado sobre Boquete. Panamá no estaba entre mis destinos la verdad, ¡pero has conseguido que me pique el gusanillo!

    Vaya suerte tienes de haber podido disfrutar de esos increíbles arcoíris.

    Un abrazo y sigue mostrándonos paisajes tan naturales.

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      🙂 Muchas gracias, Jani! Me alegra que te haya gustado la reflexión. La verdad es que creo que describe perfectamente lo que sentí 🙂 Si el gusanillo te lleva hasta Centroamérica, estaré encantado de ayudarte. ¡Un abrazo!

      Responder

  • Yamila - El Mundo a Nuestros Pies

    |

    Qué zona más linda!! de verdad que tendremos que volver a hacer Panamá… solo pudimos visitar de pasada la ciudad capital, ya volveremos a ver estos lugares sorprendentes. Somos una familia de mucho trekking, sabes si la lluvia allí es todo el año igual o hay alguna época mejor para evitar tanta mojadura? con nuestra niña preferimos que no se ponga tan malo el camino… Saludos!!

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Hola, Yamila! En teoría de enero a marzo es verano en Centroamérica, y es temporada seca, pero la verdad es que yo me mojé bastante jaja. Creo que en febrero o marzo ya lloverá algo menos, aunque como digo es una zona muy húmeda. ¡Gracias por tu mensaje!

      Responder

  • Pablo y Patri

    |

    Café, cascadas, coger el transporte público en el país, con los locales…creo que un solo post no podría recoger más cosas de las que somos muy FANS! Nos gustan mucho los viajes en coche, y comentabas que alquilar puede ser una buena opción…viendo las fotos y los terrenos…¿que tipo de vehículo recomendarías alquilar? ¿Es suficiente un utilitario normal, o más bien un todoterreno? Que sepas que por tu culpa estamos desde hace un par de semanas con el Virus de Panamá…cada vez gana más peso como opción de próximo viaje a Latinoamérica!

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      ¡Qué bueno leeros, chicos! Me alegra haberos despertado ese gusanillo, la verdad es que yo disfruté muchísimo del viaje. Si vais a Centroamérica dedicad también unos días a Costa Rica, es maravilloso… Con respecto al vehículo, en general en Centroamérica es buena opción alquilar un todoterreno, pero también es cierto que el nivel de carreteras de Panamá es muy bueno, y entre la mayoría de destinos importantes es fácil moverse con cualquier tipo de vehículo. Aunque si como a mí os gusta saliros de la ruta marcada, un 4×4 es mejor opción. ¡Un abrazo!

      Responder

  • WOMANWORD

    |

    Con lo de tierra de paisajes de postal y arco iris ya me has seducido. Panamá es uno de mis destinos pendientes. Sueño con recorrerla entera y me he bebido tu reportaje, fotos incluidas. Me gustaría viajar por éste país que describes con alguien, pero en caso de no encontrarlo, lo haré con mi mochila, ¿cómo lo ves?

    Responder

  • Zabeth

    |

    Como no llego a la tercera cascada 🤦 lo entiendo yo casi no llego 🤣. Hay que subir bastante y cuando llueve es muy díficil. Hay muchísimos lugares y caídas que ver en Chiriquí, además el sendero de los quetzales es buenísimo une los pueblos de Boquete y Volcán. En Caldera el pueblo que está a mano derecha antes de llegar a Boquete hay unos pozos termales, petroglifos, ríos y un cañón, además siguiendo la carretera en ese pueblo puede salir a la comunidad de los planes de Gualaca, en medio del camino también pueden encontrar la hermosa cascada Jaguatta, en fin existen muchos lugares que no sean explotado turísticamente ni siquiera en el plano nacional, pero las carreteras permiten acercarnos un poco a las maravillas de la naturaleza

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Qué buenos consejos, Zabeth! Lo de la tercera cascada me dolió, pero de verdad que el terreno estaba muy peligroso. Me apunto las demás recomendaciones para cuando vuelva 🙂 ¡Un saludo!

      Responder

Deja un comentario

Información de contacto

Sergio Otegui Palacios

sergio@nadaincluido.com

Miembro de:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies