5. Montenegro (I), how to say

Escrito por Sergio Otegui Palacios el . Posteado en Blog, Viaje a los Balcanes

Vistas de la bahía de Kotor desde el Castillo de San Giovanni (Montenegro)

20 euros es el presupuesto diario de cada uno de nosotros durante los viajes. 20 euros con los que tenemos que comer, dormir, transportarnos y hacer turismo. Como comprenderéis, con esas cifras no hay lugar a ningún capricho y ni aun así a veces salen las cuentas. El truco: no pagar por alguno de esos gastos básicos. En Montenegro lo hemos conseguido… gracias al autostop. Acompañadnos en este viaje y dejad que la costa de Montenegro os sorprenda.

Cartel de autostop a Kotor (Montenegro)

(03-07-15) La última vez que hablamos acabábamos de pasar unos días bien acompañados en Sarajevo, la última etapa de nuestro viaje por Bosnia. Al punto de la mañana abandonamos la capital rumbo a Mostar, donde devolvimos nuestro coche alquilado, hicimos un desayuno de guerra (pan y nocilla)…

Comiendo en un parque de Mostar (Bosnia)

… y cogimos un autobús para cruzar a Montenegro. Cerca de 20 euros por barba nos gastamos en aquel trayecto. Un día de presupuesto, pero un gasto ineludible. Cuatro horas después estábamos en Herceg Novi, una ciudad de la que por entonces no sabíamos y esperábamos nada.

En la estación de autobuses de Herceg Novi (Bosnia)

Herceg Novi

A nuestra llegada nos dirigimos directamente a nuestro alojamiento, un apartamento AirBnb donde nos dimos una ducha todo lo rápido que nuestro locuaz anfitrión nos dejó. Un hombre de mucha conversación que resultó cansino inicialmente pero que acabó por demostrar ser alguien muy interesante. Zorán, presidiendo la foto, nació, creció y vivió en la extinta Yugoslavia hasta que decidió huir a China cuando comenzaron las tensiones bélicas en los Balcanes. 20 años desplazado, huyendo de una guerra que todavía no entiende ni acepta. Para él Bosnia, Serbia, Montenegro, Eslovenia, Croacia y Macedonia siguen siendo un mismo país, su país.

AirBnb en Herceg Novi (Montenegro)

Cuando la ducha limpió nuestras horas de coche, autobús y caminata, salimos a conocer aquel pueblo al que el destino nos llevó. En realidad, aquella tarde conocimos más bien poco, ya que nos dirigimos directamente a las aguas del Adriático a darnos un chapuzón.

En la playa de Herceg Novi (Montenegro)

Un mar calmado, frío y cristalino con el único “pero” de que en sus orillas nunca encontrarás playas de arena… sino de cantos rodados o piedras del tamaño de un menhir.

En la playa de Herceg Novi (Montenegro)

Después del baño decidimos recorrer el paseo marítimo que conectaba los pueblos de la zona…

Vista de Herceg Novi desde la costa (Montenegro)

… pueblos que iban reduciendo su encanto a pasos agigantados conforme nos alejábamos de Herceg Novi. Y es que Herceg Novi, ese lugar al que llegamos por cuestiones logísticas… iba a ser un rincón con muchísimo encanto, aunque eso lo descubriríamos el día siguiente.

En la playa de Herceg Novi (Montenegro)

(04-07-15) Sin demasiada prisa amanecimos, con pocas intenciones más allá de darnos otro baño en la playa y abandonar el pueblo por la tarde. Pero conforme el mar iba refrescando nuestras ideas… nos fueron creciendo las ganas de prolongar nuestra estancia una noche más. Y así lo hicimos. Baño, comida, siesta… y a patear por las empedradas calles de Herceg Novi, aparentemente otro pueblo costero más hasta que uno cruza las puertas del Stari Grad, el casco antiguo.

Torre del Reloj de Herceg Novi, la puerta del Stari Grad (Montenegro)

Stari Grad de Herceg Novi

Y entonces viajas 700 años atrás en el tiempo, época de creación de esa ciudad amurallada.

En una calle del Stari Grad de Herceg Novi (Montenegro)

Como casi toda ciudad marítima, Herceg Novi ha pasado por las manos de muchos imperios a lo largo de su historia: otomano, austrohúngaro, veneciano… incluso el español, aunque nuestra presencia en ese país fue muy breve.

En el Stari Grad de Herceg Novi (Montenegro)

De una manera u otra, Herceg Novi todavía mantiene toda su esencia histórica en cualquier rincón de su ciudad antigua…

En un callejón del Stari Grad de Herceg Novi (Montenegro)

… con todo el encanto que eso tiene, potenciado aún más con el mar que baña esas murallas.

Ventana al mar en Herceg Novi (Montenegro)

Perderme por los preciosos callejones de Herceg Novi con mi cámara…

Pintora en el Stari Grad de Herceg Novi (Montenegro)

… sin apenas turistas en el camino…

Anciano en Herceg Novi (Montenegro)

… fue para mí una de las mejores experiencias fotográficas que he tenido en el viaje. Entre paseos y playas nos cayó la noche, momento en el que nos retiramos a nuestra guarida para prepararnos para el madrugón que nos venía encima.

Torre del Reloj de Herceg Novi de noche (Montenegro)

(05-07-15) A las 6:30 de la mañana abrimos el ojo. Os preguntaréis, ¿por qué tan pronto? Pues, porque como os hemos comentado, para controlar nuestro presupuesto, decidimos apostar por el autostop en Montenegro. Esa mañana nos iniciamos en el noble arte de levantar el dedo, y madrugamos para ponernos pronto en la carretera y que el sol no quemará demasiado nuestro blanco cuerpo.

Herceg Novi - Kotor, autostop

Además a quién madruga, Dios le ayuda, al menos así ocurrió ese primer día en el que en menos de 30 minutos los cuatro estábamos viajando en el mismo coche rumbo a Kotor, nuestro próximo destino. Adjunto foto con la amable familia de bosnios que decidió apiadarse de nosotros.

Perast

Kotor

En menos de una hora estábamos en Kotor, nuestro destino, y 30 minutos después encontramos un hostal. Caro, pero el más asequible del Old Town.

Hostel Centrum, Kotor

El problema de haber madrugado tanto para hacer autostop es que luego nos vimos obligados a echarnos una siesta reponedora. Y si a eso le añades que en la calle hacía un calor casi zaragozano… entenderéis que el descanso se alargara un poco más de la cuenta. Pero aun así, a media tarde nos armamos de valor y nos fuimos a la playa.

Costa de Kotor en la bahía (Montenegro)

Creo que bañarse en la bahía de Kotor podría llegar a considerarse un deporte de riesgo, porque es zona de paso habitual de cruceros. En estas circunstancia no es nada raro estar dándote un chapuzón mientras un barco más grande que la ciudad donde duermes pasa cerquita de ti. Pero al margen de ese pequeño inconveniente y del de las piedras gigantes, bañarse en aquellas aguas fue una experiencia muy agradable, endulzada con unas preciosas vistas.

Bañista en la playa de Kotor (Montenegro)

Ahora, en serio 🙂

Bañándonos en la playa de Kotor (Montenegro)

Fresquitos y con el sol comenzando su descenso, nosotros nos vinimos arriba. Literalmente.

Qué ver en Kotor

Muralla de Kotor (Montenegro)

Al igual que pasaba con Herceg Novi, Kotor tiene muchos años de historia a sus espaldas muy bien llevados. Y una de las mejores formas de ver todo su esplendor es subir a lo alto del Castillo de San Giovanni.

Castillo de San Giovanni

Aviso, alcanzar este punto turístico cansa, y mucho. Pero mucho. Actualmente tienes dos rutas: la oficial y la española. La oficial consiste en pagar una entrada y subir por escaleras de piedra. A mitad de camino podrás (y deberás) hacer una parada reponedora en la iglesia Our Lady of de Health (Nuestra señora de la Salud). Preciosas vistas.

Vista de la bahía de Kotor desde la iglesia Our Lady of Health (Montenegro)

La ruta española (así la he bautizado yo) es hacer prácticamente lo mismo pero sin pagar con ello. Consiste en salir del Old Town de Kotor y subir por un zigzagueante camino de tierra a las afueras. Media hora después llegarás a una iglesia abandonada a su suerte e invadida por un ejército de cabras.

Cabras en la parte alta de Kotor (Montenegro)

Un lugar estupendo para acercarte a estos simpáticos pero extraños animales. Eso sí, arrímate pero no demasiado, que a pesar de su inofensiva apariencia, las cabras mordisquean todo a su paso: cámaras, camisetas, cintas de la virgen…

Cabras en la parte alta de Kotor (Montenegro)

Junto a la mencionada iglesia encontrarás un acceso a la escalera principal a través de una ventana en la muralla. Allí te juntarás con el resto del grupo pero sin haber pagado ni un euro. Merece la pena el esfuerzo.

Escaleras al castillo de San Giovanni, Kotor (Montenegro)

Mucho.

En el castillo de San Giovanni en Kotor (Montenegro)

Las vistas de la Bahía de Kotor desde el Castillo de San Giovanni son absolutamente impresionantes. Y más si subes a última hora de la tarde, durante el atardecer.

Vistas de la bahía de Kotor desde el Castillo de San Giovanni (Montenegro)

Nosotros llegamos a esa hora y pudimos disfrutar de las preciosas vistas que podéis ver en la fotografía que encabeza esta publicación. Antes de que la noche se apoderara de aquel lugar iniciamos nuestro descenso hacia el Old Town de Kotor.

Vistas del Stari Grad de Kotor desde el Castillo de San Giovanni (Montenegro)

Stari Grad de Kotor

Al igual que pasaba en Herceg Novi, Kotor es otra ciudad de la costa de Montenegro que conserva su centro histórico (Stari Grad) en un perfecto estado.

Fachada del palacio de Gubronja en Kotor (Montenegro)

La creación de esta ciudad tal y como luce ahora se remonta a hace 700 años, tiempo más que suficiente para pasar por las manos de muy diferentes culturas. La fortificación es obra del Imperio Veneciano en su intento por protegerla de los continuos intentos de asalto por parte de los Otomanos.

Estatua de tiburón a las afueras de Kotor (Montenegro)

Actualmente Kotor es la joya de la corona de Montenegro y uno de los principales destinos turísticos del país. Entendible por la belleza del lugar y el privilegiado enclave que la rodea. Nadie que haga un viaje por los Balcanes se debería tomar el lujo de prescindir de Kotor. Y si no que se lo pregunten a los gatos que habitan pacíficamente en cualquier rincón, ventana…

Gato en el Stari Grad de Kotor (Montenegro)

,,, o barril de cerveza del Stari Grad. Los gatos y Kotor mantienen una preciosa relación consolidada incluso con un museo dedicado íntegramente a este animal.

Gatos en un barril en Kotor (Montenegro)

Al margen de este museo, entre sus edificios emblemáticos destacar la Catedral de San Tryphon…

En la catedral del St. Tryphon en Kotor (Montenegro)

… y la iglesia de San Nikola…

Iluminación nocturna de la Iglesia de St Nikolas en Kotor (Montenegro)

… aunque como sabéis, nada le gusta más a quién os escribe que buscar la belleza en un lugar allí dónde muchos sólo ven “otra ventana”…

Ropa tendida en el Stari Grad de Kotor (Montenegro)

… o un poco de ropa tendida.

Colada gigante en una obra de teatro en Kotor (Montenegro)

En definitiva Kotor es otra visita obligada para quién esté o tenga planeado un viaje a los Balcanes. Nosotros disfrutamos cada segundo que pasamos encerrados en su tiempo, hasta que la noche terminó por atraparnos.

Bancos pintados en Kotor (Montenegro)

(06-07-15) Acompañando a los segundos rayos de sol (los primeros salen demasiado temprano) abandonamos el hostal rumbo a la carretera, donde iniciamos nuestra segunda jornada de autostop. Si la primera vez fue exitosa, ésta os diré que no estuvimos ni un segundo con el dedo levantado antes de que alguien nos cogiera a los cuatro. Nuestro chófer no hablaba inglés pero eso no impidió que consiguiéramos hacerle llegar nuestro agradecimiento. Bienvenidos a Perast.

En el pueblo de Perast junto a la Bahía de Kotor (Montenegro)

Perast

A media hora de la ciudad de Kotor pero en el centro de la Bahía con el mismo nombre, se sitúa un pueblo de apenas 300 habitantes pero con una magia, vida y escencia que muchos lugares mucho más grande desearían.

Torre de la iglesia de St Nikolas en Perast (Montenegro)

Su principal atractivo turístico son Sveti Dorde y el Gospa od Skrpjela, dos islotes en medio del mar en las que se levantan una iglesia y un monasterio preciosos…

Gospa od Skrpjela en la Bahía de Kotor (Montenegro)

… a las que por supuesto no fuimos porque el billete de barco era más caro que uno de primera en el Titanic. Pero Perast es mucho más que eso. Perast en un pueblito encantador en el centro de la Bahía de Kotor, un lugar perfecto para verla en todo su esplendor y darte un baño en sus calmadas aguas.

Nadando en la Bahía de Kotor junto a Perast (Montenegro)

Fuera del agua, en el centro de la aldea se encuentra San Nikolas, una iglesia del siglo XVII cuya torre da mucha personalidad al pueblo.

Torre de la iglesia de St Nikolas en Perast (Montenegro)

Además, previo pago de un euro, es posible subir a la parte alta del campanario y deleitarse con una vista única de Perast y la bahía.

Vista de Perast desde la Torre de St Nikolas (Montenegro)

De nuevo en tierra, en la parte (muy) alta de Perast encontrarás otra iglesia con su respectiva torre, aunque a ésta no se permite el acceso.

Junto a la Sveti Kriz de Perast (Montenegro)

Perast, otro rincón encantador de Montenegro y mucho menos acosado por el turismo. Al menos… de momento.

Mujer caminando por el paseo marítimo de Perast (Montenegro)

El broche final a nuestra agradable estancia allí la puso este músico callejero con 45 años guitarra a la espalda. 45 años, que se dice pronto.

Músico callejero toca la guitarra en el Stari Grad de Perast (Montenegro)

De origen serbio-polaco, se afincó con su mujer hace ya unos años en Perast y día tras día toca la guitarra durante horas en la plaza principal. A pleno sol. Al servicio del turista, aunque muy poquitos sepan reconocérselo.

Músico callejero toca la guitarra en el Stari Grad de Perast (Montenegro)

Con él pudimos compartir un agradable rato de canciones y charlas, poniendo la mejor banda sonora posible a los créditos de nuestro paso por la Bahía de Kotor. Y hasta aquí os quiero leer, por ahora. Cómo veis, nuestros primeros días en la costa de Montenegro han sido días de museo, y todavía tengo mucho más que enseñaros igualmente precioso. Empiezo a pensar que no hay rincón en el mundo que no pueda ser bonito si se mira con los ojos adecuados. ¿No lo creéis? Ahora os toca hablar a vosotros 🙂

Más información de utilidad en nuestra guía de viajes gratuita sobre Los Balcanes

Etiquetas:, , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Sergio Otegui Palacios

Trabajo en El Fabricante de Nubes, una productora audiovisual en Zaragoza. Recorro el mundo con 20 € diarios, una mochila a la espalda y una cámara en la mano y os lo cuento en Nada Incluido, mi blog de viajes. Vídeo, fotografía, publicidad, viajes, lo que surja. How can I help you?

Comentarios (16)

  • Lara

    |

    Uola xicos!
    de nuevo nos quitamos el sombrero, sr. Sergio, jeje. Menudas foticos que haces, eh? muy acordes a esa última frase del post. Sorprende lo cuidados y conservados que están los puebletes, Y LOS PAISAJES! Me alegro de que os haya ido tan bien con el autostop, que bien que siempre haya gente maja por el mundo.
    Güeno, muchos besos y abrazos desde las tierras de Osca!

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Hola Lara!! Gracias, la verdad es que han sido pueblos muy agradecidos para la cámara… y el fotógrafo. Es un lugar ídilico, otro de tantos, todavía no muy explotado cosa que se agradecer. Un abrazo desde Macedonia hasta vosotros!! 🙂

      Responder

  • ADRIANA

    |

    Hola chicos. Muy lindo vuestro viaje, los sigo y a traves de uds. de esas hermosas fotos y comentarios, voy conociendo esos bellos lugares de este viaje. FELICITACIONES Y ADELANTE!!!!!. Desde Neuquén, Patagonia, Argentina, SALUDOS.

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Hola, Adriana!! 🙂 Nos encanta tener a gente de tantos lugares del mundo por aquí… y sobre todo si nos escribís. Me alegra que les guste el viaje… la verdad es que está siendo precioso. Un abrazo!!

      Responder

  • Luis M.

    |

    Jdr…! Lo que hubiera disfrutado por allí con mi Rolleiflex…

    Responder

    • Diegomeavilla

      |

      Jaja pues te sorprendería ver la cantidad de gente que va con cámaras analógicas por aquí, es el futuro… Pero hoy!

      Responder

  • Marta

    |

    Qué desconocido es Montenegro con lo precioso que es! Espero impaciente que me sigas enseñando rincones sin descubrir 🙂

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Qué desconocida y preciosa es, en general, esta parte del mundo 🙂 Pronto habrá novedades!! Besitos!!

      Responder

  • Paulina

    |

    Hola! que hermosos lugares y bellas fotos!
    Vamos con mi marido en abril, estaremos en Dubrovnik unos días, y pensamos ir a Kotor pasando por Herceg Novi, la duda que tenemos es donde quedarnos a dormir por una noche, ¿qué lugar nos recomiendan más para quedarnos??
    gracias!!
    Saludos cordiales desde Santiago, Chile

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Hola, Paulina! Muy buena elección, la costa de Montenegro es un lugar precioso 🙂 Con respecto al alojamiento, decirte que en Herceg Novi nos alojaron por AirBnb, aunque no fue nada del otro mundo por lo que no te puedo ayudar mucho. Y en Kotor los precios son un poquito más altos que en el resto del país. El Hostal más barato es el Centrum Hostel. Estaba bastante bien. Espero que os sirva! Un saludo

      Responder

  • Alejandro

    |

    Hola Sergio.
    Me parece fantástica tu guia de viaje sobre los Balcanes. El verano pasado hice un viaje recorriendo Croacia, Bosnia y Montenegro y la mejor información de Montenegro y de Bosnia la encontré en tu blog. (De estos países hay muy poca información). Ahora he vuelto a entrar y he querido dejarte un comentario, que tenía pendiente. Te seguiré en el blog.
    Un saludo

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Hola, Alejandro! 🙂

      Muchísimas gracias por tu mensaje. Me alegra enormemente de que Nada Incluido te haya ayudado en tu viaje. Como dices, no es nada fácil encontrar información sobre esos países y menos en español. Nosotros tuvimos que consultar bastantes webs de todo el mundo para hacernos una composición de ruta. El blog está a tu disposición para lo que quieras. ¡Un saludo!

      Responder

Deja un comentario

Información de contacto

Sergio Otegui Palacios

sergio@nadaincluido.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies