4. Melón con jamón

Supermercado Polonia

Todavía no hemos pisado un McDonalds. Lo que para vosotros igual puede parecer una tontería, a nosotros nos hace mucha ilusión. El año pasado, a estas alturas de viaje, ya nos habríamos dejado caer siete u ocho veces por este restaurante. Pero ahora ya no lo necesitamos. Nos ha costado, pero hemos aprendido a comer bueno, típico y barato en cualquier lugar. Una prueba evidente de que hemos madurado como mochileros. La misma madurez de la que echamos mano para salir de Polonia.

Continuar leyendo

2. Como Pedro por su casa

Dos mochilas de viajeros en un autobús de Gdansk (Polonia)

(12-07-13) En el tren que nos llevaba de la estación de Sants al aeropuerto de Barcelona, un grupo de músicos callejeros subió a amenizarnos el trayecto. Terminada la función, llegó el momento propina en el sombrero pero con nuestro bajo presupuesto este tipo de actos debemos evitarlos. Eso sí, no se fueron con las manos vacías,  ya que un apetitoso bocadillo de lomo con pimientos de mi abuela fue para ellos. Un manjar por el que en cualquier bar español te cobrarían 5 o 6 euros. Sin duda, ese fue el mejor momento de un viaje de ida un tanto pesado.

Continuar leyendo

1. ¿Quiénes somos ahora y dónde nos creemos que vamos?

Cicloturismo en Budapest (Hungría). Plaza de los héroes.

Poco hemos cambiado desde que hace un año regresáramos de nuestra aventura en la Eurocopa. Alguna cana nueva, algún kilo de más, incluso algún empleo digno. Eso sí, tres de los cuatro integrantes de este nuevo reto todavía no podemos llamar barba a los cuatro pelos mal puestos que nos salen en la cara. Pero si hay algo que este año ha permanecido intacto han sido nuestras ganas de volver a viajar y de hacerlo a nuestra manera.

Continuar leyendo

  • 1
  • 2