8. Cartago y Turrialba, foward

Escrito por Sergio Otegui Palacios el . Posteado en Blog, Viaje a Costa Rica, Viaje a Nicaragua

Vista del cráter del Volcán Turrialba (Costa Rica)

Me ha vuelto a pasar. La vuelta a la realidad se me ha hecho bola y no ha habido forma de sacar tiempo para poner en orden lo acontecido en la última etapa de viaje. Pero no, una historia sin final no es una historia y ya que habéis llegado todos hasta aquí os merecéis saber cómo acaba. Os doy una pista, termina muy bien, estupendamente bien, y es que en Nada Incluido el protagonista siempre se queda con la chica. Así han sido mis días por Cartago y Turrialba.

Haciendo Rafting en el Río Pacuare (Turrialba, Costa Rica)

(29-04-16) La última vez que hablamos, acababa de pasar mis últimos días en Nicaragua recorriendo la bonita ciudad de Granada y sus alrededores. Mi  viaje por ese país terminó donde empezó, en Managua, desde donde agarré un bus a San José. Un largo día de transporte después, con su parada de rigor en la aduana…

Puestos de venta en la frontera entre Nicaragua y Costa Rica

…me planté en la capital de Costa Rica. Allí me esperaba Yoge y su familia con los brazos abiertos. Los dos siguientes días fueron casi exclusivamente dedicados al blog, a excepción de una divertida cena que hicimos con nuestro amigo Víctor en un restaurante libio. Buena comida, pero un tanto exótica para mi tradicional estómago.

Restaurante Lubnan

(01-04-16) Al tercer día resucité, y tras terminar con todas la cuestiones logísticas que tenía pendientes, salí cual llanero solitario a descubrir la ciudad vecina de Cartago y sus alrededores.

Vidriera en la Basílica Nuestra Señora de los Ángeles en Cartago (Costa Rica)

Cómo ir de San José a Cartago

Por si alguno de los lectores tiene el plan de visitar esta ciudad o el entorno, deciros que llegar hasta ahí es muy fácil ya que salen autobuses de San José a Cartago casi cada segundo. Lumaca es la compañía de transportes que hace el recorrido.

Estación de autobuses Lumaca. Los autobuses conectan las ciudades de San José y Cartago (Costa Rica)

Cartago

A poco más de 20 kilómetros de San José se levanta Cartago, durante muchos años la capital del país. Su importancia histórica se debe a que fue el primer asentamiento de conquistadores españoles en Costa Rica, a mediados del siglo XVI. Sin embargo en el XIX en el país hubo una lucha de poder entre las ciudades grandes que se solucionó de una manera un tanto extraña: la capital iría turnándose por temporadas entre las urbes ticas más importantes. De entre todas, Cartago fue la que más tiempo llevó esta etiqueta, pero una sucesión de terremotos la dejaron muy tocada durante ese siglo. En ese período, San José pasó a ser la capital definitiva.

Ruinas de Cartago (Costa Rica)

Las ruinas de Cartago

Todavía hoy son apreciables las consecuencias tantos terremotos en Cartago. De hecho en la Plaza Mayor se encuentran las ruinas de la Iglesia de Santiago Apóstol, conocidas también como las ruinas de Cartago.

4b-Cartago-Ruinas-de-la-parroquia-de-Santiago-Apostol-int-1

La realidad es que este templo nunca llegó a estar en funcionamiento ya que su construcción se paralizó con el terremoto de 1910, el más fuerte sucedido en la zona. Desde entonces las ruinas permanecen en el centro de la ciudad como emblema y como punto de interés turístico.

Ruinas de Cartago (Costa Rica)

Pero al margen de este yacimiento, si por algo merece la pena dejarse caer en esta ciudad es por visitar la Basílica de Nuestra Señora de los Ángeles.

Fachada de la Basílica Nuestra Señora de los Ángeles en Cartago (Costa Rica)

La Basílica de Nuestra Señora de los Ángeles

La Basílica de Nuestra Señora de los Ángeles es, seguramente, el templo católico más importante de Costa Rica. El origen de esta iglesia se remonta al siglo XVII, época en la que construyeron una primera versión de este edificio allí donde la leyenda cuenta que se apareció una imagen de la Virgen.

Interior de la Basílica Nuestra Señora de los Ángeles en Cartago (Costa Rica)

Sin embargo, la iglesia tal y como se ve ahora fue levantada a principios del siglo pasado, ya que el original también fue arrasado por el terremoto de 1910. La Basílica de Nuestra Señora de los Ángeles es de estilo bizantino. Su interior está principalmente construido en madera, pintado a mano y recibe mucha luz natural a través de las numerosas vidrieras y ventanas que lo conforman.

Techo de la Basílica Nuestra Señora de los Ángeles en Cartago (Costa Rica)

La importancia de este templo es tal que todos los años el día 2 de agosto (fecha en la que supuestamente se apareció la Virgen), peregrinan hasta él miles de personas del todo el país, muchos de ellos recorriendo a pie los más de 20 kilómetros que separan Cartago de San José.

Basílica de Nuestra Señora de Los Ángeles (Cartago, Costa Rica)

Aunque más allá de la ciudad y su basílica, la razón de mi visita a Cartago fue ir a conocer un jardín botánico ubicado unos cinco kilómetros  a las afueras.

Cómo ir al Jardín Botánico Lankester

Si no vas en un viaje organizado o en coche, para llegar al Jardín Botánico Lankester tienes que coger un autobús de la compañía Coopepar, que conecta las ciudades de Cartago y Paraíso. El jardín está en un punto intermedio entre esos dos lugares, por lo que lo más sencillo es que, una vez en el bus, preguntes al chófer o algún vecino dónde bajarte (en este enlace tienes indicada la parada).

Carretera que lleva al Jardín Botánico Lankester (Cartago, Costa Rica)

Una vez fuera del autobús tendrás que andar unos 15 minutos por una carretera secundaria hasta llegar al jardín. La entrada cuesta 10 dólares.

Fuente a la entrada del Jardín Botánico Lankester (Cartago, Costa Rica)

Jardín Botánico Lankester

Os voy a ser sincero, el Jardín Botánico Lankester es verdaderamente bonito, pero seguro lo disfrutarán más los amantes de las flores y demás entendidos en esta materia.

Vivero en el Jardín Botánico Lankester (Cartago, Costa Rica)

Los orígenes históricos de este jardín se remontan a los años 40, época en la que el naturalista británico Charles H. Lankester desarrolló su afición por la botánica en su finca. Este excelente trabajo de una vida pasó a manos de la Universidad de Costa Rica en los años 70, quienes con la colaboración de algunas instituciones internacionales desarrollaron este jardín botánico.

Sendero en el Jardín Botánico Lankester (Cartago, Costa Rica)

El resultado un inmenso parque que alberga más de 3000 especies de plantas diferentes…

Nenúfar en una charca del Jardín Botánico Lankester (Cartago, Costa Rica)

…en el que destaca una colección de más de 15000 orquídeas.

Orquídea en Jardín Botánico Lankester (Costa Rica)

Sin ser yo un entendido en esta flor, verdaderamente llama la atención la enorme variedad de orquídeas diferentes que puedes encontrar, cada una de un color y una forma distinta.

Orquídeas en el Jardín Botánico Lankester (Cartago, Costa Rica)

Además de orquídeas, en el Jardín Botánico Lankester abundan las palmas, bambúes, heliconias…

Flor heliconia en el Jardín Botánico Lankester (Cartago, Costa Rica)

…zamias, plantas medicinales, bromeliáceas…

Flores bromeliáceas en el Jardín Botánico Lankester (Cartago, Costa Rica)

…y así hasta 3000 especies de plantas diferentes.

Planta amarilla y roja en el Jardín Botánico Lankester (Cartago, Costa Rica)

El recinto se divide en distintos sectores organizados según las especies predominantes. Entre estas zonas destaca un jardín típico japonés…

Jardín japonés en el Jardín Botánico Lankester (Cartago, Costa Rica)

…con sus casitas de madera, lagos y puentes.

Puente japonés en el Jardín Botánico Lankester (Cartago, Costa Rica)

En resumen, un jardín de visita MUY recomendable para cualquiera, pero obligada para todos aquellos interesados en la materia. Allí terminó mi ruta turística del día, así que vuelta a casa de Yoge y a dormir, que el mañana iba a ser un día intenso.

Puente en el Jardín Botánico Lankester (Cartago, Costa Rica)

(02-04-16) Tocaba madrugar. A las 8:30 de la mañana íbamos a hacer descenso en rafting en el Río Pacuare. El tour comenzaba en Turrialba, una ciudad como a hora y media de la capital. Por suerte Marcelo, un compañero de oficina de Yoge, iba a pasar ahí el fin de semana y pudimos subir en coche con él.

Soda en la carretera que conecta San José con Turrialba (Costa Rica)

Dónde alojarse en Turrialba

Antes de relatar nuestra bonita jornada de rafting, dejo por aquí algunos lugares para hospedarse en Turrialba:

  • Para mochileros, en Hostel Casa de Lis puedes dormir por 13€ la noche en una habitación compartida. Este hostal supera el 9 en Booking.

Ver Hostal Casa de Lis

  • Si viajas sin mirar la cartera, Casa Turire es la mejor opción. 140€ cuesta la habitación doble pero su fama le precede. 8,8 en Booking.

Ver Casa Turire

Vistas de Turrialba (Costa Rica)

Volviendo el paseo, el trayecto por carretera fue precioso. Turrialba es uno de los cantones más montañosos de Costa Rica y, aunque sigue siendo un lugar relativamente caluroso, las lluvias son abundantes en esa zona y conforman un paisaje espectacular. Y eso que nuestra estancia en este cantón fue durante la temporada seca, por lo que llevaba bastante tiempo sin llover y no estaba todo lo verde que suele. De hecho, esa circunstancia también influyó en nuestro descenso por el río Pacuare.

Monitores preparando las balsas para hacer Rafting en el Río Pacuare (Turrialba, Costa Rica)

Rafting en el río Pacuare

El río Pacuare es uno de los grandes atractivos de Costa Rica para los amantes del turismo de montaña. Su fama se debe, en buena medida, a la espectacularidad del paisaje que atraviesa…

En el Río Pacuare (Costa Rica)

…pero sobre todo a que la anchura y la velocidad de su caudal lo hacen irresistible para los apasionados de los deportes fluviales.

Haciendo Rafting en el Río Pacuare (Turrialba, Costa Rica)

Su popularidad no se queda solo en Costa Rica sino que en cuanto a rafting se refiere es uno de los ríos estrella en Centroamérica. Aunque evidentemente los precios del tour se escapaban a los límites Nada Incluido, ante una experiencia así no hay presupuesto que valga. Hay muchas compañías que ofrecen este tipo de aventuras y si algo me llamó la atención es el enorme respeto con el que encaran este servicio. Está claro que el agua siempre es una cosa seria y las compañías que ofrecen rafting en Costa Rica lo saben. La seguridad por encima de todo.

Monitores preparando las balsas para hacer Rafting en el Río Pacuare (Turrialba, Costa Rica)

Éramos un grupo grande, así que nos repartieron en ocho balsas de unas seis personas cada una con un monitor por embarcación. Antes de iniciar el descenso, el guía nos dio unas cuantas pautas sobre seguridad y nos mostró los distintos tipos de movimientos que íbamos a tener que realizar durante la navegación: foward, back paddle, right paddle, stop…

Rafting en el Río Pacuare

Incluso simulamos la caída de uno de nuestros compañeros para ver cómo actuar en esa situación. Con todo bien explicado iniciamos los casi 30 kilómetros de descenso por el río…

Haciendo Rafting en el Río Pacuare (Turrialba, Costa Rica)

…en un trayecto que nos costó unas 5 horas, incluyendo una parada para comer. Al ser temporada seca el río estaba relativamente tranquilo por lo que pudimos afrontar la travesía con pocos riesgos.

Haciendo Rafting en el Río Pacuare (Turrialba, Costa Rica)

Eso sí, el agua siempre tira para adelante y en algunos puntos nos enfrentamos a rápidos verdaderamente potentes que nos dieron algún pequeño susto.

Haciendo Rafting en el Río Pacuare (Turrialba, Costa Rica)

La sensación es parecida a la de una montaña rusa…

Haciendo Rafting en el Río Pacuare (Turrialba, Costa Rica)

…pero con la magia que la naturaleza le impregna a todo.

Haciendo Rafting en el Río Pacuare (Turrialba, Costa Rica)

Inolvidable el trayecto como inolvidable fue el chapuzón que nos dimos casi al final de la ruta en una zona donde el río bajaba con más calma. Inolvidable también el quemazo que sufrí en las piernas a pesar de echarme crema 6 o 7 veces durante el día. Todavía me dura la marca y ya casi ha pasado un mes.

Puente de madera sobre el Río Pacuare (Turrialba, Costa Rica)

A media tarde tocamos suelo, y tras darnos una ducha en un vestuario que disponía la compañía, nos devolvieron de vuelta a Turrialba. Allí nos esperaba de nuevo Marcelo, el amigo de Yoge, quien se ofreció para llevarnos al Albergue Cortijo El Quetzal, nuestro alojamiento para esa noche. En la teoría, la ruta no parecía muy complicada. En la práctica, la ausencia total de luz hizo de la búsqueda una película de terror.

Buscando por la noche el Albergue Cortijo el Quetzal (Turrialba, Costa Rica)

Manuel, el responsable del alojamiento, nos había dado unas imprecisas indicaciones por teléfono de las que no entendimos ni la mitad por cuestiones de cobertura, y eso sumado a nuestra habilidad para reservar lugares sin saber dónde están hizo el resto. Pero hora y media después, tras un combate a muerte con un abejorro gigante y tras varias paradas en medio de la nada para preguntar(nos) dónde estábamos, llegamos.

Vista de noche del Albergue Cortijo El Quetzal (Turrialba, Costa Rica)

Hacía un fío interesante pero lo que la noche nos dejaba ver ya dejaba claro que estábamos en un lugar muy especial. La confirmación llegaría la jornada siguiente. Antes tocaba esperar al día durmiendo plácidamente bajo el calor de una estufa y cinco mantas. Dulces sueños.

Vista de noche del Albergue Cortijo El Quetzal (Turrialba, Costa Rica)

(03-04-16) Con los segundos rayos de sol amanecimos, y tras un desayuno energético en el albergue iniciamos nuestra ruta a pie con Manuel, el responsable del alojamiento y el guía.

Subiendo a la cima del Volcán Turrialba entre la niebla (Costa Rica)

Volcán Turrialba

Por contextualizar os diré que Turrialba es el nombre de la región y de la ciudad, pero también del volcán que reina en la zona. El Volcán Turrialba es el segundo más alto de Costa Rica, con 3300 metros, y desde principios de siglo ha estado bastante activo. Pero fue en 2014 cuando protagonizó una gran erupción que provocó que se cerrara el acceso a los turistas. Os dejo una foto de Wikipedia tomada ese mismo año.

Erupción Turrialba

Actualmente, aunque no echa humo, sigue en actividad y continúa cerrado. Para todos menos para Manuel. Nuestro peculiar guía, un gran conocedor de la zona, nos hizo una rutilla alternativa por las faldas del volcán…

Faldas del Volcán Turrialba

…allí donde los ojos de los guardas no llegaran. Vale, era un tour un poco “alegal” pero mereció la pena.

Faldas del Volcán Turrialba

Tras subir unas empinadas laderas, atravesar vallas de pinchos, y rebozarnos entre arbustos y setos llegamos a una mansión.

Mansión a pocos kilómetros del cráter del Volcán Turrialba (Costa Rica)

Así es, con dos… un matrimonio (de españoles, curiosamente) se había levantado una casa enorme a escasos kilómetros del cráter del volcán, en medio del parque nacional. El plan sonaba bien, pero cuando el volcán empezó a hacer lo que suelen hacer los volcanes, restringieron la entrada a todo el mundo y desalojaron a los dueños. Ahora sólo pueden acudir a su propiedad con un permiso especial y durante unas pocas horas. Una pena porque, como os podéis imaginar, desde aquella mansión hay unas vistas espectaculares del Turrialba.

Vista del cráter del Volcán Turrialba (Costa Rica)

Tras descansar un ratito en aquel paraje, iniciamos el descenso a casa…

Vistas desde las faldas del Volcán Turrialba (Costa Rica)

…sin dejar de disfrutar de las vistas de aquel privilegiado lugar. Sobre las 12 de la mañana llegamos al alberge, donde nos duchamos, recogimos el equipaje y comimos con la amabilísima pareja que lo regentaba. Y con don Manuel, por supuesto. Incluso hubo tiempo para ser extremadamente machacado en una partida de futbolín.

Albergue Cortijo El Quetzal

El mismo matrimonio dueño del hospedaje tuvieron el detalle de devolvernos a Turrialba y allí cogimos el autobús de vuelta a San José. Mi última noche la pasaría en casa de Yoge, ¿dónde mejor?

Carretera en el cantón de Turrialba (Costa Rica)

(04-04-16) Había llegado la hora de volver. A primera hora de la tarde salía mi avión hacia España, así que tras derramar unas poquitas lágrimas…

Aeropuerto de San José

…me despedí de Yoge y su familia, e inicié el viaje de vuelta. Con un ligero retraso incluido, unas 20 horas después estaba en Madrid…

Aeropuerto de Adolfo Suarez Barajas

…donde cogí el bus hacia Zaragoza. ¿Mi hogar? Por supuesto, mi hogar, allí nací, allí crecí, allí está mi familia y mis mejores amigos. Allí me he hecho lo que soy. Sin embargo, después de unos cuantos países recorridos al estilo Nada Incluido… Costa Rica ha conseguido lo que ninguno: que en sus hogares me sienta como en el mío, que con su gente me sienta como con mi gente, que en sus calles me sienta como en mis calles…  Que aunque haya más de 8000 kilómetros de por medio, me baje del avión y siga estando en casa. En este nuevo viaje por Costa Rica he podido descubrir la belleza incandescente de las playas de Guanacaste

Paseando en Playa Conchal (Costa Rica)

…la historia, tradiciones y secretos del país en mi ruta por Alajuela y Puntarenas

Iglesia de San Rafael junto a los jardines de Zarcero (Costa Rica)

…y la exuberante e inabarcable naturaleza de Tortuguero.

Navegando en barca por los canales de Tortuguero (Costa Rica)

Mi aventura también me ha llevado a Nicaragua, un país que a pesar de su durísima situación económica y de la complicada historia bélica que le precede, lucha por salir adelante apoyándose en sus virtudes. Allí pude descubrir la hospitalaria ciudad universitaria de León

En el tejado de la Catedral de León (Nicaragua)

…la vida despreocupada en las playas de San Juan del Sur y en la isla de Ometepe

Vista de los volcanes Concepción y Maderas de Isla de Ometepe (Nicaragua)

… y el encanto infinito de Granada y sus alrededores.

En la fuente del Parque Central de Granada (Nicaragua)

En total, algo más de un mes de viaje descubriendo parte de los secretos de Centroamérica. Todo ello con la impagable compañía de Yoge, aquella tica que pasó de dejar un comentario en el blog, a ser mi pareja y una parte fundamental de mi proyecto de vida. Por supuesto agradecer a tanta y tanta gente que se han cruzado por mi camino convirtiendo el viaje en otro recuerdo imborrable. Gracias especialmente a la familia y amigos de Yoge, a Álvaro y a Víctor por tanto. Y como siempre gracias a todos los lectores que fieles a vuestra cita con mis aventuras, habéis vuelto a llenar el blog de visitas, comentarios e interacciones sociales. Nada Incluido despide el mes con casi 25000 visitas y las cifras no hacen más que aumentar. Y aquí pongo fin al relato de este último viaje, aunque seguiré escribiendo contenido para las guías. Pero de momento lo dejamos aquí, aunque para cuando quiera darme cuenta estaré de nuevo con la mochila a la espalda. Es lo que tiene viajar así, que uno siempre quiere más. Se abren los comentarios.

Más información de interés en nuestra guía de viajes online sobre Costa Rica

Descárgate la guía de Costa Rica 2017 en PDF

Etiquetas:, , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Sergio Otegui Palacios

Trabajo en El Fabricante de Nubes, una productora audiovisual en Zaragoza. Recorro el mundo con 20 € diarios, una mochila a la espalda y una cámara en la mano y os lo cuento en Nada Incluido, mi blog de viajes. Vídeo, fotografía, publicidad, viajes, lo que surja. How can I help you?

Comentarios (24)

  • Fabian Madriz

    |

    Solo tengo que decir que me alegra que disfrutara el tour por mi querida Costa Rica y de mi amado pueblo Turrialba… Pura Vida mae

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Costa Rica es un país absolutamente increíble y Turrialba un gran descubrimiento 🙂 Espero poder volver pronto por ahí y dedicarle algún día más a tu pueblo. ¡Un saludo!

      Responder

  • Marco Vindas Rojas

    |

    No cabe duda que nuestro país es un lugar bendecido los esperamos de nuevo con los brazos y el corazón abiertos PURA VIDA MAE

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Sin duda, Marco. Tiene muchísima magia! 🙂 ¡¡Muchas gracias por tu mensaje!! Un abrazo desde España.

      Responder

  • maricarmen

    |

    Sergio valía la pena esperar estos días, has hecho unas fotos preciosas, el jardín botánico una maravilla y los paisajes del río y de los alrededores del volcán espectaculares. Buen final. Besicos

    Responder

  • Lara

    |

    Jo Sergio, que viaje mas bien aprovechado!! Me ha encantado el botánico ;)), y todo lo demás, claro.
    Espero que puedas volver pronto, y a otros sitios tambien, jeje, y nos sigas dejando estos diarios tan originales.
    Muxos bessos desde Piedrafita de jaca :)))!!!!

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Hola, Lara! Desde luego hay que intentar aprovechar hasta el último día cuando se está fuera. Uno nunca sabe cuando va a poder volver 🙂 Pero sí, yo también espero seguir en marcha pronto. ¡Un abrazo enorme, Lara!

      Responder

  • Ganzúa

    |

    En mis viajes opino como tú. Hogar no es dónde has nacido, somos ciudadanos del mundo. Por mucho trabajo que haya siempre hay que intentar viajar, hogar es donde tienes lo mochila, los mejores amigos los puedas encontrar en cualquier parte del globos. Buen blog

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Hola, Alberto! Efectivamente, somos ciudadanos del mundo y ha que tratar de extender tus círculos a cualquier lugar. ¡Te enriquece! Gracias por escribir. ¡Un saludo!

      Responder

  • Lugares de Libro

    |

    Tremendo viaje, me ha encantado el interior de la la Basílica de Nuestra Señora de los Ángeles, realmente precioso, como todo el viaje, claro está. Saludos!

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Muchas gracias por tu mensaje 🙂 Me alegra enormemente de que hayas disfrutado del viaje y de la publicación. Verdaderamente la Basílica de Cartago es espectacular pero como dices el viaje en general ha sido precioso. ¡Un saludo y enhorabuena por tu web!

      Responder

  • Fernando Castellanos

    |

    Joder Sergio, casi me hace llorar desde el principio. Como mola tu vida, tus experiencias, tu forma de contar las cosas y de vivirlas,…. Y por cierto, cuando vienes con la princesa Yoge ;). Queremos conocerla personalmente ya :P.
    Un beso primo
    Fer

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      :)!!!!!!!!! Qué alegría tenerte por aquí, Fer. Me alegro mucho que te haya gustado el relato, la verdad que cada vez me gusta más esto de viajar y contarlo e imagino que cada vez me resulta más fácil transmitirlo. Si todo va como debe, a Yoge le vais a conocer dentro de poquito, seguramente este verano 🙂 ¡¡Un beso para todos!!

      Responder

  • Adrian

    |

    Buenas tardes Sergio!
    Lo primero felicitarte por la guía, he disfrutado mucho con todos tus relatos sobre Costa Rica y su lectura tan amena. No paro de tomar notas ya que estoy preparando mi expedición en solitario a tierras costarricenses y me gustaría que me aconsejaras sobre que época viajar mejor. Por lo que te he leído la estación seca (diciembre-abril) tampoco es tan seca y la estación verde (mayo-noviembre) cae unos aguaceros increíbles. Mi estancia allí quiero que sea de 2 a 3 meses y no me quiero perder nada y tener que estar a cubierto podría cortar un poco las expediciones. Mi tiempo allí quiero pasarlo conociendo los parques nacionales y realizando todo tipo de actividades acuáticas…

    Por problemas logísticos 😉 no se si podre viajar en la estación seca de este mismo año y tenga que ser a partir de mayo en adelante.¿ Es mal momento para ir entre mayo a diciembre o es mejor que lo acepte y me espere la estación seca de 2018 (enero-abril)?
    Mis ganas de ir son tremendas por la aventura que es y como lo estoy afrontando.

    Un saludo

    Responder

    • Sergio Otegui Palacios

      |

      Hola, Adrián! Como ya has leído, en Costa Rica no hay estaciones sino temporada de más o menos lluvia. En general es un país en el que llueve y, de hecho, en la zona Caribe la estación es la contraria al resto del país. Ahora bien, si el país “te llama” y no quieres esperar al año que viene, yo creo que ir en mayo es una buena opción. Al final llover te lloverá, pero ya sabes que frío no hace, por lo que a no ser que tengas muy mala suerte seguro que puedes disfrutar al máximo de la experiencia 🙂 Al final vas a pasar 3 meses en un país tropical, qué más le puedes pedir? Jaja. ¡Un saludo!

      Responder

  • Adrian

    |

    Pues seguiré tomando notas y valorando todos los aspectos, aunque lo mas seguro es que tenga que esperar a finales de año (hay que ahorrar jaja).

    Un saludo y gracias por tu tiempo

    Responder

    • Vane

      |

      Ir a fin de año es caro, debería venir en temporada verde o baja, igual puede ser que en medio febrero le llueva o que en octubre le toque unos días despejados, el clima es una lotería… Este año se dice que el fenómeno de la niña está pegando bien duro, entonces nos ha llovido por lo menos un día por semana durante el “verano”, días calientes y noches frias en el valle central, en el pacífico norte siempre hace calor, incluso cuando llueve (que es casi nunca) y en el Caribe siempre llueve, pero la vida y la fiesta sigue igual bajo la lluvia, es toda una aventura.

      Responder

  • Gloriela

    |

    Y faltó mi amado Valle de Orosi en Cartago 🙂

    Responder

  • 8 lugares gratuitos de Costa Rica que te quitarán el aliento

    |

    […] Aunque las ciudades de Costa Rica no tienen demasiados atractivos turísticos, hay varios templos religiosos que merecen nuestro tiempo y atención. Mis recomendaciones: La Catedral Metropolitana y la Iglesia de la Merced de San José, la Catedral de Alajuela, y la Basílica de Nuestra Señora de Los Ángeles en Cartago. […]

    Responder

  • 8 lugares gratuitos de Costa Rica que te quitarán el aliento

    |

    […] Aunque las ciudades de Costa Rica no tienen demasiados atractivos turísticos, hay varios templos religiosos que merecen nuestro tiempo y atención. Mis recomendaciones: La Catedral Metropolitana y la Iglesia de la Merced de San José, la Catedral de Alajuela, y la Basílica de Nuestra Señora de Los Ángeles en Cartago. […]

    Responder

Deja un comentario

Información de contacto

Sergio Otegui Palacios

sergio@nadaincluido.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies