5. El Castillo de Bran, Rasnov y Brasov, la pajarería

Escrito por Sergio Otegui Palacios el . Posteado en Blog, Viaje a Rumanía

En el Jardín del Castillo de Bran (Rumanía)

Cuando era pequeño, me gustaba ver la Pajarería de Transilvania, una serie de dibujos sobre un doctor bastante feo que se dedica a vender animales monstruosos a los habitantes de Transilvania. Hasta ahora, Transilvania para mí era eso. Hoy ya sé que no es solo una de las regiones más espectaculares de Rumanía, sino seguramente uno de los lugares con más mística de Europa. Así han sido nuestros días por el castillo de Bran, Rasnov y Brasov.

Iluminación nocturna del pueblo de Rasnov (Rumanía)

La última vez que hablamos acabábamos de pasar unos misteriosos y divertidos días entre Sighisoara, Sibiu y la carretera Transfagarasan. Ésa fue la primera etapa de nuestro viaje por Transilvania, pero no la única. Para continuar nuestro recorrido al olor de Drácula, decidimos afincarnos un par de noches en el pueblo de Rasnov. Además de ser un punto logístico estupendo para recorrer la zona, por 6 euros por persona dormiríamos en un impresionante apartamento.

Habitación de apartamento de AirBnb en Rasnov (Rumanía)

Bran

(11-07-16) A muy primera hora nos despertamos, con intención de “burlar” a la sociedad del turismo con una jugada maestra. Duchados y desayunados, cogimos el coche para dirigimos al pueblo vecino de Bran donde, en teoría, se encuentra el castillo de Drácula.

Vista del castillo de Bran desde lejos (Rumanía)

Conocedores de la gran cantidad de visitantes que recibe este lugar durante los días de verano, pensamos que sería una buena idea madrugar mucho para ser los primeros en entrar. Según la información que nos dieron, el castillo abría a las 9 de la mañana así que a esa hora estábamos en la puerta. Pero no, el Castillo de Bran abre a las 9 todos los días excepto los lunes y los martes, que lo hace a las 12. Así que tocaba hacer algo de tiempo por los alrededores.

Estatua en el pueblo de Bran (Rumanía)

Con apenas 6000 habitantes, Bran es un pequeño pero transitado pueblo rumano ubicado junto a los espectaculares Montes Cárpatos.

Vista del castillo de Bran desde lejos (Rumanía)

Sus encantos turísticos se reducen al castillo y a su imponente presencia desde casi cualquier ángulo.

Vista del Castillo de Bran desde un balcón (Rumanía)

Pero fortalezas al margen, Bran es un pueblo normal…

Hotel Villa en Bran (Rumanía)

… que aprovecha, como puede…

Carreta antigua en Bran (Rumanía)

… el poder de atracción del afamado vampiro.

Suvenires en el pueblo de Bran (Rumanía)

Castillo de Bran

Y os preguntaréis, ¿qué tiene que ver Drácula con el castillo de Bran? Pues concretamente, casi nada. Como podéis leer en el post anterior, el escritor irlandés Bram Stoker se inspiró en el héroe rumano Vlad Tepes (Vlad, el empalador) para crear la leyenda de Drácula. De la misma forma, por lo visto el novelista también tomó como referencia este castillo para diseñar la residencia del Conde Drácula.

Jardín del Castillo de Bran (Rumanía)

Sin embargo, a nivel histórico Vlad III no tuvo apenas vinculación con este castillo y sólo algunos historiadores defienden que el personaje fue encerrado en su calabozo durante un par de días. Pero su residencia real fue el castillo de Poaneri, hoy parcialmente en ruinas.

Dormitorio en el Castillo de Bran (Rumanía)

Es decir, ¿qué el castillo de Bran no es el castillo de Drácula? A nivel histórico no, pero a nivel de ficción podría decirse que sí porque ha sido el escenario elegido por la literatura y el cine.

En el patio interior del Castillo de Bran (Rumanía)

Vampiros al margen, el origen de la edificación se remonta al siglo XIII, época en la que los Caballeros de la Orden Teutónica levantaron una fortaleza.

Cuarto de armas en el Castillo de Bran (Rumanía)

Pero su construcción fue acompañada de muchos años de combates que terminaron por dejar el edificio casi en ruinas. Hubo que esperar hasta finales del siglo XIV para que se levantara el castillo con la forma actual.

Patio interior en el Castillo de Bran (Rumanía)

Durante buena parte de su historia, el castillo perteneció a Hungría y hasta después de la Primera Guerra Mundial no pasó a formar parte de Rumanía.

Habitación del Castillo de Bran (Rumanía)

En ese mismo momento fue elegido como residencia por la reina María de Rumanía y se hicieron en él importantes reformas, aunque siempre respetando su estructura medieval.

Sala de estar en el Castillo de Bran (Rumanía)

Entre otras cosas, desde ese momento empezó a contar con luz y agua corriente, además de nuevas escaleras para facilitar el acceso a las partes más altas.

Habitación del Castillo de Bran (Rumanía)

Aclarada la historia, si me dejáis daros mi opinión os diré que no me gustó demasiado. Aunque es cierto que su fachada y patios interiores tienen encanto…

En el patio interior del Castillo de Bran (Rumanía)

… de puertas hacia adentro tiene bastante poco contenido, sobre todo si te esperas ver algo parecido a una mansión del terror.

Drácula dibujado en el Castillo de Bran (Rumanía)

Tampoco nos ayudó la gran cantidad de turistas con los que tuvimos que compartir la visita, todos ellos campando a sus anchas por la zona sin ningún orden ni control. Pero como seguramente queráis visitarlo, simplemente recordaros que los lunes y martes abren más tarde, que es preferible ir fuera de la temporada alta y que la entrada cuesta 35 Lei (8 €).

Muchos turistas en la puerta de acceso al Castillo de Bran (Rumanía)

Rasnov

Del Castillo de Bran nos dirigimos a Rasnov, el pueblo donde dormíamos. Allí hicimos una parada técnica para comer y salimos a visitar su rincón más importante.

Iglesia Sfântul Matias en Rasnov (Rumanía)

El Castillo de Rasnov

La historia de Rasnov va ligada a la de su castillo, levantado a principios del siglo XIII en lo alto de una colina.

En la Ciudadela de Rasnov (Rumanía)

Por su ubicación estratégica en el mapa de Rumanía, la ciudadela ha jugado un papel fundamental en la vigilancia de los pueblos de la zona…

Vista desde Rasnov desde lo alto de la ciudadela (Rumanía)

… y ha servido también como refugio de guerra para los habitantes de Transilvania hasta el siglo XIX.

Plaza de la ciudadela de Rasnov (Rumanía)

A pesar de toda la historia bélica soportada por sus muros, la fortaleza solo fue conquistada una vez, durante el siglo XVII. Más allá de eso, tan solo un incendio y un terremoto han llegado a poner en peligro la fortificación.

Muralla de la ciudadela de Rasnov (Rumanía)

La ciudadela de Rasnov cuenta con un pozo de 150 metros en su haber, que fue excavado para hacer llegar el agua hasta un punto tan alto. La leyenda cuenta que el agujero fue excavado por dos presos turcos a los que se les prometió la libertad a cambio de su construcción. 17 años después lo terminaron, pero fueron igualmente asesinados.

Ropa medieval en la ciudadela de Rasnov (Rumanía)

Aunque es posible subir hasta la ciudadela andando, resulta mucho más sencillo hacerlo mediante el ascensor que conecta el centro del pueblo con el castillo. El ticket de ida y vuelta es de 12 Lei, a los que hay que añadirle otros 12 por la entrada a la fortaleza.

Vista desde Rasnov desde lo alto de la ciudadela (Rumanía)

En la ciudadela de Rasnov pasamos una entretenida tarde con parada final en la cama del apartamento. Ya sólo quedaba imaginar como habría sido nuestra vida de haber nacido en un lugar así durante la época medieval.

Iglesia de Rasnov de noche (Rumanía)

(12-07-16) La última visita de nuestro recorrido por Transilvania le correspondería a la ciudad de Brasov a la que llegamos tras abandonar, tristemente, nuestro confortable alojamiento de Rasnov.

Ayuntamiento de Brasov (Rumanía)

Brasov

A diferencia de los pueblos anteriormente descritos, Brasov tiene una población de casi 300 mil habitantes por lo que ya es una ciudad de importancia considerable. Por esta razón, puede ser otro buen enclave para ubicarse en Transilvania y recorrer los alrededores, ya que se encuentra en el centro del país y está a poca distancia de varios de los puntos más interesantes de Rumanía: el Castillo de Bran, el Castillo de Peles (del que os hablaré próximamente), Bucarest o la región norte.

Vista de Brasov desde lo alto (Rumanía)

Nuestro paso por Brasov fue puramente anecdótico ya que esta visita apenas encajaba dentro de nuestra agenda de viaje. Aún así, las dos o tres horas que pasamos por ahí tratamos de aprovecharlas al máximo.

Qué ver en Brasov

Seguramente, Brasov es una de las ciudades que más páginas ocupa en el libro de la historia de Rumanía. Aunque en la zona se han encontrado yacimientos arqueológicos del neolítico, los primeros documentos escritos sobre su existencia datan, como todo en esta zona, del siglo XIII y se formó por la unión de muchas de las poblaciones que se concentraban en la región. De ahí en adelante, imperio va, imperio viene, y hasta nuestros días.

Strada Mureșenilor, Brasov (Rumanía)

Entre sus atractivos turísticos, Brasov cuenta con la Biserica Negra (Iglesia Negra) que es la iglesia gótica más importante del país. Fue levantada a finales del siglo XIV.

Fachada de la Iglesia Negra (Biserica Negra) en Brasov (Rumanía)

Este templo está ubicado muy cerca de la Piata Stafuliu (Plaza del Ayuntamiento)…

Plaza del ayuntamiento (Piața Sfatului) en Brasov (Rumanía)

… bautizada así porque en ella se encuentra el consistorio de la ciudad.

Ayuntamiento en la Piața Sfatului de Brasov (Rumanía)

Además del ayuntamiento, en la plaza conviven edificios de viviendas, oficinas, tiendas y restaurantes que se extienden también por la Strada Republicii (Calle de la República), una de las más transitadas de la ciudad.

Calle de la República (Strada Republicii) en Brasov (Rumanía)

Esta vía desemboca en el Parque Nicolae Titulescu, un bonito jardín…

Parcul Nicolae Titulescu, Brasov (Rumanía)

… donde me llamaron la atención sus originales y trabajados maceteros.

Maceta en el Parcul Nicolae Titulescu, Brasov (Rumanía)

En nuestra visita express también tuvimos tiempo para subir a lo alto de la Cetauita Brasovului (la ciudadela).

Ciudadela (Citadel) de Brasov (Rumanía)

Aunque no nos fue posible acceder al recinto, desde allí hay una buena vista de la urbe desde cualquiera de sus ángulos.

Muralla de la ciudadela (citadel) de Brasov (Rumanía)

Y ya. Estoy de seguro de que hay mucho más para hacer en Brasov, pero nosotros no pudimos sacar tiempo para más. Así que después de comer algo, retomamos nuestra ruta sobre ruedas hacia el Castillo de Peles, uno de los lugares más increíbles de los que hemos visitado en Rumanía. Pero para que lo conozcáis, si me permitís, tendréis que esperar a la siguiente publicación.

Fachada del Castillo de Peles (Rumanía)

Como veis, el olor a Drácula sigue guiando nuestros pasos. La región de Transilvania sigue demostrándonos que su fama está más que justificada, y Rumanía que tiene muchísimo menos nombre del que merece. Pero es que en el mundo siempre ha habido clases y Rumanía es un alumno tan brillante como tímido y discreto. Así que mientras mucha gente todavía intentar ubicarlo en el mapa, nosotros seguimos disfrutando de cada kilómetro de país. Se abren los comentarios.

Más información de Rumanía en nuestra guía de viajes online sobre Los Balcanes

Etiquetas:, , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Sergio Otegui Palacios

Trabajo en El Fabricante de Nubes, una productora audiovisual en Zaragoza. Recorro el mundo con 20 € diarios, una mochila a la espalda y una cámara en la mano y os lo cuento en Nada Incluido, mi blog de viajes. Vídeo, fotografía, publicidad, viajes, lo que surja. How can I help you?

Deja un comentario

Información de contacto

Sergio Otegui Palacios

sergio@nadaincluido.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies